Conociendo a Javier Sobrino a través de Söktas.

Como ya hiciéramos el año pasado, gracias a una colaboración con la firma turca de tejidos Söktas, iremos conociendo nuevos profesionales y establecimientos en SinAbrochar. O mejor dicho, iremos conociendo mejor a Söktas a través de estos descubrimientos.

Dudo que alguno de vosotros no conozca aún a esta firma de tejidos camiseros, pero si es así os recomiendo que echéis un vistazo a este artículo a través del cual pudimos descubrir algunos de los secretos del éxito de esta casa.

Cualquiera que haya estado por Sevilla y sea aficionado a la moda clásica masculina, ha oído hablar de Javier Sobrino. Tienda y camisería que durante 30 años ha estado ubicada en el número 25 de la calle Rioja. Andar con Javier por la calle es sufrir un constante vaivén de saludos y cariñosos aspavientos. Sin duda alguna esto sólo lo puede conseguir alguien que, como él, ama y disfruta este sector.

La pasada semana me armé de valor y a pesar del fuerte calor que azota Sevilla durante todo el Verano, decidí visitar el nuevo establecimiento sito en la calle Méndez Núñez, muy próximo a su antigua localización pero en una estratégica esquina de la que Javier Sobrino ha sabido sacar el máximo partido. Revestido por completo de nobles materiales como la madera y la piel, ya nos da una pista del cuidado y detalle que este empresario Sevillano y todo su equipo ponen en todo lo que hacen. Se trata de un espacio con un marcado estilo castizo y tradicional en el que conviven prendas, complementos y accesorios clásicos, pero renovados.

Si algo destaca en Javier Sobrino es su servicio de Camisería a Medida, que es, como ya avanzaba al comienzo, lo que me había traído hasta él.

Un completo servicio que incluye desde camisas de acabado industrial o a máquina, pasando por el proceso más artesanal y elaborado. Cuentan con taller propio, ya que de otra manera sería imposible poder llegar a realizar encargos de camisería en poco más de 24-48 horas, si la situación y el cliente lo requieren.

Javier, en las distancias cortas, inicialmente puede parecernos una persona fría y demasiado ocupada para nosotros, pero en cuanto se centra encontramos a un tipo afable y cercano, y en poco tiempo allí descubrimos que lo da todo por sus clientes.

Pero quería descubrir más sobre ellos y la mejor manera era hacerlo a través de un encargo, en este caso de camisería. Para ello dispusimos de los catálogos de Söktas dispuesto, entre ambos, a elegir una referencia fresca y agradable para una camisa de verano.

El tejido finalmente escogido pertenece a la serie Bridge fabricado con lo que Söktas ha llamado como Meander 71, un algodón Egipcio Giza que cultivan ellos mismo en la población turca de Söke, en la provincia de Aydin, próximo a la gran ciudad de Esmirna. Famoso por su tecto sedoso y a pesar de ello capaz de producir un hilo con una finura y resistencia sin igual.

La referencia concreta elegida es F75332/02, un tejido de rayas separadas azul claro sobre fondo blanco.

Coincidimos, tanto Javier como yo, en que era un tejido perfecto para una camisa veraniega que poder vestir tanto de manera formal como informal. Con ese tacto suave y agradable que caracteriza a los tejidos de esta firma, que no se nota tanto en la pequeña muestra pero una vez que probamos la camisa hecha nos enamora y deja atrás cualquier comparación con otros tejidos de precio similares o incluso superiores. Y no exagero cuando os digo esto, si no me creéis sólo tenéis que probarlo por vosotros mismos.

Una vez elegido el tejido, pasamos a seleccionar los detalles de la camisa, que será sencilla y versátil. Lo primero que nos muestra Javier para elegir es el cuello, y para ello nos enseña el amplio muestrario con infinidad de matices y variantes.

Mientras hablamos, Javier atento toma nota de todos los detalles que vamos concluyendo. Me sugiere y asesora en base a la experiencia que le abala, y esto se agradece.

Definidos los detalles principales de la camisa, que en esta ocasión sólo fueron cuello y puños, ya que le hice saber a Javier que prefería que me hiciese la camisa que prefiriese en cuanto al resto de detalles para de esta forma mostrar su verdadero trabajo, sin demasiadas acotaciones. Pasamos a la zona del probador para la toma de medidas.

Como suele ser habitual, Javier me pide que desabroche y abra el cuello de la camisa que porto -de ahí la abertura del mismo en las siguientes imágenes- y procede a tomar las medidas típicas de pecho, cintura, cadera, hombros, brazos…

Y con esto es todo respecto al encargo, quedando a expensas de que me avisen cuando esté la camisa hecha para probarla. Mientras tanto, Javier aprovechó para mostrarme un poco más la tienda y la zona de sastrería y hablarme de algunos de los servicios que ofrecían, como la confección de chalecos y cazadoras de piel a medida, con unos precios que me parecieron realmente interesantes. O también el servicio de chalecos de sport a medida en todo tipo de tejidos y configuraciones, algo que personalmente llevaba tiempo buscando.

Muy interesante también poder echar un vistazo a todos esos paños que tenían en stock para sastrería, con más de una referencia de esas que dan ganas encargar a toda costa.

Y es que hay algo que Javier Sobrino ha sabido hacer muy bien, y es crear un sello propio, una identidad personal y profesional no sólo en sus prendas de confección, accesorios y demás productos, sino en todo lo que le rodea, en sus prendas a medida, en cada detalle, etiqueta o esquina de su tienda. Y esto es muy importante y no todo el mundo sabe hacerlo, y no importa que lleven 5, 10 o 30 años en el sector, si no eres capaz de crear un sello propio no estás haciendo bien las cosas.

Y esto es todo por hoy, en cuanto vuelva a visitarles para la prueba de la camisa volveré con otro capítulo de este reportaje, para seguir descubriendo, de la mano de Söktas, nuevos establecimientos interesantes.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario