Nuevo encargo en Country Calf de Vidal Fernández.

El placer de estrenar zapatos es una sensación difícil de describir pero generalmente gratificante para todos. Poca gente no disfruta con este acontecimiento, sin importar la naturaleza o calidad de los protagonistas. Si bien el hecho se vuelve aún más gratificante cuando se trata de un encargo especial a nuestro zapatero de cabecera.
Son ya bastantes los encargos que he realizado a Vidal Fernández con extraordinarios resultados, pero con cada uno nuevo vuelve esa intriga y ansia por conocer el resultado final del zapato y comprobar su parecido con ese modelo que vagaba en nuestra mente el día que lo encargamos.
Cuando pensé en mi próximo encargo, hará un par de meses, tenía claro que tras disfrutar en mi zapatero de los mocasines Penny en piel grabada (ver review) y estar igualmente encantado con mis Derby en calf marrón (ver review) tenía claro que buscaba una construcción tipo Derby y que la piel fuera calf grabado. Así que pensando en un mestizaje entre ambos modelos anteriores nació la idea de crear estos Derby con puntera cosida y Piel Grabada, conocida también como Country Calf.
Buscaba un zapato versátil, discreto y para las cuatro estaciones. Y no fallé en mi elección. La piel grabada otorga a este zapato un estilo más sport y desenfadado, que sumado a lo que ya aporta de por sí la construcción tipo blucher -o derby-, dan como resultado un zapato polivalente e informal.
Adelantar que generalmente las fotos para las reviews de zapatos suelo hacerlas antes de usarlos, pero en este caso concreto por falta de tiempo y puesto que este par me acompañó la semana pasada a Florencia, he tenido que hacer las fotos una vez usados. Sin embargo, me sirve para demostraros que a pesar de haber recibido un trato intensivo en varios días -con más de 12 horas de puestas- el estado de la piel es inmejorable. Esto se debe a que la piel grabada tiene una flexibilidad y adaptabilidad algo mayor al calf tradicional, encontrando un zapato cómodo desde el primer día.
También me gustaría avisaros de que quizás en algunas fotos apreciéis ciertas arrugas en los laterales de las cordoneras. Aclaro que esto no es un defecto sino que en Vidal Fernández ya conocen que mi pie es algo más grueso en el empeine y en cada encargo ajustan su horma estandar con suplementos para poder ofrecer algo más de diámetro en dicha zona -algo que me propuso Vidal y que agradezco enormemente porque me ha resultado una solución muy confortable-. Pero al calzar las hormas estándar, que son más estrechas que mi pie, esta se vence y produce dicha arruga.

Una vez más nos encontramos ante una horma de proporciones clásicas con un perfecto compromiso entre comodidad y estética. La cordonera está formada por 5 pares de ojales entre los que se enlazan unos cordones de sección redonda en algodón al tono.

En esta ocasión preferí no decorar las costuras de la puntera para no recargar demasiado el diseño, ya que la piel grabada ya le otorga cierto protagonismo a este zapato y no vi la necesidad de incluir ningún elemento más.
Mires donde mires nos encontramos ante un zapato sencillo y, como decíamos al comienzo, muy polivalente. 

La parte trasera os sonará mucho, ya que comparte diseño con mis anteriores Derby de Vidal Fernández. No sé si lo conté en su día, pero en realidad esta construcción viene de su modelo noruego, con la salvedad de que en este caso la puntera está compuesta por una insercción cosida y no con el típico bordón que caracteriza al noruego.
Este juego de costuras sencillas hace que el zapato respire aún más un aire sport.

Como primamos la comodidad y practicidad de este calzado por encima de todo, decidí incluir una suela de goma tipo Vibram, que va cosida solidariamente a una suela de cuero sobre la que se monta el zapato. Por lo que pisamos en todo momento sobre una suela de piel, pero obtenemos la adherencia y flexibilidad de la suela de goma.
Recuerdo una vez más que seáis consciente de que la suela una vez fotografiada ya había sido usada.
La polivalencia de este calzado hace que podamos usarlo casi con cualquier atuendo. Desde con un traje gris de sport, hasta con unos vaqueros y sin calcetines, pasando -como podemos ver a continuación- por unos chinos slim fit.

Una vez más alabar el buen hacer de este taller toledano por su calidad de construcción, su gran elección de pieles y su extraordinaria relación calidad/precio, estando en un rango medio que a veces les hace pasar desapercibidos, pero quien prueba siempre repite.
Yo he perdido ya la cuenta de los pares que tengo de Vidal Fernández, pero entre ellos hay zapatos muy especiales para mí.
¡Seguimos con el Jueves!




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio