Bailey Curtis de Sombrerería Yoqs.

Hace algunos meses me pasé por la sombrerería madrileña Yoqs, para hacerme con mi primer sombrero de fieltro pensado para el invierno. Pero lo cierto es que con este clima tan benigno que hemos tenido en los últimos meses, las ocasiones para disfrutar de él en una región andaluza como Huelva han sido bastante escasas. Por ello, ahora que de verdad llega el frío a estas latitudes, me dispongo a contaros mi periplo en la adquisición de esta nueva pieza.

Desde que en verano me hicera con un sombrero Panamá en esta misma sombrerería, y quedara encantado con el trato y asesoramiento por parte de Francisco Mateo, padre e hijo, ya tenía en mente la idea de hacerme con otro sombrero de cara al frío.

Me parece tan elegante -y atrevido- el hecho de llevar hoy día un buen sombrero de fieltro que no podía dejar pasar la ocasión de intentar adaptarme a ello. Aunque reconozco que sin una buena excusa (frío o sol) todavía me resulta un tanto arriesgado el incorporarlo a mi vestuario, por las miradas y comentarios que provoca tal circunstancia. Pero ello no impidió que me hiciera con mi primer sombrero tipo Fedora, esperando que sea el primero de muchos más.

_NIK0896

La elección fue complicada sobre todo en cuanto a tonalidades y estilos. Tenía muchas ganas de un sombrero en color camel o verde khaki, pero el color azul marino me seducía por su aparente facilidad de combinación.

Quería algo no demasiado formal y que pudiera usar también un sábado para ir al campo con vaqueros y un Barbour.

Finalmente la decisión se debatió entre ese precioso modelo de color camel con cinta marrón de Fernández y Roche, y el Bailey Curtis en azul marino con cinta del mismo color. Finalmente ganó la partida este último pensando, como os comentaba antes, que la versatilidad del azul sería mi aliada.

_NIK0900

Ello no quita que tenga a este otro modelo en el punto de mira para futuras adquisiciones.

Centrándonos entonces en el Bailey modelo Curtis hay que decir que se trata de un sombrero de fieltro de lana certificado por la  marca registrada LiteFelt, para esta casa estadounidense. Además en su etiqueta marca que su fabricación es exclusivamente en EE.UU.

Con un ala de 6 cm. y una copa de casi 13 cm. se convierte en un sombrero de medidas muy equilibradas que no llamará demasiado la atención en un usuario de fisionomía más o menos estándar.

_NIK0902

De lejos parece un sombrero elegante y sofisticado, pero de cerca, la cosa se vuelve algo más desenfadada si nos fijamos en las pequeñas tachuelas metálicas del lazo en su cinta de grosgrain, así como la inclusión en pequeño formato del nombre de la marca. Detalles que lo alejan de un sombrero clásico y algo más formal, pero que precisamente estos hacen de este modelo algo más versatil y menos encasillado. Razón por la que decidí decantarme por él.

_NIK0258

_NIK0212

Otro elemento que hace de este sombrero un complemento más desenfadado es el dobladillo y pespunte perimetral, algo que es claramente un adorno ya que el fieltro, por su estructura y composición, no necesita ser rematado de esta forma. Esto le otorga cierto reborde y tridimensionalidad que ayuda también a darle un aire más relajado.

Abajo podremos apreciar la parte inferior de este efecto que os comentaba.

_NIK0234

_NIK0229

Además, el fieltro con el que está confeccionado este sombrero ha sido tratado con teflón, por lo que repele al agua y es más resistente a la humedad, que tanto puede afectar a un sombrero.

Como reza el fondo de su copa, es también Packable, es decir, plegable. Aunque Francisco me recomendó que mejor no me tomara eso al pie de la letra, pero sí como una tranquilidad por si accidentalmente alguien se sienta sobre él o se cae y es pisado.

Como podemos ver en la imagen sobre estas líneas, junto a la etiqueta tenemosuna pequeña cinta con la que poder colgar este sombrero sin que ello suponga deformación alguna del mismo.

Se me olvidaba comentaros que el packaging de presentación y transporte de este sombrero por parte de Sombrerería Yoqs es más que interesante, incluyéndonos una caja de cartón rígido con una espuma y cartones separadores, que hacen que nuestro nuevo sombrero sea transportable de forma segura y cómoda. Y también ayuda a su almacenaje.

_NIK0203

_NIK0205

Si os digo la verdad, en estos momentos no recuerdo el precio exacto de este modelo, pero creo recordar que oscilaba entre los 80 y 100 euros. Y he de reconocer que tras tenerlo durante estos meses y a tenor de sus detalles y especificaciones me parece un precio más que justo para la calidad que nos ofrece.

¡Seguimos con la semana!


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio