La chaqueta Tweed de cuadros.

La chaqueta de cuadros confeccionada con tejido tipo tweed es todo un básico con grandes posibilidades que todo el mundo debería tener en el armario.
Las chaquetas de sport en tweed tienen su origen en la Inglaterra de finales de siglo XIX, y claramente relacionadas con el mundo cinegético. El tweed parecía el tejido perfecto para las actividades en el campo por su capacidad de abrigo y alta resistencia al roce, que tiene como consecuencia un tacto más áspero y seco. Algo que ha tratado de mitigarse con la incorporación de fibras de cashmere en algunos casos.
En Inglaterra este tipo de chaquetas pasaron del campo a la ciudad con una gran facilidad. Los hombres, en sus momentos más ociosos, comenzaron a vestirlas con pantalones de franela haciendo contraste. Surgen de esta forma las primeras combinaciones con chaqueta de sport en el atuendo masculino.
El número de opciones, tamaño de cuadros, formas, combinaciones y colores es infinito. Es raro que no haya una casa de tejidos que no cuente con un catálogo dedicado al tweed. Aunque es mundialmente conocido el sello Harris Tweed, exclusivo por confeccionar todos sus tejidos con la lana procedente del ganado de las Islas Hébridas, al oeste de Escocia.
En su origen, y como es lógico, se trataba de chaquetas más prácticas que estéticas. Contando con cinturones añadidos, fuelles y grandes bolsillos de parche y cartera. Todo para garantizar la comodidad y practicidad en las labores de caza y campo.
Los botones escogidos para este tipo de chaquetas suelen tener claras reminiscencias al propio mundo campestre, siendo los más habituales los modelos de asta o corozo.
Este concepto de chaqueta es tan recomendable como básico de armario por su increíble polivalencia. Podrás usarla con o sin corbata, con pantalones de vestir grises, verdes, azules, marrones o chinos varios. También podrás hacer combinaciones interesantes con vaqueros y zapatos de ante o cordovan. Sin duda, una de estas chaquetas en tonos tierra será una de las apuestas más seguras de nuestro armario.
En el mercado en marcas o establecimientos más clásicos solemos encontrarlas con facilidad. En todo tipo de precios y calidades, con hechuras más entalladas o más clásicas. No obstante, al ser una prenda tan atemporal y con tanto uso quizás merezca la pena plantearse encargarla a medida, ya sea Made To Measure o Artesanal, pero de esta forma nos haremos con una pieza única durante un buen puñado de años.
Yo he terminado por decantarme por la opción más artesanal y pronto podréis ver los primeros avances de este encargo, que como siempre buscaremos que tenga un toque especial.
¡Seguimos con el Miércoles!




Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio