Formas curvas de una chaqueta.

No hay nada más bonito, armónico, coherente y a la vez imperfecto que una esfera o circunterencia. Estéticamente demuestra la perfección que curiosamente la naturaleza nos ofrece en infinidad de rincones. Sin embargo, numéricamente resulta un concepto impreciso y hasta místico. Tan sólo tenemos que tratar de calcular la longitud de una circunferencia para darnos cuenta de su inexactitud al entra en juego ?, ese número irracional que nos da la proporción de la longitud de una circunferencia entre su diámetro.

Un concepto, como vemos, que auna sorprendentemente la dualidad entre perfección estética e imperfección numérica.

La sastrería, como casi cualquier rama de la artesanía, se basa en la belleza de las proporciones como fuente estética de creación.

Si tenemos oportunidad de ver a un sastre marcar con jaboncillo sobre tejido, descubriremos cómo pone en práctica una y otra vez, un sinfín de cálculos basados en proporciones en base a las medidas tomadas sobre nuestro cuerpo.

Estoy seguro de que más de una vez alguno de vosotros, como yo mismo hago a menudo, se ha parado a reflexionar sobre ¿porqué una chaqueta nos sienta mejor, nos hace sentir más cómodos o más atractivos?. E indudablemente la respuesta, a la que habremos llegado todos, es que la diferencia está en su patrón. Exacto, aquí radican las diferencias, pero…

¿Cuáles son esas diferencias?

En alguna que otra ocasión ya hemos hablado de ciertos trucos y proporciones recomendables para disimular ciertos defectos o para  resaltar nuestras virtudes, pero hoy no hablaremos de esas proporciones.

Hace ya bastante tiempo descubrí cierta fascinación y predilección personal por las líneas curvas. Mi atracción por ellas va en aumento y se contagia a prácticamente todas las vertientes del diseño que de una u otra forma están relacionadas con mi vida. Sólo por poneros unos ejemplos, siempre he preferido el diseño redondeado y sugerente de un Porsche frente a las líneas afiladas de un Lamborghini. También he preferido los relojes de diseño circular a los de proporciones rectangulares. Me quedo antes con las motos clásicas que las modernas de diseños vanguardistas. En gadgets tecnológicos inconscientemente siempre me decanto por productos sin aristas y con diseños redondeados.

Las curvas siempre me han resultado más ergonómicas y naturales. Y es que la naturaleza está rodeada de ellas. Tan sólo debemos recurrir de nuevo a las matematicas para descubrir, a través de Fibonacci y la Proporción Áurea, cómo la espiral de cuartos de circunferencia y sus cálculos derivados están presentes en prácticamente todo lo que nos rodea. Es quizás por eso que a algunos nos resultan tan familiares, naturales y sencillas, pero a la vez tan interesantes.

curvatura-4

Ya hemos comentado en otras ocasiones que si algo destaca de ciertos artesanos orientales -Japoneses y Coreanos- es una inteligente conjugación entre la perfección y naturalidad.

Todas las fotografías que he usado para el artículo de hoy provienen de la sastrería B&Tailor, afincada en Seúl (Corea del Sur). Y es que siempre que observaba fotografías de sus creaciones me invadía una extraña curiosidad. ¿Qué es lo que hace que estéticamente me gusten éstas más que otras? Esa es la pregunta que me ha rondado una y otra vez, hasta que por fín dí con la respuesta: Las curvas.

Como ya os habréis dado cuenta, en todas las fotos he marcado las curvas que me interesaba explicar hoy. En ellas, aunque parezca mentira vemos mucha innovación respecto a otras sastrerías, al menos como estilo o tendencia asumido por ellos (que no digo que lo hayan inventado) y desde mi punto de vista, perfectamente ejecutados.

La imagen que vemos arriba, sobre estas líneas, podría ser un buen resumen de lo que vamos a tratar ya que cuenta con casi todas las curvas usadas por esta sastrería en sus diseños.

Para empezar, apreciamos una preciosa proporción entre un pecho y cadera amplios unidos por una cintura ceñida, todo ello dibujado por una curva abierta. Esta es quizás la que podemos ver con mayor asiduidad en chaquetas de otras sastrerías y no creo que haga falta explicar cómo beneficiará a quien lo porta. En esta imagen no lo he marcado pero también se puede apreciar, al igual que en la fotografía que encabeza este artículo, cómo el bolsillo de pecho describe también una curva y no es recto ni plano como si se suele hacer en muchos otros sitios. Este detalle personalmente me encanta, pero es que además ayuda a que el pañuelo esté recogido sobre esa curva y no tienda a caerse hacia el lado.

Otra curva de la que ya hablamos en su día en este otro artículo es la descrita por la sisa hacia el hombro. Ayuda a generar aplitud de espalda y, junto con la curva de la cintura que comentábamos antes, remarca nuestro drop haciéndonos parecer más corpulentos y esbeltos.

Una de mis curvas favoritas, también muy poco vistas en España, es una de las que vemos en la imagen siguiente. Aquella dibujada desde la solapa hasta el bajo el delantero, pasando por el cruce.

Lo normal es que a la hora de marcar el patrón del delantero, a la altura del punto de cruce se dibuje -desde ese punto- la forma de la solapa. Línea que suele romper con la línea que describe el canto del delantero desde el bajo hasta el cruce. Es más, si desdoblamos la solapa en muchas de nuestras chaquetas -donde veremos cuál es la pieza de corte del delantero- en muchos casos vemos una ligera panza en el punto de quiebre de la solapa (donde comienza a doblar), algo que se ha hecho así de forma tradicional en muchos sitios. Sin embargo, en el patrón de B&Tailor vemos cómo línea continúa de forma armónica todo su recorrido, dando un resultado mucho más natural.

curvatura-1

Como podemos imaginar, nuestra postura natural no es perfectamente estirada y nuestros brazos aunque podamos estirarlos por completo lo normal es que dibujen un arco hacia adelante, Además casi cualquier cosa que hagamos con nuestros brazos por lo general será hacia adelante y arriba, por ello nuestros brazos siempre tenderán hacia adelante. Hay quien por la postura tiene los brazos retrasados o adelantados con respecto al eje formado por nuestro tronco, y por ende respecto del cuerpo formado por la chaqueta. Y esto en ocasiones requiere de ciertos ajustes en la colocación de las mangas. Sin embargo, más allá de esto las mangas de nuestras chaquetas dibujan una curva amplia hacia adelante, como vemos en la imagen sobre estas líneas.

Otra línea curva que quizás también vemos con frecuencia en muchas chaquetas es la que forma el canto del bajo del delantero. Sobre todo en las chaquetas Ready To Wear de los últimos tiempos la tendencia ha sido a acortar los bajos y abrir los delanteros, a veces de forma radical y sin sentido.

Sin embargo, como os decía antes, lo realmente interesante no es que exista una sucesión de líneas curvas inconexas entre sí, sino un diseño que contemple la curva como una armonía y continuidad.

A continuación vemos otra curva que a veces pasa desapercibida y que sí podemos ver, pero no con demasiada frecuencia a menos que la pidamos expresamente, en el reto de sastrerías. Se trata de la línea de unión del cuello y solapa que si bien suele describir una línea recta para no complicar el asunto, en ocasiones puede tener forma curva. Algo que también le ocurre al propio canto del cuello, si nos fijamos en la imagen de cabecera.

La curvatura de esta línea si bien puede resultar un detalle estético y supérfluo, lo cierto es que si nos fijamos hace un juego muy bonito con la caída del hombro y ayuda a dar esa naturalidad que comentábamos. Además de dar la sensación de dar más amáplitud al hombro al dibujar la concavidad hacia este.

curvatura-2

No obstante, como todo recurso de diseño, no todo sirve para cualquier circunstancia y fisionomía. Pero, por ejemplo, para personas con un físico anodino y recto, el uso adecuado de estas curvas puede dotar de realces que harán su figura más interesante.

Por ejemplo, si nos fijamos en ese perfecto traje gris que os adjuntaba anteriormente, veremos que si trazásemos una línea completa desde cadera hasta la punta del hombro dibujaría una forma sinuosa entre la parte baja del pecho y el hombro. Sin embargo, en el caso del ejemplo siguiente esta línea forma una única curva desde cadera hasta hombro. ¿Porqué? Es de suponer que en cada caso se requería un efecto distinto. En el primer caso (traje gris) parece que de esa forma acentuamos la relación pecho/cintura, y quizás en el segundo caso no era menester. Esto prueba que cada caso de aplicación es distinto. Porque a una persona le resulte atractivo un efecto no quiere decir que lo mismo ocurra en nuestro caso.

curvatura-3

¿Te animas a empezar el Lunes con curvas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *