Preparándonos para la nieve con las Vallon Heron Glacier.

Llevaba tiempo con ganas de unas gafas de après ski con aire retro pero pensadas para la nieve, y no encontraba demasiadas opciones en el mercado, pero me topé Vallon, una firma con sede en Amsterdam que tenía exactamente lo que yo andaba buscando.

El modelo Heron Glacier está claramente inspirado en esos modelos vintage de mediados del siglo pasado, pero confeccionado con la tecnología y avances del siglo XXI.

Con tan sólo 25 gr de peso total, unas lentes de 2mm de policarbonato desarrolladas por Carl Zeiss, una montura con patillas ajustables, y protectores laterales de piel para evitar deslumbramiento, son sin duda unas gafas con la que incluso podríamos aventurarnos a hacer alguna bajada en días de buen tiempo.

Quedan pocos días para que pueda probarlas en Andorra despidiendo el año, pero sí que puedo avanzar que las sensaciones son más que satisfactorias. Nos encontramos ante una gafa-instrumento, no debemos olvidarlo. Más que un objeto de moda se nota que están pensadas para el deporte. Eso sí, sin perder un ápice de estilo. Cuenta con detalles como las patillas redondeadas que abrazan nuestra oreja para evitar que se caigan y que además podemos ajustar fácilmente, o el cordel para que podamos dejarla sobre nuestro cuello e intercambiarlas cuando necesitemos por la máscara de esquí. Recordemos que cuando estamos en la nieve las gafas son algo imprescindible para evitar el deslumbramiento y el daño en la vista por los rayos UVA reflejados sobre el manto blanco.

El cordel con la longitud necesaria para que podamos encajarlo por la cabeza junto con las gafas pero sin un largo excesivo que incomode por el cuello, ya que sabemos que en estas condiciones suele ser una zona donde las capas y la ropa abunda sobre todo en las zonas más expuestas como el cuello.

Comentar que si bien la pieza central de cuero sí podemos desarmarla, los protectores laterales son fijos y no es posible su desmontaje. Eso puede parecer un inconveniente si queremos darle uso a estas gafas más allá de su ámbito deportivo, pero recordemos que es para donde están pensadas, y quizás si hubieran hecho concesiones de este tipo no rendirían igual en este ámbito.

El packing que las acompaña consta, además de una caja rígida de cartón, de una funda semirígida con una superficie de textura de antelina en un bonito color tabaco, junto con el típico pañuelo suave para limpiar las lentes.

Ya os contaré por Instagram mis impresiones cuando las pruebe próximamente en la nieve. Así que si no me sigues ya sabes que tienes que hacerlo para estar al tanto de todo. Allí también colgaré un reels.

Si queréis saber más sobre Vallon sólo tenéis que seguir este enlace: vallon.store

¡ Espero que os haya gustado la review ! Cualquier duda o consulta podéis dejarla en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *