Aeromatic 1912 – A1143, todo un Flieger.

Todavía me acuerdo de cuando este reloj estaba en mi colección. Era tan polivalente y combinable!

Y hablo en pasado, porque desgraciadamente este reloj hace ya algunos años que no está conmigo. Llegó a mi en un arrebato de compra impulsiva a través de eBay, por un ridículo precio de 80EUR. Estuvo conmigo al menos 2 años, y era de mis favoritos.

Pero cometí el error de, haciendo caja para otro capricho relojero, dejarlo escapar al mejor postor.

Todavía me arrepiento de aquella decisión y a continuación os cuento por qué:

Aeromatic 1912 es una marca alemana, que fabrica sus relojes en algún país oriental, y como su nombre indica éstos están relacionados en mayor o menor medida al mundo de la aviación.

Indudablemente, por mucho que quisiera intentarlo esta firma no trata de competir con Breitling o IWC en la cúspide de los relojes profesionales de aviación. Aunque tampoco creo que sea su objetivo.

Se puede decir que Aeromatic usa el mundo de la aeronáutica como inspiración para el diseño de sus relojes. Y en la mayoría de los casos consigue enormes fliegers de coronas tipo cebolleta, con alardes de seguridad poco ortodoxos. Pero el A1143 es distinto a todos los demás.

Este reloj tiene un diseño sencillo y elegante. El acero tiene un acabado sandblasted o cómo se le puede denominar por estos lares como chorreado de arena. Acabado proveniente de ámbitos más industriales, que presenta ese característico grano fino y tacto sedoso, totalmente distinto al acabado cepillado, satinado o pulido. Pero precioso.

Es un acabado muy usado en relojes con cajas de titanio, como es el caso del IWC Ingenieur. Pero a veces se aplica, con gran acierto, también a cajas de acero.

Sin duda este es uno de los detalles más bonitos de este reloj, pero no se queda atrás la magnífica combinación del negro mate de la esfera.

La esfera es otro punto fuerte de este modelo. Sin demasiados alardes técnicos, nos encontramos con dos aros concéntricos, en uno de los cuales apreciamos los minutos. Y en el más interno nos encontramos con las horas. Además, una sencilla flecha en forma de triángulo nos marca las doce.

Siguiendo con la simplicidad del modelo, el pequeño pero eficaz fechador está situado a las tres.

Las agujas tienen un marcado estilo de aviador, en forma de romboides alargados y rellenos de material luminiscente. Aunque este modelo no entrará en la lista de los mejor iluminados en la noche, por la poca calidad de éste.

Otro elemento que adquiere cierto protagonismo es la corona, en la que encontramos de nuevo detalles muy peculiares en los relojes de aviación. Me refiero a su mayor tamaño y con superficie estriada, que facilitan su manipulación incluso portando guantes en nuestras manos.

Este Aeromatic no pasará a la historia por tener el mejor calibre en su interior, pues porta uno sencillo, atomático de 22 rubíes, que puede ser apreciado por la ventana acristalada de su fondo visto. Desde el que nos encontraremos un volante quizás demasiado sencillo y sin ningún tipo de decoración, al igual que ocurre en las pletinas. Una vez más adolece de florituras en su diseño.

Eso sí, en mi experiencia, era un reloj perfectamente puntual y sin una desviación reseñable en su marcha.

En definitiva nos encontramos con un sencillo reloj a muy buen precio (hoy ronda los 100EUR), del que se me ha olvidado decir que porta cristal de zafiro delantero, lo que nos garantizará una mejor vida de este con el paso del tiempo.

Podrá ser nuestro compañero perfecto para cualquier atuendo de ocio.

Yo me voy a hacer pronto de nuevo con él. ¿Te apuntas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 comentarios en “Aeromatic 1912 – A1143, todo un Flieger.”

  1. Gracias Antonio!

    Llevo retrasando el artículo de las slippers algunas semanas porque no encuentro la inspiración necesaria para darle el enfoque exacto que quiero.

    Ya que las slippers que tengo no son exactamente las que puedes encontrar en tiendas como Bow Tie..

    Para darte una pista, éstas vuelven a sus verdaderos orígenes, sin pretender salir de casa..

    Saludos.
    Salva

Scroll al inicio