Grandes perfumistas (I): Alberto Morillas

«De todos los misterios del universo, ninguno más profundo que el de la creación.»

De esta forma empezaba «El misterio de la creación artística», la famosa conferencia que Stefan Zweig dio en Buenos Aires en el 1940. Haciendo un recorrido sobre la forma con que grandes artistas como Beethoven, Goethe, Lope de Vega, Van Gogh o Flaubert (entre muchos otros) enfocaban la composición de sus obras, Zweig reflexiona sobre la naturaleza de la creación artística y captura, con exquisita belleza, los distintos meandros por los que se puede llegar a la creación de una obra de arte, ya sea de naturaleza musical, literaria, pictórica…

…siguiendo el mismo hilo, y subsumiendo a la perfumería dentro del archipiélago de modalidades artísticas, quiero centrarme aquí en los perfumistas. Como puede resultar controvertido darle a la perfumería un «estatus ontológico» similar al de otras artes, queda pendiente para más adelante un artículo en el que me explaye sobre la alta perfumería y el arte. Por el momento, inicio con esta entrada lo que será una serie de monográficos a vista de pájaro sobre los mejores perfumistas del mundo, conociendo las personalidades que están detrás de fragancias clásicas.

La elección sobre qué perfumista debía encabezar esta serie de artículos se antojó sencilla. Si bien hay muchos perfumistas de renombre entre los que elegir, pocos son aquellos a quienes se considera maestros. Dentro de esta categoría se encuentra indudablemente Alberto Morillas, perfumista español, autodidacta confeso y considerado por muchos el mejor perfumista del mundo.

Introducción biográfica

Alberto Morillas nació en Morón de la frontera (Sevilla) en el 1950, aunque se afincó en Suiza a edades tempranas. Estudió diseño y publicidad, pero a los 20 años le sedujo la creación de perfumes, y entró a trabajar en Firmenich como «perfumista junior». A los 38 años fue nombrado «maestro perfumista».

Hoy día es un referente mundial en perfumería. Se pueden encontrar vídeos en los que firmas como Giorgio Armani o Bvlgari presumen de contar con él detrás de sus composiciones (Acqua di Giò EDT, Acqua di Giò Profumo, Bvlgari Goldea, Bvlgari Man Extreme), y los premios que acumula incluyen el «Prix Francois Coty» y el «Perfumer of the Year Lifetime Achievement».

¿Cuál es su obra? Creaciones destacadas

Caveat lector: Como ya he comentado antes, voy a huir aquí de toda pretensión de exhaustividad. Hacer una retrospectiva total de su trabajo, una recopilación enciclopédica de todas sus creaciones, aglomerando fechas y datos no sólo sería poco práctico (su producción comprende más de 300 perfumes) sino que devaluaría la esencia de lo que pretendo con estas líneas, que es acercarnos a su obra y quedarnos con ganas de saber más.

Quien quiera consultar su obra completa, echad un vistazo a la lista de fragrantica.

Me centraré en destacar las que considero que son sus cinco obras más icónicas (con la excepción de la última, que acaba de ser lanzada):

ck-one

CK One, de Calvin Klein

El superventas por excelencia. La creación que más orgullo le da, y uno de los perfumes más conocidos del mundo. La combinación cítrica – aromática que fue ampliamente imitada, la «colonia fresca» por excelencia. Alberto Morillas está detrás de su composición.

adg

Acqua di Giò, de Giorgio Armani

¿Qué decir de la fragancia que revolucionó la perfumería masculina en 1996? Hay un antes y un después de de Acqua di Giò, al que se le suman los flankers Acqua di Giò Essenza Acqua di Giò Profumo, ambos, cómo no, obra de Morillas.

tmc

Thierry Mugler Cologne, de Thierry Mugler

Este es para mí, junto con Prada Infusion d’Homme, el mejor perfume con olor a jabón, a «limpio». Otro clásico.

m7

M7, de Yves Saint Laurent

Ya he mencionado M7 en artículos anteriores y, aunque se dejó de producir hace años, merecerá la pena que en un futuro le dedique una reseña. Es un clásico, uno de los perfumes por los que más dinero se ha pagado una vez se supo que ya no estaba en producción, una obra maestra. Uno de los perfumes más masculinos, sensuales y oscuros que se hayan lanzado jamás. Lo más parecido que hay actualmente es Oud Absolu, de YSL.

Alberto Morillas no sólo sabe hacer composiciones «fresquitas», como se ve.

nd-39466

Salvatore Ferragamo Uomo, de Salvatore Ferragamo

¿Por qué incluyo en esta lista un perfume que se ha lanzado hace apenas un par de meses? Por dos razones: la primera, que es delicioso (huele a tiramisú), y la segunda, que es un cambio de registro de la línea en la que se acostumbra a mover Alberto Morillas. Esta creación, diseñada junto con Aurelien Guichard (creador de muchísimas fragrancias de Robert Piguet), demuestra la versatilidad de su portafolio. Este perfume está en la lista de reseñas pendientes…

Por ahora, sirva esta pequeña introducción al maestro y su obra para estimular las ganas de investigar más y probar composiciones suyas. Alberto Morillas es uno de los creadores españoles más reconocidos y merece un estudio más en profundidad de sus obras, del ADN que le hace reconocible aún y trabajando con diferentes estilos según las casas con las que colabora. En un futuro no descarto hacer un artículo más en profundidad, pero por ahora sirva este para abrir boca.

¡Hasta la semana que viene!

– Aitor


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio