Fujifilm x100, el futuro visto desde el pasado

Los apasionados de la fotografía suelen tener un innato gusto estético que les hace algo más sensibles ante determinadas situaciones y visiones.
El fotógrafo sabe cuándo tiene ante sí un objeto o composición que merece la pena guardar para el recuerdo y disfruta siendo capaz de intentar capturarlo tal y como lo ha visto en su cabeza.
Creo que en diversas ocasiones he demostrado mi afición por la fotografía. Aunque hace ya algún tiempo que la única fotografía que practico es la caza online y posterior retoque en Photoshop.  
A veces echo de menos aquellas mañanas de sábado en las que sacaba mi reloj preferido y con mi rudimentaria caja de luces luchaba con los macros, ISOs, y enfoque de mi Fujifilm S1000fd para, tras decenas de intentos, seleccionar tan solo un par de fotos que merecieran la pena.
Ese especial gusto de los fotomaníacos hace que, en ocasiones, la elección de la próxima cámara no se haga solo desde la cuestión técnica. También entra en juego cierto factor sentimental. Sobre todo en aquellos usuarios no profesionales en la materia para los que ciertas carencias técnicas no tienen por qué ser óbice para la elección de un determinado modelo.
Hace algunos meses, tras la desafortunada rotura de mi preciada Fujifilm, decidí agenciarme una nueva máquina ! 
Para mi suerte, hacía pocos días que le había echado el ojo a una preciosa Pentax

Se trataba de la compacta Optio H90, que como buen caprichoso no tardé en hacerme con ella. Aunque quise ser un poco más original y me pillé el modelo gris/naranja.
No era la mejor de las compactas, ni tenía las mejores especificaciones. Pero era preciosa, sencilla y pequeñita. Y además me venía a la perfección para llevar siempre en mi maletín allá donde fuera.
Llegados a este punto algunos pensareis ¿qué tiene todo esto que ver con el título del artículo?
Con esta reflexión inicial quería dejar claro que a veces el mejor producto no es solo el más completo o eficaz, sino aquel que nos transmite mejores sensaciones.
¿Acaso pretendo decir que la FujiFilm x100 no es recomendable?
Precisamente trato de decir lo contrario. 
La x100, debido a los casi 1.000 EUR, no es la opción más barata. Tampoco es la que más Megapíxeles tiene, con sus 12.3 Mpx. Gracias a sus 455 gr no es la más ligera del mercado. Ni mucho menos es la más polivalente.
Entonces, ¿Por qué comprar esta x100?

No sé si es su cuerpo de magnesio fundido color mate, su objetivo y ruedas de ajuste grabadas o ese estilo new old stock que recuerda a las cámaras de la vieja escuela. Pero hay algo en esta máquina que invita a observarla constantemente.

 

 

Es una cámara que incluso invita a ser fotografiada !

 

 

 

Sin duda es un concepto precioso. Y no es la primera vez que se desarrolla este tipo de productos. La prestigiosa marca fotográfica Leica ya ha sacado varios modelos similares, como son los casos del M9 y X1:

 

 

Por suerte con la reciente aparición de la tecnología Micro cuatro tercios, la proliferación de cámaras compactas de alto rendimiento a precios más populares es solo cuestión de (poco) tiempo.
Esta tecnología logra reducir el tamaño de los espejos y el grosor final del cuerpo, además de permitir la opción de objetivos intercambiables en cámaras mucho más compactas y ligeras. Es por ello que quizás estemos ante el comienzo del fin de lo que hoy conocemos como réflex.
En cuanto mi economía me lo permita estaré en cantado de hacerle un hueco en la familia para una de estas glorias vintage de la fotografía.

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio