Mucho más que Pitti Uomo.

Había oído hablar mucho sobre Pitti Uomo, había visto infinidad de imágenes, vídeos y opiniones sobre anteriores ediciones. Y había sopesado, sin éxito, mi asistencia en varias ocasiones. Pero por fín pudo ser. Y SinAbrochar pudo estar en la 88ª edición de esta gran feria sobre moda.
Pero Pitti Uomo es mucho más que una feria, es un compendio de situaciones, relaciones e intenciones que no imaginas hasta que no lo vives por ti mismo.
Las Redes Sociales han conseguido interconectar a personas y profesionales más allá de cualquier barrera. Lo primero que sientes cuando estás allí, y has tenido contacto o cierta repercusión en redes, es que conoces a todo el mundo. Pero lo mejor de todo es que todo el mundo también te conoce.. !! Aún así las ganas de conocerse, charlar, e intercambiar opiniones flotan en el ambiente casi con la misma soltura con la que los complementos y accesorios se manifiestan en cada asistente.
Si tengo que resumir en una sóla palabra mi asistencia a esta feria sólo lo puedo hacer con esta: APRENDIZAJE
La pasada semana en Florencia me ha enseñado tantas cosas que aún sigo asimilando muchas de ellas. Como todos sabemos Pitti Uomo tiene una capa superficial de exhibicionismo irremediable de la que todos nos terminamos contagiando en mayor o menor medida. Sin embargo, tras ella se esconde -para quien lo busca-, un intenso mundo de relaciones, profesionales y posibilidades que pocas veces ves reunido de esa manera.
Una vez que pasas el momento pasarela de la zona previa al pabellón central -esa que todos hemos visto en fotos cientos de veces- descubres la verdadera Feria. Amplísima, con varios pabellones organizados por temáticas o tipologías, sobre los cuales destaca el pabellón central con tantos y tan importantes stands que llegas a sentirte realmente abrumado. Tu cabeza no puede procesar tantísima información, y el calor húmedo no ayudaba en absoluto aquellos días.
Sciamat, Orazio Luciano, Isaia, Crockett & Jones, Drake´s London, Albert Thurston… La representación de las grandes firmas de esta industria es total. Y como no podía ser de otra manera también contamos con presencia de empresas españolas, como Carmina, Bow Tie, Leyva, entre algún otro. Y como ya sabéis, tuvimos la oportunidad de volver a ver por allí a Paul y Cat con su están de pajaritas de plumas de Sastrería 91.

 Pudimos comprobar de primera mano tanto la hospitalidad como el estilo y originalidad que les caracteriza. Un verdadero placer poder contar con ellos por alli. Conversaciones, contactos, curiosidades, fotografías… Nos brindaron la oportunidad de todo eso y mucho más.
Gracias a su experiencia y agilidad a la hora de moverse ya por la Feria pudimos sentirnos aún si cabe más cómodos por allí. Fue un verdadero placer.
Entre paseos por stands surgían encuentros muy especiales, como fue conocer a Minho de Armadio di Sonai, distribuidor de Tadino en Corea, Chad Park de B&Tailor, o Joe Ha de The Finery Company en Australia, como ya habéis podido ver en las Redes Sociales.
Indudablemente también disfrutábamos del gran ambiente y pluralidad que reinaba en cada rincón del recinto, donde fotógrafos, periodistas, bloggers, modelos, representantes y aficionados se mezclaban en una marea de color, entusiasmo y buen ambiente. Un ambiente cargado de estilo y esperpento a partes iguales, pero siempre un ambiente sano y divertido.

En cuanto a los stand, en algunos casos la presencia era más bien testimonial y casi forzada, pero en otros muchos la presentación era sencillamente espectacular, digna de una cita como esta.
Pudimos ver con detenimiento los rincones de Drake´s London, Carmina, Lock & Co, Orazio Luciano, entre muchos otros…

La presencia española cada vez es mayor y de más calidad, y además de profesionales del sector cada vez van más bloggers, medios y aficionados. La industria española tiene mucho que decir todavía y parece que poco a poco va despertando.
Aquí abajo vemos a Álvaro Arce y Charly de The Shoemaker World hablando y fotografiando a Joaquín Fernández Prats de Sastrería Langa y a Paul de Sastrería 91, respectivamente.

Personalmente este viaje ha supuesto mucho más que la experiencia de conocer lo que se cuece en Pitti Uomo, pues he tenido la oportunidad de compartirlo en todo momento con dos grandes y jóvenes sastres como son Joaquín y Agustín, de Sastrería Langa y Sastrería Serna.
En este viaje hemos disfrutado de muchas horas de conversaciones, impresiones, discusiones y proposiciones que estoy seguro se verán reflejadas en nuestra andadura pronto.
Juntos tuvimos la suerte de poder asistir al gran simposio organizado por Simon Crompton y la revista The Rake, donde se reunieron 6 de las sastrerías más reconocidas a nivel mundial: Anderson & Sheppard, Cifonelli, Liverano, Edward Sexton, Panico, y Richard Anderson. Pero ahí no queda la cosa, ya que el nutrido grupo de asistente estaba formado por algunos de los más reconocidos profesionales del sector a todos los niveles: Alan See, Jake Grantham, Angel Bespoke, Salvatore Ambrosi, Fabio Attanasio, y muchísimos más.

Tras esa interesante reunión donde cada uno expuso, mediante un modelo, sus particularidades y detalles, pudimos disfrutar de un fantástico cóctel de gala en el prestigioso Four Seasons, donde pudimos relajarnos y seguir conversando con uno y otro.
En otro de los dias también nos dejamos caer por el mítico Gilli, un icónico establecimiento florentino  que data de 1733, donde tomar algunos gintonics rodeados de grandes profesionales del sector, en el ambiente más relajado posible era la tónica habitual esos días.
Tras haber hecho un repaso aproximado de todo, me quedo con algo que sigue rondando mi cabeza y que presiento que lo seguirá haciendo durante meses. La reflexión constante a la que llegué a los pocos días de estar por allí: Es cierto que los españoles vamos dando poco a poco algunos pasos, pero todavía debemos entender ciertos valores y aspectos que otras regiones ya dan por supuestos. La sastrería en España debe entender que sin unas pequeñas gotas de moda no puede seguir ampliando horizontes, que muchos usuarios miramos con envidia a sastres extranjeros porque son capaces de mostrar la artesanía en cada detalle sin que por ello se considere un fallo de ejecución. Y en general debemos aprender que la innovación y originalidad no está sólo en los tejidos y el colorido sino en los elementos, texturas, formas que de verdad aportan personalidad a la prenda sin robar verdadero protagonismo a la misma. Los fits deben ser más cuidados y exigentes, sabiendo sacar lo mejor de cada cliente.
Gracias a Pitti vienen meses de reflexión, proyectos y avances hacia lo que estoy seguro que será el futuro de la Sastrería y Moda clásica masculina en España.





Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio