Dior Homme Intense y el síndrome de Stendhal

Palpitaciones, temblores, vértigo, estados confusionales… estos son algunos de los síntomas que caracterizan el síndrome de Stendhal, nombre con el que se conoce a este desorden psicosomático que se produce cuando uno se encuentra ante una obra de arte de tamaña belleza que no puede sino verse superado, incapaz de asimilar lo sublime de la obra que tiene ante sí. Este síndrome debe el nombre a las reacciones que el propio Stendhal dijo tener al salir de la iglesia de Santa Croce, en Florencia. Sin llegar a esos extremos, el filósofo / fabuloso ensayista Michel Onfray dice que se pueden experimentar pequeños síndromes de Stendhal «en forma de encantamiento, de ligera inhabilidad, de movimiento de paralización» cuando uno se ve expuesto a demasiada belleza.

Sirva esta introducción a modo de caveat lector, de aviso ante las reacciones que uno puede tener al oler por primera vez el perfume que trataré hoy: Dior Homme Intense.

Las temidas reformulaciones

Lo primero que hay que destacar es que Dior Homme Intense es un flanker de Dior Homme, y que salió dos años después de este último, en el 2007, siendo reformulado en el 2011, pero con mínimas diferencias en la composición, aparecía la pera como nota media y desaparecía la vainilla todo y que el efecto logrado era muy similar, y en la actualidad la composición que se comercializa vuelve a tener una prominente vainilla de fondo, o sea que no merece la pena recrearse en los cambios que ha tenido el perfume a lo largo de los años.

Es fácil caer en un pánico absurdo a las reformulaciones, y hablo por experiencia. Sin ir más lejos, en el 2011 y cuando empezaron a correr rumores de reformulación, compré tres frascos de Dior Homme Intense «vintage», por si acaso estropeaban la fórmula original… algo totalmente innecesario y que repetí con algún otro perfume que reseñaré más adelante. Errores de juventud, no me miréis así.

Tengo Dior Homme… ¿he de comprar Dior Homme Intense?

La pregunta del millón. El sentido común ante este tipo de cuestiones obliga a dar una respuesta prudente: primero probadla, no os arriesguéis a comprar a ciegas. Pero hay una parte de mí que estoy tratando de controlar y que quisiera aconsejaros que la compréis inmediatamente, ahora, antes siquiera de acabar de leer esta frase. Pero vaya, teniendo en cuenta que Dior Homme Intense se encuentra fácil en cualquier perfumería, vamos a quedarnos con la primera respuesta. Cuando la probéis, eso sí, podéis tener dos reacciones:

La primera, un conato de síndrome de Stendhal. Después de recuperaros y pasar por caja, llevaréis el frasco de Dior Homme Intense a casa y lo colocaréis en un sitio donde lo podáis contemplar y tener a mano, aunque sólo sea para destapar el frasco, olerlo y recordar la belleza que es capaz de crear el ser humano.

La segunda reacción pasa por una mueca seguida de un ¨meh, huele demasiado a pintalabios». Si os gusta Dior Homme es improbable que vayáis a tener esta reacción, pero si Dior Homme os parecía que olía demasiado a bolsa de maquillaje es probable que con Dior Homme Intense os pase lo mismo, todo y que aquí el iris está más atemperado. Lo cual nos lleva a tratar las notas de esta composición.

Breve ficha técnica

Dior Homme Intense, según fragrántica, pertenece a la familia de almizcle floral amaderada. Es un perfume difícil de catalogar, se puede considerar floral por su uso del iris, pero yo añadiría la categoría de gourmand a la descripción, aunque sólo sea por la fase de secado.

El perfumista es François Demachy (perfumista oficial de Dior, creador de la versión de 2011 de Dior Homme).

Las notas que vais a sacar van a ser iris (en la salida) y vainilla (a medida que se va secando). Las notas de salida son exquisitas, y el secado no se queda atrás. Las notas de cedro o de vetiver a mí me cuesta más sacarlas, tal vez el ámbar lo noto más, pero queda difuminado en la composición. Las notas de salida son una versión dulce de Dior Homme, menos agresiva, y la vainilla atenúa ese olor a pintalabios (iris) conforme va evolucionando.

¿Cómo y cuándo llevar este perfume?

De noche, y cuando no haga calor (otoño, invierno y tal vez algunos días de primavera).

No apta para llevar al trabajo (si se hace, que sea en cantidades pequeñas). Demasiado dulce y provocativa. En entornos donde no quieras llamar mucho la atención, Dior Homme intense no es una buena opción.

Para ir a una cena, evento, salir a tomar una copa o para ocasiones especiales… es una elección perfecta.

¿Qué clase de hombre se pondría Dior Homme?

No haría restricciones de edad con Dior Homme Intense. Si Dior Homme era más formal e inspiraba un tipo de hombre de cierta madurez, Dior Homme Intense es menos seria. Me parecería raro que un chico de 16 años la usara, eso sí, pero tampoco desentonaría totalmente.

Este es un perfume elegante, pero más juguetón que Dior HommeEs un perfume voluptuoso, dulce y refinado al mismo tiempo, aunque esta descripción parezca una antítesis. Sin parecerse en el olor en sí, por su carácter me recuerda mucho a Noir de Noir, de la Private Blend de Tom Ford, también recomendado para las mismas ocasiones que Dior Homme Intense.

Perfumes parecidos

Dior Homme tiene el mismo ADN, pero las diferencias son lo suficientemente pronunciadas como para que no sea redundante tener ambas en la colección.

D600, de Carner Barcelona, tiene un ligero parecido por su uso del iris y de la vainilla, pero, de nuevo, la interpretación que ambos perfumes hacen de estas notas es muy diferente.

Valentino Uomo y, sobre todo, Valentino Uomo intense, tienen cierto parecido, pero esta última es bastante más dulce que Dior Homme Intense. Creo que la reseñaré en breve, porque aunque me parece que Valentino ha intentado claramente copiar a Dior, el resultado es bastante interesante.

Relación calidad / precio

Suele encontrarse los 100 ml sobre los 80-90 euros. Podrían pedir el doble por este perfume y no lo consideraría caro.

Mi valoración

Olor: 5/5. Palpitaciones, sudores, vértigo...

Longevidad: 4.5/5. Unas 10 horas de media, fácil.

Proyección y sillage: 4/5. Buena proyección durante las primeras dos o tres horas, y a partir de ahí moderada.

Reacciones de los demás: 4/5. Pocas personas te dirán que simplemente «huele bien». O les gusta mucho, o lo rechazarán con vehemencia. En mi experiencia, son muchas más las reacciones positivas que no las de gente que frunza el ceño y ponga mueca de disgusto.

Valoración personal: 5/5. Uno de mis perfumes favoritos de todos los tiempos.

Probadla. Y cuidado con el síndrome de Stendhal.

(Foto de cabecera extraída del blog The G Edit)


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

1 comentario en “Dior Homme Intense y el síndrome de Stendhal”

  1. Me compre esta perfume, literalmente a ciegas, vine lo vi en amazon lo encargue esperando olerlo y que me gustara, y mi experiencia es un tanto confusa, te diré que la salida(entrada) no me gusta, es aquí en donde se le puede denominar un perfume unisex o hasta de mujer no obstante un par de minutos después el aroma se torna agradable, encantadora, suave y dulce con una ráfaga de olor que tu mismo la sientes y dices que agradable, creo que la parte media y el final del perfume son lo mejor. La he empezado a usar inclusive para ir a trabajar intercalando entre sauvage y blue, pudiendo decir que al principio no me gusto pero cada dia que pasa me gusta mas.
    Creo que en verano o clima calido no es tan recomendable porque se torna muy poco adecuada, no es que no se pueda llevar pero como que no es su punto de realse.
    Un gran perfume y totalmente aplicable tu mención al síndrome de Stendhal.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio