Philosykos, de Diptyque. Hierba recién cortada e higo

Escribir reseñas sobre perfumes (permitidme que siga con el vicio de empezar los artículos disertando) implica lidiar con la frustrante imposibilidad de transmitir el aroma del perfume que se está tratando. No importa cuán clínicamente fiel a las sensaciones quiera ser, los florilegios estilísticos que use para tratar de evocaros según qué imágenes olfativas (valga la disonancia cognitiva) o la kilométrica ristra de adjetivos con que sazone las descripciones. La red conceptual con la que trabajamos aquellos que hablamos sobre perfumes está formada de familias olfativas (que no alcanzan a comprehender el carácter escurridizo de muchas fragancias) una serie de notas (cada una interpretada de una forma diferente y con distintos ingredientes según la composición)  y nuestro gusto (personal, subjetivo, caprichoso).

El valor de una buena reseña, pues, o cuanto menos lo que yo entiendo como tal, no es la riqueza de su capacidad descriptiva, sino su capacidad suasoria, el potencial para inocular deseo en el lector. Aquel que escribe debe ser honesto para con su público y transmitir con pasión aquello que le entusiasma, subrayando aquellos aspectos en los que merece la pena detenerse, dando cuerpo verbal, con más o menos acierto, a la reacción que uno tiene cuando huele por vez primera las notas de salida de Dior Homme Intense, e ir introduciendo tecnicismos por el camino sin enfangar demasiado la prosa. Informar, captar el interés, seducir y despertar ganas de probar ese perfume. Ese es el ángulo de ataque con el que abordo cada perfume que considero que vale la pena. Y con el mismo esprit enhebro la aguja esta semana.

La descripción más vívida de Philosykos se comprende en nueve sílabas: hierba recién cortada e higo.

Ya está.

Las dos versiones en que se presenta Philosykos (EDT y EDP) valen muchísimo la pena, y aunque el EDP es algo menos fresco (ganando en longevidad), el aroma es lo suficientemente parecido como para que me refiera a ambas concentraciones como una misma fragancia.

Philosykos es de los perfumes más «realistas» que haya olido nunca. Al oler sus notas de salida uno no siente que se acabe de echar ninguna fragancia, sino que «huele a bosque», pero no como podría decirse de Encre Noire, es un olor mucho más ligero, más «diurno», más alegre, y sobre todo muy natural. Los artificios sintéticos de su composición quedan camuflados por el buen hacer de la perfumería, y desde el primer momento uno percibe la calidad con que se ha diseñado. Philosykos, como toda la línea de Diptyque, es perfumería niche, y esto se nota no únicamente en lo bien entreveradas que están sus notas, sino en que no se parece realmente a prácticamente ningún otro perfume, dejando de lado Premier Figuier, de l’Artisan Parfumeur (que tiene un toque más dulce).

Este es un perfume que se puede usar en cualquier situación, especialmente la concentración en EDT, que se deja llevar hasta en verano, pero ambas concentraciones tienen una época del año especialmente recomendada, y es la primavera. Para mí hay un grupo selecto de perfumes niche que son idóneos para esta estación, entre los que se encuentran Bal d’AfriqueGreen Irish Tweed Bleecker Street, y sin duda Philosykos pertenece a tan selecta lista.

¿Podemos decir que es un perfume sexy? Depende. No lo pondría al mismo nivel que Aventus, por ejemplo, ni que Reflection Man. Ni siquiera que Bleecker Street. Pero desprende cierta calma, serenidad, y desde luego es un perfume único en cuanto a que no está nada popularizado (dejando de lado BasenotesFragrantica y demás foros especializados), lo cual siempre es un punto a favor.

En cuanto a la longevidad, probándolas en mi piel, la versión EDT aguanta unas 4 horas (rendimiento más bien bajo) y la EDP unas 6. Es la única pega que le veo a Philosykos: un rendimiento discreto. 

Sobre las reacciones de la gente… a todos los que he pedido opinión les ha gustado, y muchos han sido los comentarios de que «no olía a perfume», sino a bosque, a naturaleza.

¿Y los precios?

El precio del EDP está sobre los 115 euros los 75 ml.

El precio del EDT anda sobre los 73 euros por 100 ml.

Precios muy razonables, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de perfumería niche y de composiciones de muy alta calidad.

Conclusiones

Probad Philosykos. Ambas versiones. Hacedlo la próxima vez que paséis cerca de una perfumería nicho. Incluso si no consideráis que sea un perfume para vosotros, os servirá para ver el grado de excelencia al que se puede llegar en la perfumería.

¡Hasta la próxima semana!

 

– Aitor
aitor@sinabrochar.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 comentario en “Philosykos, de Diptyque. Hierba recién cortada e higo”

Scroll al inicio