6 Situaciones en las que necesitarás ayuda…

A veces, en ese afán por ser autosuficientes y siguiendo esa línea competitiva en el que nos han sumido desde pequeños, pretendemos afrontar situaciones de manera autónoma y libre. Y estamos en nuestro derecho, claro que sí. Pero en ocasiones puede ser tal la energía, tiempo, y dedicación que realmente no nos compense si terminamos valorándolo.

Aún así muchos lo intentan, y se dan de bruces con la realidad de descubrir que hay ciertas cosas para las que no importa reconocer que no estamos preparados.

Probablemente cualquiera, si se empeña y dedica tiempo, averiguará cómo arreglar ese electrodoméstico que te da problemas en casa. Sin embargo… ¿Merece la pena invertir todo ese tiempo? ¿Asumir el riesgo de estropearlo definitivamente por desconocimiento? Pues esto se podría trasladar a un sinfín de situaciones y sectores.

El estilo y vestir masculino no se aleja mucho de esto. Hay quien dedica tiempo y ganas a aprender y cultivarse sobre zapatos, protocolo, sastrería… por pura afición y pasión a estas lides, y quién no tiene tiempo, paciencia o habilidad para desarrollar por sí mismo soltura en este desempeño. Por ello puede ser interesante contar con ayuda para determinadas situaciones en las que nos veamos sobrepasados quizás por la urgencia o total desconocimiento de la materia.

Hoy he querido compartir con vosotros algunas de las situaciones más habituales entre la gente que suele contactarme.

1. ¡Te casas!

No suele casarse uno a menudo por lo que es normal estar un poco perdido ante esta situación novedosa. Además, los plazos que se suelen manejar en la mayoría de ocasiones parecen amplísimos y luego nos damos cuenta de que son tantísimos detalles los que se tienen en cuenta en general que podemos sentirnos abrumados en determinadas fases del proceso, pues requiere verlo con una anticipación y perspectiva poco habituales en nuestro día a día.

La gente cree que ese día, al ser especial, debe ir en la línea de ese momento y puede dejarse llevar por consejos o inspiraciones poco recomendables, perdiendo el foco inicial. Por eso es interesante contar con ayuda.

2. Evento importante.

Sucede en la vida otro momento poco habitual en nuestra rutina y de repente tampoco sabemos cómo vestirnos para la ocasión, que complementos llevar, en qué detalle fijarnos, cómo actuar. Es normal, todos los días no nos graduamos, o no recibimos un premio o galardón, o celebramos nuestro nuevo nombramiento entre cientos de personas.

Es un momento lo suficientemente importante y en el que, de una forma u otra, seremos protagonistas aunque sea por unos instantes, y merece la pena contar con alguien que nos guíe en el proceso de preparación.

3. Variación de peso.

A veces nuestro cuerpo varía porque hemos modificado nuestras rutinas, bien sea porque hemos perdido peso, nos hemos puesto en forma, o hemos ganado algunos kilos en la báscula. Pero lo cierto es que esto puede trastocarnos por completo el armario. De repente nada de nuestra ropa nos sirve, sentimos que tenemos todo tipo de tallas, se nos complica el elegir looks, ya no sabemos qué es lo que más nos favorece con nuestro nuevo peso… Tranquilos, es normal, y sé bien de lo que hablo. Y en este tipo de situaciones que alguien pueda ayudarnos a organizar las futuras compras, tomar decisiones de arreglos, y en definitiva asesorarnos ante un momento controvertido puede marcar la diferencia para evitar tirar el dinero, perder el tiempo o acumular más ropa sin control.

4. Cambias de trabajo.

Esta suele ser últimamente una de las razones más comunes entre los que me escriben por instagram o email.

Desde el primer trabajo serio tras nuestra formación, la consecución de nuevos puestos, ascensos, cambios de empresa y demás será más habitual en el transcurso de nuestra vida laboral. Y lo normal es que cada empresa o puesto tenga ciertos matices diferenciadores con respecto al anterior, y es perfectamente normal que ante estas situaciones tampoco sepamos cómo enfocarlas. Y qué importante es hoy día la imagen. Y no hablamos de saber ir trajeado a una consultora. Sino saber adaptar nuestra vestimenta a momentos que sucederán, de una forma u otra, en nuestro entorno profesional.

Desde cómo afrontar el teletrabajo, a reuniones híbridas en oficina y streaming, pasando por saber adaptarnos a una mayor informalidad cuando venimos del traje o viceversa. La figura de alguien que nos asesore puede ser una ayuda y un punto diferenciador en un entorno profesional cada vez más competitivo.

5. Cambio de Estilo.

Pasan los años y probablemente hemos ido transitando por diferentes estilos en busca de aquel con el que nos encontramos más a gusto. Con forme vamos madurando en edad pueden ocurrir dos cosas, que vayamos sintiendo que poco a poco definimos cada vez más nuestro estilo y nos sentimos cada vez más cómodos con lo que llevamos, o todo lo contrario, que nos sintamos cada vez más perdidos, poco a gustos con nuestra forma de vestir y totalmente descolocados respecto a nuestro entorno.

Es normal, pasar de los 20 a los 30 se van notando, y de los 30 a los 40 pueden pasar muchas cosas -que nos casemos, tengamos hijos, separemos, nos mudemos, despeguemos profesionalmente, nos arruinemos…- y que en ese proceso nuestra imagen, que no es más que un reflejo de cómo nos sentimos y qué queremos transmitir, varíe bien de nuestra propia mano o fruto del descontrol absoluto.

Tomemos la iniciativa de cuidar nuestra imagen para que proyecte exactamente lo que pretendemos y vaya acorde con nuestra forma de ser. Y para ello contar con ayuda puede ser imprescindible.

6. Porque te apetece.

A veces no sabes por qué pero necesitas cambiar. En la línea con el punto anterior, en ocasiones sentimos que necesitamos un cambio aunque no sepamos realmente la razón que lo motiva, pero nos apetece probar algo diferente, sentirnos distintos, retarnos a nosotros mismos y quizás comprobar hasta dónde somos capaces de llegar.

Nos apetece cuidarnos y mimarnos y sentir que lo que proyectamos es exactamente lo que somos.

Para todos estos casos y muchos más, como os decía, puede ser muy interesante el contar con alguien que nos guíe, asesore y nos aporte un punto de vista diferente. Alguien que nos brinde su tiempo y conocimiento para ayudarnos a resolver esas situaciones de la mejor manera posible, y creo que el nuevo servicio de Asesoría Online que he desarrollado puede ayudaros a esto de manera fácil, ágil y cómoda. Adaptándose además mucho mejor a los requerimientos de cada caso y resultando además más accesible y sencillo para todos. Desde para aquel que quiere resolver pequeñas dudas, hasta para el que necesita de un asesoramiento semanal y personalizado.

Contamos con tres formas de acceder a estos servicios, a través de sesiones de videollamada o teléfono, de 30 ó 50 minutos, o con un Bono de 4 sesiones de 50 minutos. Tú eliges lo que mejor se adapte a ti.

 

 

Gracias por haber leído hasta aquí, estaré encantado de leer tus comentarios abajo.


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio