IWC, relojes para todos.

A diferencia de la mujer, que disfruta prácticamente desde la niñez de joyas y abalorios, el hombre generalmente posee un solo objeto de deseo. El Reloj.
Un reloj nos puede decir mucho de quien lo porta. Puede identificarnos con determinado estatus social, puede enfatizar nuestro carácter deportivo, o incluso puede dar pistas sobre nuestra profesión.
Existe un día para muchos hombres en los que, generalmente ligado a un acontecimiento emotivo, deciden hacerse con su primer reloj de VERDAD.
Nuestra graduación universitaria, nuestro primer trabajo serio, el día de nuestra boda o incluso nuestro 18º cumpleaños. Cualquier momento señalado de nuestra vida es bueno para recordarlo llevándolo en la muñeca.
En la industria de la relojería tenemos la suerte de encontrar un amplio catálogo de relojes de todo tipo de diseños, gamas y precios. Solo tenemos que hacernos con el nuestro.
Si lo que realmente buscamos en un reloj es que perdure en el tiempo en nuestras vidas, debemos buscar no solo materiales lo más durables posible, sino también un diseño intemporal y neutro capaz de lidiar con las inevitables modas.
En el mercado contamos con varias firmas de prestigio que cumplen estos requisitos, dos de las más conocidas son Rolex y Omega.

Pero hay vida más allá de estos dos pilares!! y si bien en algunos casos nos encontramos con marcas de relojes-joya quizás demasiados sobre-valorados, en algunos otros casos nos encontramos con verdaderas máquinas del tiempo.

El caso de IWC es uno de estos últimos. International Watch Company es una casa fundada en 1868 en Suiza por el ingeniero y relojero norteamericano Florentine Ariosto Jones.


La gran baza de esta firma es su amplio y polifacético catálogo a lo largo de su historia, con relojes extremadamente formales como el Portugués Automático o el Portofino de cuerda manual.

 

 

 

Y relojes muy deportivos y de corte profesional como cualquiera de la serie Aquatimer.

Pasando por relojes muy polivalentes como los Mark XVI o el reloj de Aviador Crono Automático, más conocido como 3717.

Además en IWC cuentan con grandes Ediciones Especiales:

Reloj de Aviador UTC Edición Antoine de Saint Exupéry, en nombre del autor del conocido relato de «El Principito», quien también fuera piloto de las fuerzas aéreas y reportero.

Reloj de Aviador Doble Cronógrafo Edición Top Gun, en conmemoración a la brigada de pilotos de la United States Navy Fighter Weapon School.

Aquatimer Cronógrafo Cousteau Diver, que en su tapa trasera homenajea al famoso oceanógrafo Jacques-Yves Cousteau con una ilustración del legendario Calypso.

Y por último, otra de las grandes colaboraciones es la Edición Limitada AMG, reinterpretación de la colección Ingeniuer, en colaboración con el conocido preparador de coches Mercedes.

Hay algunas Ediciones Especiales más en los catálogos de IWC, todas ellas dignas de mención, pero que con un poco de investigación y curiosidad cualquiera de vosotros podrá descubrir googleando un rato.

Creo que con esto ya conocemos un poco más a uno de los grandes de la relojería contemporánea y pasada.

Espero que os haya gustado!


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio