MeisterSinger, la elegancia monoaguja.

Pangaea o Pangea es lo que la ciencia ha llama a ese gran supercontinente primitivo en forma de masa terrestre rodeada de agua, el origen de lo que conocemos hoy día como los cinco continentes.

Pero también es el nombre de uno de los modelos icónicos de la marca alemana de relojes MeisterSinger.

¿Tendrá que ver su nombre con el concepto de unión y el todo? ¿O simplemente es casualidad?

Y es que, al igual que el origen de la distribución de los continentes terrestres, el comienzo de la relojería también partió de un todo. Los primeros relojes solares contaban con una sola aguja que marcaba, con poca exactitud, los períodos formados por las horas de sol. Con posterioridad, los primeros instrumentos mecánicos de medición del tiempo también contaban con un único indicador horario.

Por aquel entonces no importaba tanto la exactitud horaria sino la mera posibilidad de medir el tiempo.

Hoy día muchos tenemos reloj en nuestra muñeca ya no sólo por una cuestión práctica sino más bien estética. En una era en la que estamos rodeados de dispositivos que nos facilitan constantemente la hora y todo tipo de información, podríamos perfectamente prescindir de este artilugio, pero, por suerte, no lo hacemos.

MeisterSinger ha querido mirar al pasado con sus diseños y devolvernos a esa época en la que no era tan importante la exactitud del segundo, sino tan sólo la importancia y sencillez de poder medir la hora. Sus relojes monoaguja simplifican y reducen a la mínima expresión ese concepto de milimétrica precisión al que nos ha acostumbrado la relojería en las últimas décadas.

Iguana Sell nos concede, una vez más y como ya viene siendo habitual, el placer de probar a fondo y al detalle este curioso instrumento relojero.

Con el Pangaea es tan sencillo como echar un rápido vistazo al dial de nuestro reloj y comprobar, con un sólo indicador, la hora en la que nos encontramos.

Cierto es que con este reloj no podremos saber si son las 10:30 o las 10:27. ¿Y qué? Esto no quita para que se trate de un reloj 100% fiable, ya que montan el probadísimo calibre 2892-A2 del fabricante suizo ETA, con 42 horas de reserva de marcha. Todo ello encerrado en una caja de acero de 40 mm de diámetro y baja altura que da como resultado un conjunto muy cómodo y ligero en muñeca.

Un reloj sencillo en diseño y prestaciones, pero que no renuncia a materiales como el zafiro tanto para el cristal frontal como el del fondo visto.

Su dial marcado por índices numéricos de dos cifras y subdivisiones de 5 min, sumado a su gran aguja con diseño de eje oculto dotan a este reloj de un extraordinario estilo instrumental y práctico. Su esfera Ivory (marfil) acentúa su carácter retro, sin embargo, su aguja azul oscuro lo devuelve a la modernidad.

MeisterSinger ha logrado con este reloj una perfecta simbiosis entre lo clásico y actual, nada fácil de conseguir.

En el siguiente enlace podréis obtener más información sobre este y otros relojes de MeisterSinger:

MeisterSinger Pangaea en Iguana Sell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio