Primera Prueba Americana de Verano Sastrería Serna.

Es muy probable que no lo sepáis pero en estos últimos meses estamos viviendo un profundo cambio dentro del sector de la sastrería en España. Cierto grupo dentro de ella está reivindicando el lugar que le corresponde y pretendiendo tomar cartas en el asunto tras tantos años de inactividad colectiva, mientras la facción más conservadora no comparte la forma en la que se está llevando acabo. Algunos estamos siendo testigos, en la sombra, de un proceso de convulsión a día de hoy con un diagnóstico totalmente incierto.

Por circunstancias de la vida, me encuentro situado justo en una posición intermedia, un tanto incómoda a veces pero que creo que me permite ver con otro enfoque cada punto de vista. Por un lado, entiendo y comparto la idea de unificar el sector, clasificarlo y aclararlo de cara al usuario -Es algo que llevo años diciendo-, pero por otro lado he llegado a entender, e incluso compartir, la rabia que da saber que alguien se apropie de lo que tanto cuesta conseguir dentro de este oficio y que se juegue con turbia información. No obstante, sólo diré que desde el odio pocas decisiones fructíferas han salido.

Si a día de hoy alguien todavía no sabe la diferencia entre un proceso industrial y otro artesanal es porque no quiere o no le interesa saberlo. Creo que todos los que me seguís sabéis a estas alturas que soy un fiel defensor de ambas ramas, pero siempre desde la transparencia que se merece cada una de ellas. Pongo todo mi esfuerzo en mostrar la experiencia que supone cada proceso a través de los distintos establecimientos que encontramos en el sector, y creo que muestro con suficiente detalle las diferencias que las separan entre sí. Así que lo dicho, No habrá más ciego que aquel que no quiere ver.

Dicho esto y antes de seguir os pido disculpas por este breve inciso. Ahora sí continuamos con esta primera prueba de mi última chaqueta de Agustín de Sastrería Serna. Para poneros en situación os dejo enlace al primer capítulo de este encargo por si queréis refrescar datos: Link

Esta chaqueta es especial pues de las tantas que tengo ya de esta sastrería, en ella veo representada una evolución increíble en la forma de corte de Agustín. Si considero que él -con permiso del resto- es uno de los referentes de la nueva sastrería española es precisamente por su destacada capacidad y ganas por adaptarse e ir aprendiendo de todo lo que le rodea. Esta cualidad es para mí imprescindible dentro de este gremio. Como bien me comentó Javier De JuanaPresidente del Club de Sastres– el otro día, un sastre debe ser un intérprete y saber descubrir lo que quiere el cliente. Y como os digo, desde que conozco a Agustín hace ya algunos años, si tengo que destacar algo de él como profesional es claramente esta cualidad.

La palabra sastre es tan sencilla de pronunciar que a día de hoy la usamos con demasiada soltura. Dos sílabas que abarcan tanto significado dentro de ellas, que resultaba sorprendente descubrir cómo hasta hace no mucho quien de verdad lo era hasta bien pasados los años no era capaz de referirse a sí mismo con ella sin evitar cierto titubeo al hablar. Ello demostraba un enorme respeto por la profesión, un vínculo directo con ese mecenas que te había dado la oportunidad de descubrir un oficio tan sacrificado como gratificante. Todo para que en el justo momento en el que te encuentras con el suficiente valor como para autodenominarte «sastre» descubras que, lejos de saberlo todo, aún te queda muchísimo por aprender.

Y Agustín está justo en este punto. En esa intersección en la que un sastre decide entre dos caminos: El primero, hacer lo que le han enseñado y centrarse en lo que se le da bien. El segundo, experimentar, disfrutar y descubrir que hay mucho más allá de lo aprendido.

Por suerte, en Sastrería Serna han optado por el segundo camino, mucho más complicado pero creativo y gratificante, desde mi punto de vista. Por ello, ahora sí mejor, entenderéis porqué esta chaqueta representa para mí la evolución de esta sastrería.

En los encargos pasados hemos experimentado, inventado y disfrutado mucho con el proceso creativo de prendas diferentes, peculiares y muy llamativas. Sin embargo, en esta ocasión quería mostrar, sin demasiadas distracciones, la que considero que es el nuevo corte de Agustín, al menos adaptado a mis gustos y peculiaridades.

En esta primera prueba ya podía notar cómo las sisas eran más ajustadas, los hombros menos amplios y la chaqueta se pegaba más a mi fisionomía.

Durante el proceso compruebo cómo Agustín se queda con los detalles, se acuerda de mis gustos y toma nota sobre la prueba de todos y cada uno de los aspectos que considera importantes.

Para el que no lo sepa aunque ya lo he comentado en alguna que otra ocasión, en esta prueba hilvana se anotan y marcan los ajustes principales de la chaqueta para luego volver a descoser los hilvanes y marcar las corecciones necesarias, que es lo que vemos hacer a Agustín en las siguientes imágenes. Posteriormente se vuelve a hilvanar aplicando las dichas correcciones para finalmente pasar a coser y preparar la prueba de cantos -Esta se llama así porque ya los cantos de la chaqueta estarán listos-.

Todo esto es realizado por el sastre ya que será la persona que nos pruebe, anote y corrija.

El hilvanado posterior para la preparación de los costuras y afinados de la siguiente prueba los realiza también el sastre que nos ha probado. Normalmente esto es algo que ya no vemos porque se ejecuta justo después de la visita del cliente, pero tuve oportunidad esta vez de quedarme a ello y además de las imágenes que os adjunto a continuación, tenéis hasta un vídeo disponible aquí.

Por norma general, aunque no siempre es así, la siguiente fase del proceso es realizada por los oficiales de taller, aunque algún que otro sastre realiza por completo el trabajo. No obstante, esto obedece a la organización interna y el volumen de trabajo de cada taller.

Me hubiera encantado haber sido testigo del proceso completo pero como comprenderéis son bastantes horas las que conlleva este punto ya que en la prueba de cantos lo que es el armazon formado por delanteros y espalda estará ya prácticamente terminado o muy avanzado, a falta eso sí todavía de montar cuello, mangas y demás detalles.

En esta ocasión, por temas de agenda, he de deciros que ya realizamos también la prueba de cantos, de ahí que en Redes Sociales hayáis podido ver alguna fotografía con la chaqueta más avanzada. La semana que viene os mostraré la siguiente prueba y os adelanto, que si todo sale bien, también me podréis ver durante Pitti Uomo portando esta chaqueta finalizada.

¡Seguimos descrubriendo juntos todos los secretos de la sastrería!


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio