Conociendo a Yusty de la mano de Söktas.

Ya sabéis que gracias a la colaboración con Söktas, esta firma turca de tejidos de alta calidad para camisería, estamos conociendo nuevos establecimientos en nuestro país donde poder encargar nuestras camisas artesanales. Y digo nuevos no porque sean de reciente apertura, sino porque nunca antes en SinAbrochar habíamos hablado de ellos.

Hoy descubrimos una casa con nada más y nada menos que 100 años de historia dentro del vestir masculino, desde que José Yusty fundara allá por 1914. En la actualidad es Daniel Yusty, nieto de aquel precursor, el que lleva las riendas del negocio familiar, que pasó de ser una sencilla sastrería de barrio en su propia casa, a convertirse en uno de los mejores establecimientos multimarca del país, además de contar, cómo no, con los servicios de Sastrería y Camisería.

El encargado del apartado de Sastrería es Mario Zafra, un sastre lo suficientemente joven (40 años) como para estar al día en tendencias, detalles y actualidad, pero experimentado y ducho en estas lides como demuestran sus más de 20 años detrás del taller. Él es quien nos recibe amablemente cuando hago mi llegada. Y es que en un establecimiento así, tan grande, amplio y variado, necesitas ese punto acogedor para terminar de sentirte lo cómodo que requiere la situación. Mario parece distante y reservado al principio, pero no tardas en darte cuenta de que es parte de su carácter y probablemente educación y respecto hacia el cliente. A los pocos minutos encuentras un profesional afable, correcto y mucho más cercano de lo que a priori pueda parecer.

Me guía hacia la última planta inferior donde se encuentra la zona de sastrería y camisería, recibiéndonos con una decoración moderna pero que evoca cierto punto tradicional en sus detalles, con la predominancia de la madera como noble material que inunda cada rincón de la sala, proporcionando un espacio acogedor y confortable, pero claramente funcional y práctico. Estanterías de paños y catálogos, muestrarios de cuellos y puños, patrones…

Tras una breve puesta al día, nos centramos en el encargo, y Mario me cuenta cómo va el proceso a grandes rasgos. Me explica que, en ocasiones, realizan una prueba intermedia de camisería con un tejido desechable para ajustar lo mejor posible las hechuras en el primer encargo y de esta manera poder sacar un patrón del cliente lo mejor definido posible. De esta manera se evita el riesgo de desperdiciar tejido si el ajuste en la primera prueba así lo requiriese. Recordemos, por ejemplo, que en una camisa prácticamente no hay zonas de ensanche por donde sacar tejido en caso necesario. De ahí que en muchas sastrerías decidan hacer siempre la primera camisa de manera más holgada, para luego ir ajustando.

Es entonces cuando pasamos a la elección del tejido, apareciendo en escena el práctico catálogo de Söktas, instrumento mediante el cual de manera ordenada y muy bien clasificada podremos encontrar entre más de 800 referencias aquel tejido que andamos buscando. Algo que me gusta de este catálogo es la completa información que ofrece, y es que para quienes nos preocupamos por la composición y estructura del tejido esto es algo esencial que algunas casa, generalmente las de menor nivel, parecen obviar.

Tras un breve repaso a varios de los seis tomos que forman la presentación de Söktas (podéis conocer más en este artículo) para camisería, rápidamente recuerdo que necesito renovar algún básico en mi armario y que tras los últimos encargos con rayas, cuadros, y colores, recurrir al tradicional azul claro y liso no me vendría nada mal. Así que termino por decantarme por un sencillo Twill con referencia ANDES P22500/07. Se trata de un tejido en un 80/2 cabos en trama y urdimbre, con un tacto quizás no tan suave como otros por la menor finura de sus fibras, pero si que mucho más resistente a la arruga y paso del tiempo.

Sé que suena a tópico y ya lo he dicho muchas veces, pero francamente los tejidos de Söktas me están dando un resultado excepcional. Hace ya más de un año que dispongo en mi armario de camisas con tejidos de esta firma, con un uso realmente intensivo y se encuentran en inmejorables condiciones. Por lo que puedo hablar con conocimiento de causa y afirmar, ahora sí, que no sólo se trata de una firma con un bonito y cuidado catálogo, sino con una tradición respaldadas por su calidad y buen hacer. Y esto mismo sucede en Yusty. Uno puede llegar a pensar que en una tienda multimarca premium, como esta, no tienen porqué saber hacer un buen producto artesanal, y aunque su fama y reconocimiento les precede, a poco que les conozcas compruebas que efectivamente claro que es así.

Mario es un tipo tranquilo y sosegado, y eso te lo transmite rápidamente, lo que hace que no tengas prisa y te centres totalmente en tu encargo. Se nota que domina a la perfección los conocimientos sobre camisería, a pesar de ser sastre y no camisero, y su asesoramiento es magnífico y realmente útil.

Una vez hemos elegido el tejido y definido los detalles, que os contaré en el próximo capítulo, pasamos a la zona del probador y Mario procede a la toma de medidas.

Como podemos ver en las fotos, el diseño de este establecimiento está totalmente cuidado y medido, fruto de una sustancial reforma que acometieron hace un par de años, otorgándoles una nueva impronta más actual. Este espacio en concreto simula un pequeño saloncito hogareño, incluido sofá y chimenea, todo excelentemente escogido pero francamente muy acogedor.

Con esto dimos por finalizado esta primera fase de encargo, y nos emplazamos a una próxima visita para realizar esa primera prueba que os comentaba antes. Mario me comentó que para esta prueba previa no suelen requerir más de unos días, pero debido a la apretada agenda de estos días, yo ya no volvería a Madrid hasta principios de Noviembre, momento en el cual prepararemos el segundo capítulo de este reportaje.

¡Espero que os haya gustado! A mi la experiencia Yusty me está encantando y si es bajo el mecenazgo de una firma como Söktas no cabe duda de que todo saldrá bien.

¡Buen inicio de semana!