Rebajas: Concepto, Reflexiones y Consejos.

Estamos a punto de comenzar la época de Rebajas en España, aunque la gran mayoría de países tras el período navideño suelen gozar de este fenómeno.
Comenzaré diciendo que, en general, este concepto de venta me gusta cada vez menos. Sobre todo en épocas de crisis como la que aún vivimos, porque son muchos, tanto tiendas/marcas como consumidores y usuarios los que van ya preparados para las Rebajas. Es decir, mucho consumidores esperan ansiosos a este período para poder ajustar el presupuesto a sus compras y otras muchas empresas son las que, pretendiendo ir por delante, ajustan sus precios de temporada de cara a que en Rebajas dejen el mayor rédito posible.
Concepto…
Por Rebaja se entiende todo aquel descuento sobre el precio inicial de un producto en un contexto o período determinado. Ahora bien, el término Rebajas hace también alusión al período de tiempo durante el cual las tiendas ofrecen descuentos a sus clientes en teoría por cambio de temporada.
Inicialmente el sentido de este fenómeno tiene su origen en el destocaje de productos excedentes de cara al cambio de temporada para evitar tener que almacenarlos y para recuperar la inversión aportada en dicha colección que ya suele ir de paso.
Esto parece lógico, pero en cuanto un par de factores se modifican en pro del beneficio de algunas de las partes el proceso -sus beneficios y ventajas- comienzan a distorsionarse.

En los últimos años, la industria de la moda ha vivido subida en la cresta de la ola del capitalismo y consumismo. Esto ha hecho que las producciones cada vez fuesen mayores, el ansia por recortar costes y aumentar beneficios creciese y los países de fabricación cada vez más dispares y lejanos. Todo con el objetivo de vender cada vez más y con mayores beneficios.
La proliferación del fenómeno Outlet y la lucha indiscriminada por las ventas -sobre todo en plena crisis- ha agudizado aún más el ingenio de los grandes (y pequeños) empresarios textiles. Esto ha hecho que se especulase con el producto alterando su precio y calidades, creando falsa competencia y sobre todo haciendo un gran uso del milagroso marketing.
Con este artículo no pretendo hacer -solo- una crítica a este sector, pero si me gustaría que fuésemos conscientes de que son muchas las técnicas que se han usado hasta ahora dentro de esta industria y me parece interesante que sepamos luchar contra ellas.
Consejos…
Alterando un poco el orden establecido por el título, me gustaría aprovechar para daros una serie de consejos que, desde mi punto de vista, veo imprescindibles a la hora de hacer frente a las Rebajas.
1. El aspecto que considero más importante es que las Rebajas en NINGÚN caso deben hacernos comprar más de lo previsto.
Uno debe comprar la ropa que necesita (según sus gustos, pretensiones y poder adquisitivo) pero debemos dejar las compras compulsivas a un lado y ser conscientes de lo que queremos comprar de verdad. 
Una lista, aunque sea mentalmente, siempre ayuda. Y fijarnos un presupuesto límite también es esencial.
2. Otro punto esencial es valorar el producto relacionando sus cualidades con su NUEVO precio, olvidándonos por completo de su precio anterior.
Con esto juegan muchas marcas y empresas. Comparar el Antes y el Después del precio nos condiciona y desorienta y por lo tanto debilita nuestro criterio comparativo.
3. Conocer lo que compramos parece obvio, pero es que realmente lo es. Es decir, debemos conocer el producto antes de su rebaja. Conocer su precio, saber si se ha vendido más o menos, si tiene algún aspecto extraño (fit, tejidos, calidades…), en definitiva saber lo que compramos y no tratar de descubrirlo con las prisas.
4. Estar preparados para la frustración. Lo más probable es que ese zapato que tanto querías pero que se te iba de precio durante la temporada no lo haya de tu talla. No cometas el error de pretender comprarte una talla menos por el simple hecho de estar rebajado, y luego tratar de compensar llevándolo al zapatero. No lo compres.
Arriesgarnos a no encontrar lo que queríamos es una de las cosas a las que nos ateníamos cuando decidimos esperarnos a las Rebajas. Esta es una de las razones por las que no creo demasiado en las rebajas. Si me gusta algo y me cuadra en precio lo compro. ¿Podré encontrarlo más barato en rebajas? Sí, pero también podré no encontrarlo…
5. Los mejores momentos para ir a las rebajas son justo al principio y justo al final. Es evidente que si somos de los primeros en llegar a las tiendas tendremos más probabilidades de llevarnos las prendas y tallas que necesitamos. Por ello, si puedes permitírtelo, madruga el primer día y elige el establecimiento que más te interese.
Cierto es que al final de las rebajas también puede resultar interesante, sobre todo si tienes una talla un poco fuera de la habitual ya que puedes encontrar restos aislados. Puede que sea de las pocas veces en las que te alegrarás de ser diferente!!
6. He querido dejar para el final uno de los más importantes… Compra sólo aquello que sepas que vas a usar la temporada que viene
Como hemos dicho antes las rebajas suelen darse casi al final de temporada por lo que el uso de esa prenda durante esa misma época será indudablemente menor que si la hubiéramos comprado a comienzos de la misma. De nada sirve comprar algo que sabemos que quizás el año que viene no usemos, bien por moda o por durabilidad.
Reflexiones…
Las Rebajas para muchos empresarios se han convertido en un modelo de negocio más así como en un reclamo de ventas, más que en una solución para los excedentes como parece ser que era en sus inicios. Esto ha llevado, en algunos casos, a una completa distorsión de precios y calidades.
Me gustan las empresas que NO hacen rebajas nunca, porque en la mayoría de los casos nos están demostrando dos cosas: 1) Que sus precios son los que son y que los consideran justos para sus productos. 2) Que no fabrican pensando en los excedentes y motivados por el volumen.
¿No sería mucho mejor un mundo en el que los precios fueran justos todo el año y no hubiese alteraciones de los mismos?
Quizás sueño con un mundo utópico, pero sólo los soñadores llegan lejos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio