Visitando a Bow Brothers.

Aprovechando la Noche de San Jorge Juan, evento que un año más se celebra en la conocida calle madrileña donde se congregan algunas de las mejores marcas de moda del momento, me acerqué a la nueva tienda de Bow Brothers.
Ya conocimos hace algunos meses la sastrería Bow Tailors, en la que está al frente Daniel Suárez Garzón, a través de este artículo. Ya por entonces Daniel me comentó que estaba en proceso de lanzar una marca propia con la que transmitir la filosofía de su Sastreríá a traves de prendas de colección. Nace así Bow Brothers
Situado en el número 24 de la calle Jorge Juan, estos chicos han sabido crear un espacio acogedor y funcional dentro de una arquitectura que no ponía las cosas fáciles.
Por lo que pude ver -y lo que me comentó Daniel- sus colecciones son frescas, coloridas y muy estudiadas. A poco que trasteemos con las prendas descubrimos la calidad de las mismas, los tejidos de firmas de renombre, y los detalles que concienzudamente han sido desarrollados al milímetro.

Si por algo destaca esta empresa ha sido por buscar la calidad y excelencia casi sin importar el precio final del producto. Por ello no es de extrañar que encontremos los mejores paños en sus americanas, las mejores sedas en sus corbatas y pañuelos o el mejor algodón en sus camisas.
Si lo que encontrábamos en Bow Tailors era de un estilo más sobrio y elegante, en Bow Brothers descrubrimos un aire generalmente más desenfadado e informal.
Bermudas, polos, camisas de cuadros… Son muchas las prendas pensadas para el sport y el ocio, haciendo llegar su estilo a un público más joven y desenfadado.
Sin embargo, no dejamos de lado ese toque elegante y sofisticado del que hacía gala esta empresa ya en su Sastrería de Félix Boix.
Seguiremos encontrando prendas para vestir algo más formal. Pero todo siempre desde el color y las texturas.

No lo he comentado, pero la tienda cuenta con dos plantas, en la parte de arriba está situada la zona más sport y casual, y en la zona de abajo encontramos todo lo necesario para las situaciones más formales y ceremoniales.
En la planta de arriba conviven la madera, el ladrillo visto y el terrazo transmitiendo muy buenas sensaciones y sintiéndote como en casa. 
Mientras que en la planta baja encontramos un diseño más anodino y neutro, eclipsado por el techo abovedado que conjunto forman un espacio discreto y libre de curiosos para ver y probar con tranquilidad trajes y complementos.

Detalles y más detalles son los que completan ese halo hogareño que lo inunda todo. Referencias británicas, guiños al arte de la caza, muebles rústicos y un sinfín de elementos que nos trasladan al mundo Bow Brothers con tan sólo cruzar la puerta.

Todavía me pregunto cómo una tienda, sin ser demasiado grande, puede contener tantos rincones con estilo y detalle… Abajo vemos la zona de probadores de la planta de arriba.

Sin duda creo que Bow Brothers dará mucho que hablar y esto sólo ha hecho más que empezar…
¡Seguimos con el Jueves!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *