Tom Ford Tobacco Vanille. Sofisticación y opulencia

Qué perfumes nos vienen a la cabeza cuando hablamos de perfumería nicho masculina? Sin temor a equivocarme, apuesto por Aventus, de Creed, y Tobacco Vanille, de Tom Ford. Ambos perfumes representan, en el imaginario colectivo, lo que significa «perfumería masculina de alto nivel», y todo y considerarse perfumería nicho, tienen una muy buena acogida entre el público general (especialmente Aventus), cosa que no siempre suele suceder cuando nos movemos en estos niveles de perfumería.

Ya hacía tiempo que quería dedicarle unas líneas a Tobacco Vanille, desde que publicara la lista del año pasado de los mejores perfumes nicho para invierno (nota mental: he de confeccionar y publicar la lista de este año). Cuando uno empieza a interesarse por la perfumería, escucha hablar de Tom Ford. Y al poco de ponerse a investigar, uno descubre la Private Blend, esa línea más exclusiva, de aromas con mucha mayor fijación y proyección (con un par de excepciones) y mucho más atrevidos de lo que es habitual en el diseñador norteamericano. Dentro de la Private Blend nos encontramos con perfumes con mucha popularidad, como son Oud WoodTuscan Leather o el exquisito Noir de Noir, pero por encima de estos tres, la joya de la corona es Tobacco Vanille.

¿Está justificada su fama? ¿Vale este perfume el precio que piden por él?

Veamos.

Tobacco Vanille tiene los mismos precios que toda la línea que conforma la Private Blend: actualmente los 50 ml se pueden encontrar por algo menos de 200 euros, y los 100 ml por algo menos de 300 euros. En tienda física y en la mayoría de tiendas online que lo venden el precio suele ser similar, aunque si buscamos un poco es posible que lo encontremos algo mejor de precio en según qué sitios. Pero no esperéis grandes fluctuaciones: se trata de un perfume caro, entendiendo «caro» según la primera acepción que recoge la RAE: «Que tiene un precio alto o más alto de lo normal«. Ahora bien, ¿está justificado el desembolso que nos pide el Sr. Ford? Para responder esa pregunta hemos de tener en consideración qué nos ofrece:

Un aroma extraordinario

Tobacco Vanille se compone de, principalmente (redoble de tambores)… notas de tabaco y vainilla. Un fondo de especias redondea la composición en el secado, pero a mí me cuesta detectar nada más allá del dúo principal de notas que domina la composición.

La nota de tabaco es prominente, elegante, recuerda al tabaco de pipa, y tiene mayor protagonismo durante las notas de salida. A medida que el perfume se va secando, la vainilla balancea el tabaco robándole protagonismo, añadiendo un toque ligeramente dulce, seco, como polvos de vainilla, acompañados de un toque especiado. El secado es, en mi opinión, lo mejor de esta composición.

Un rendimiento fabuloso

Esperad que lo menos que os dure en piel sean unas 12 horas, con una proyección nuclear durante las primeras 3 – 4 horas. Tened mucho cuidado con cuánto os echáis, dos sprays suele ser suficiente, a lo sumo tres si os gusta vivir la vida peligrosamente, pero no más.

Un aroma que llama la atención

Un perfume que llame la atención no tiene que ser necesariamente un buen perfume, huelga decirlo, pero no son conceptos opuestos. Este es un perfume que acompaña muy positivamente un atuendo formal (traje, o cuanto menos camisa y zapatos), y que quiere hacerse notar. Ponerse Tobacco Vanille vestido de chándal y con sneakers viene a ser como ponerse unos oxford de John Lobb para ir a correr. No sería la mejor opción.

Ahora bien, para salir de noche, o en cualquier entorno formal o incluso casual donde vayamos bien vestidos, esta es una muy buena opción, siempre y cuando haga frío, y siempre que no nos importe llamar la atención. Si preferimos pasar más desapercibidos, o no queremos «ofender» a nadie a quien le moleste el olor a perfume, escogeremos algo más discreto, menos flamboyant. Y, por supuesto, en verano mejor será que no hagamos siquiera contacto ocular con este perfume, este es un perfume para épocas de frío, y preferiblemente a ser usado de noche.

Un perfume que no se confunde con ningún otro

Los perfumes más parecidos son Tabac Rouge, de Phaedon y el espectacular Herod, de Parfums de Marly. En el artículo que le dediqué a Herod, y hablando sobre su comparación con Tobacco Vanille, escribí: «Para mí ambas tienen su lugar, aunque, en relación calidad / precio (teniendo en cuenta los precios que se pueden encontrar buscando por Internet), Herod una mejor calidad precio. Si Herod os parece un tabaco demasiado dulce, entonces sí, id con Tobacco Vanille.«

Herod sería la opción más gourmand. Tabac Rouge también es una formidable opción (sobre todo teniendo en cuenta el precio), también más dulce que Tobacco Vanille. Pero no son equivalentes. No hay, hasta donde yo haya probado, un perfume que sea lo suficientemente parecido como para confundirlo con él.

Entonces, ¿vale lo que cuesta?

.

Teniendo en cuenta el uso para el que está pensado (épocas de frío, por la noche) y la poca cantidad que hay que echarse para que rinda bien, los 50 ml nos van a durar mucho y van a ser bien amortizados. El precio es muy alto, y hay opciones muy interesantes por mucho menos precio (HerodTabac Rouge), pero no son perfumes que puedan considerarse idénticos.

Que un perfume sea más caro no indica que sea mejor, esta es una obviedad que merece ser recordada. Que prefiramos Tobacco Vanille a cualquiera de las otras opciones mencionadas ha de reducirse a una cuestión de gustos, a que sintamos mayor inclinación hacia el aroma seco de este antes que al toque gourmand de Herod o a la combinación de tabacomiel de Tabac Rouge.

Así pues, en la próxima peregrinación por vuestra perfumería nicho preferida, probad estas tres propuestas, y comentad en el foro cuál es vuestra preferida.

¡Hasta el próximo artículo!

aitor@sinabrochar.com

 

(Foto de portada extraída de The Culture Concept Circle)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio