El Oud: ese preciado elixir

Si se me preguntara por la nota más sensual en perfumería masculina, no podría contestar otra cosa que el oud.

Es cierto que esta es una vexata quaestiao, siempre sujeta a los gustos de cada cuál, y fácilmente podrían argüirse argumentos a favor del musgo, el cuero o incluso el ámbar… pero, para mí, no alcanzarían a destronar de su atalaya al rey de las notas amaderadas, un ingrediente que destila opulencia, cuyo precio por kg supera al del oro y en derredor del cual pivotan muchas de las composiciones masculinas más emblemáticas de los últimos años. No sin motivo se le conoce como «la madera de los dioses».

Después de esta cascada de ditirámbicos merecidos elogios, acerquémonos más a esta nota y veamos por qué es tan especial.

¿Qué es el oud?

El oud (o agarwood) es una resina generada lentamente durante décadas por árboles que crecen únicamente en localizadas zonas del sudeste ásiatico, pertenecientes al género de las aquilarias, y la cual se secreta a modo de protección contra hongos que carcomen su corteza y ramas.

Es una nota compleja, densa, muy «oriental» para los gustos occidentales, que poco a poco se ha ido introduciendo en nuestra perfumería, primero únicamente en composiciones que podrían considerarse «exóticas» y finalmente al punto de poder encontrar, en prácticamente cualquier casa de perfumería de diseñador, cuanto menos un perfume con el oud como nota estrella. Como todo esfuerzo imaginativo para describir el oud resultaría exiguo, conformémonos por ahora con decir que se trata de una madera densa, oscura.

¿Son todos los ouds iguales?

No, cabe decir que la calidad del oud variará según su procedencia. Cuanto más rica sea la nota, cuantos más matices tenga y más agradable sea el aroma, se considera que es de mejor calidad. El oud de zonas como la India puede valer unos 5.000 € el kg, mientras que el del sudeste de Camboya es capaz de sextuplicar ese precio. Los expertos, simplemente oliendo la madera y probando su sabor, pueden determinar el valor de la materia.

¿Y por qué es tan caro?

Dos palabras: oferta y demanda.

Hablemos primero de la oferta. El oud no sólo es un elemento que se produce en zonas muy concretas del planeta, sino que dentro de estas zonas geográficas se calcula que sólo un dos por ciento de los árboles susceptibles de producir esta resina acaban produciéndola. Añadamos a eso que la aquilaria malaccensis, primera fuente de oud, está en riesgo de desaparición.

Abordando la demanda: el oud está de moda en Occidente. Si bien en la perfumería árabe el oud es un viejo conocido, en estos lares nos hemos infatuado con esta nota desde hace menos de dos décadas, y es un amor que ha ido aumentando progresivamente. Que Ralph Lauren haya lanzado un flanker de su superventas llamado «Polo Supreme Oud» sirve para darnos cuenta de hasta dónde ha llegado el furor, pero que Axe haya lanzado un desodorante con oud (entiéndase, con «oud» en el nombre del producto, hasta aquí la relación) debería hacernos reflexionar sobre qué clase de mundo estamos dejando a nuestros hijos.

Así pues, a fuer de la escasez en su producción y de su demanda in crescendo, el precio de un perfume con oud (con ingredientes de calidad) puede dispararse.

¿Qué perfumes con oud podemos recomendar?

 Antes que nada, y a modo de exordio, subrayar lo ya dicho: hay una cantidad vastísima de perfumes con oud actualmente en producción. Los que voy a recomendar a continuación son, a mi modo de ver y por diversas razones, una lista representativa de aquellos perfumes que «hay que oler». Y digo «oler» y no «comprar a ciegas», ya que si en perfumería se cumple la máxima de «para gustos los colores», cuando el oud es una de las notas implicadas comprar a ciegas se vuelve un juego especialmente peligroso. Enlazaré cada perfume con una tienda online que lo venda (Fapex o Amazon), pero en caso de que compréis algo a ciegas (lo cual nunca es buena idea, valga la pena repetir por mucha perogrullada que sea), consultad precios hasta encontrar la mejor opción.

Sin ningún orden en particular, aquí van cinco nombres:

Creed – Royal Oud

 

Empezamos la lista con el perfume que menos huele a oud de toda la lista, y que a la vez fue el número 3 en la lista de los mejores perfumes niche de invierno. Creed ha sabido imprimir su ADN en esta interpretación «fresquita» del oud, en lo que viene siendo un fougere amaderado que, gracias a su combinación de notas frescas (bergamota, limón) y el oud, en armonía con el resto de notas, hacen que sea una composición muy agradable, con reminiscencias a esas fragancias con olor a barbería.

Por otro lado, este es un perfume que gusta mucho, me atrevería a decir que incluso rivaliza con Aventus.

Tom Ford – Oud Wood

Tanto si hablamos de la versión original como de la reformulada, ambas son un acierto. La versión reformulada, que si no me equivoco data de 2013, es algo más cítrica que la original, pero mantiene la esencia. Oud Wood es de los perfumes más populares dentro de la Private Blend de Tom Ford (con el permiso de Tobacco VanilleTuscan Leather), y por una buena razón.

Es un oud que no va a ofender a nadie, refinado y comercial (dicho esto último sin ninguna connotación peyorativa).

Acqua di Parma – Colonia Oud

No os asustéis porque la concentración sea EDC. Si bien la proyección es escasa, la longevidad es más que aceptable, y la combinación de oud con cítricos les ha salido muy bien. Manteniendo la línea de Acqua di Parma, esta es una composición masculina, de corte clásico. Muy recomendable.

Dolce & Gabbana – Velvet Tender Oud

La combinación de oud y rosa es un clásico, y de todas las composiciones que han jugado con ambas notas me quedo con este perfume, dentro de la línea niche de Dolce & Gabbana. No es un perfume masculino (ya la nota de rosa servía como spoiler), pero aún así es perfectamente llevable por un hombre, se queda dentro del espectro unisex. Es un perfume dulce, refinado y majestuoso a la vez. También es posible que haya quien piense que «huele a señora mayor», como todo perfume que contenga nota de rosa, así que no os dejéis convencer por lo que yo diga. No es un perfume fácil de encontrar, pero si tenéis la ocasión de olerlo, no dudéis.

Nasomatto – Pardon

¿Qué decir del que es el número uno en la lista de perfumes niche de invierno? Repitiéndome, esto es oudcacao mezclados a la perfección. Había leído en foros dudas sobre una posible reformulación, pero he comprado un segundo frasco recientemente y huele exactamente como el primero que compré, años ha. Este es uno de los mejores perfumes que haya olido jamás.

Y hasta aquí esta introducción al oud. Espero, como siempre, vuestros comentarios.

¡Hasta la próxima!


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio