Spicebomb Extreme, de Victor & Rolf. Deliciosa mezcla

Uno de los yerros en los que –mea culpa– suelo caer, es el de no darme ninguna prisa por probar ciertos perfumes simplemente porque vengan de casas de diseñador conocidas por sus lanzamientos comerciales, sin dejar mucho sitio para la sospecha de que tal vez se escondan composiciones muy interesantes. Es el caso de Spicebomb Extreme.

Esta composición apareció en 2015 acompañando a la joya de la casa, la original Spicebomb, que nació tres años antes. Spicebomb fue uno de los mayores éxitos en perfumería masculina de la última década, una muy lograda combinación de canela, tabaco, vainilla y lavanda (entre otras que quedan en un segundo plano), un gourmand oriental que al tiempo que se convertía en un superventas en los centros comerciales recibía elogios en BasenotesOlivier Polge hizo una grandísima composición comercial. Los únicos peros eran que se trataba de una mezcla muy enfocada al público joven, y que estaba muy masificada.

Así pues, cuando salió su flankerSpicebomb Extreme, digamos que no sentí un acceso de emoción incontrolada.

Corregida tamaña injusticia, he de decir que inmediatamente después de echarme el primer spray en la muñeca me vinieron dos asociaciones muy directas: Tom Ford Noir Extreme y Tobacco Vanille. No empezábamos mal.

 

¿Por qué merece la pena hablar de Spicebomb Extreme? ¿Es mejor que la original?

Saltándome los rodeos y circunloquios sobre lo relativo de los gustos bla bla bla… Sí, es mejor.

Spicebomb Extreme es una composición más madura, más formal, que el superventas que la precedió. Es un aroma elegante (pero no excesivamente formal), dulce (pero no tanto como Spicebomb), más masculino y con un mejor rendimiento en piel que su hermana mayor.

Vale la pena, y mucho.

¿A qué huele? ¿Cuál es su rendimiento?

Echad (imaginariamente) en un frasco un chupito de Tobacco Vanille, otro de Pure Havane, otro del original Spicebomb y el último de Tom Ford Noir Extreme. Mezcladlo bien. Esto es Spicebomb Extreme.

Especias, vainilla, tabaco, lavanda… esas notas, unidas a una proyección muy decente (las primeras tres horas quienes estén cerca lo percibirán con facilidad) y a una muy buena longevidad (8-10 horas en mi piel) hacen que sea un lanzamiento muy serio por parte de Viktor & Rolf.

¿Como sé si me va a gustar?

Dejando de lado la respuesta de Perogrullo (¡prúebalo!) si te gustan los gourmands o la nota de vainilla, así como cualquiera de los cuatro perfumes que he citado unas líneas más arriba, eso es garantía de que va a gustarte.

No es un perfume difícil de llevar, no se trata de un aroma arriesgado, recordemos que seguimos dentro de las lindes de la perfumería de diseñador.

¿En qué ocasiones llevarlo?

Este es un perfume de invierno, hecho para ser llevado cuando hace frío, y preferentemente de noche. Para salir de noche, o en cualquier escenario que implique gintonics, es una gran opción. Cualquier situación formal, siempre que no nos pasemos con los sprays, también se presta. No lo veo como perfume de a diario, ni para llevarlo a la oficina.

En cualquier ocasión social mínimamente casual, en invierno, Spicebomb Extreme es una magnífica alternativa.

¿Hay mejores opciones a Spicebomb Extreme?

Difícil cuestión.

Bajo mi gusto personal, los dos perfumes más logrados que combinen tabaco y vainilla son Herod, de Parfums de Marly y, cómo no, Tobacco Vanille, de Tom Ford. Yo, por ahora, no ampliaré la colección dentro del subtipo de perfumes con tabaco y notas dulces, pero eso no quita para que Spicebomb Extreme sea una opción muy seria a tener en cuenta.

De todos los perfumes que he nombrado en este artículo, dejando de lado cuestiones de la calidad que yo perciba en cada uno, si hablamos estrictamente de las reacciones de los demás yo me quedaría con dos candidatos: Tom Ford Noir Extreme y Spicebomb Extreme. Las reacciones que me he encontrado con ambas son mucho más entusiastas, en general, que con HerodTobacco Vanille. Ahí queda eso por si fuera de interés.

Y hasta aquí la breve reseña, que espero que sirva para poner a Spicebomb Extreme en el radar de quienes no hayáis oído hablar de ella. Vale mucho la pena.

¡Hasta la próxima semana!

aitor@sinabrochar.com