Rigor editorial.

El mundo de la sastrería, en cualquiera de sus acepciones, está de moda. Esto es ya una realidad indudable y constatada por la afluencia de artículos y reportajes en medios de comunicación tradicionales como Prensa, Radio y Televisión, al margen del ya consabido crecimiento exponencial de los Blogs relacionados con esta temática.

Esto es, por supuesto, muy positivo para este gremio porque denota un claro interés por parte de la población hacia este tipo de servicios y productos, y eso es siempre motivo de celebración.

Pero el crecimiento siempre tiene un riesgo, y es que se haga de forma descontrolada y sin el debido rigor. Sin pretender lanzar  un envite hacia nadie concreto, lo cierto es que en los últimos meses he podido ver en diferentes medios artículos que en muchos casos distaban mucho de la realidad y solidez informativa de la que debe gozar todo medio de comunicación.

Que duda cabe que la difusión que se puede llegar a alcanzar con determinadas publicaciones es interesante para cualquier empresa del sector, pero desde mi punto de vista, más importante es evitar esa falta de rigor en las informaciones ofrecidas al potencial consumidor. Informaciones que confunden y distorsionan la realidad de este, ya de por si, complejo sector.

Soy testigo diario de la insatisfación por parte de los profesionales al descubrir a menudo que un gran porcentaje de la población sigue sin tener claro los conocimientos entre los diferentes tipos de servicios ofrecidos por el sector, su justificación de precios y diferenciación de procesos y calidades. Pero aún así se permite que, desde los medios, se siga tergiversando la información y por ende promoviendo la falta de cultura al respecto, justo lo contrario a lo que debería ser la filosofía de todo medio.

Algunos pensarán que estoy exagerando pero siento una profunda frustración al comprobar que mientras que algunos nos esforzamos en poner en valor este oficio e industria, ofreciendo todos los conocimientos que captamos cada día, otros -con mayor repercusión y posibilidades- tiran por tierra todo ese trabajo por encargar sus reportajes a quien no sabe realizarlos, como si fuera fácil.

Desde SinAbrochar, para tratar de compensar esto, seguiremos ofreciendo información sobre los diferentes conceptos encontrados, y continuaremos esforzándonos porque se mantenga siempre la Honestidad profesional en dicho sector, para de esta manera mostrar a todos dónde están Las claves de la verdadera Sastrería.

¡Seguiremos yendo a contracorriente!


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

2 comentarios en “Rigor editorial.”

  1. Salva:
    Llevo siguiendote ya unos cuantos años, y no me queda más que dedicarte unas palabras, para mostrarte mi admiración por tu increíble trabajo como divulgador de este sector.
    Gracias a ti descubrí que por un poco más del doble de lo que me cuesta un traje de Mango tenemos acceso a un traje de sastrería industrial, hecho a medida, con cada detalle cuidado, en tela de excelente calidad y durablidad. La sastrería totalmente artesanal se me escapa de presupuesto, pero todo llegará. Y además, acudiendo a talleres ya probados por el editor de este blog.
    Es verdad que he visto que empiezan a abundar los blogs y revistas sobre el tema, pero te has convertido en un referente, en mi opinión, por encima de El Aristócrata.
    En serio, gracias!

    1. Gracias Victor.

      Es un placer que lo consideres así. Aunque Jose María Galiacho es un tipo al que admiro y tiene un bagaje impresionante en estas lides, con el que, por cierto, mantengo una buena amistad desde hace algún tiempo. Y siempre que ha podido he recibido ayuda por su parte de muchas formas.

      Gracias por tus palabras, este tipo de cosas son las que recuerdo cuando esto no parece tan fácil como se cree.

      Saludos
      Salva

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio