Zero Defects, la perfección hecha ropa interior.

Me habréis visto decir en multitud de ocasiones que “lo perfecto es enemigo de lo bueno“. Y no puedo estar más de acuerdo con Voltaire, pero cierto es que a veces descubrimos que lo bueno puede ser casi perfecto.

Zero Defects con su línea de ropa interior para hombre se acerca mucho a esa perfección que buscamos todos en este tipo de prendas.

Pero… ¿Qué buscamos exactamente?

Para mí, si tuviera que elegir una cualidad imprescindible para mi ropa interior sería, sin lugar a dudas, la comodidad. Y al igual que ocurre en sastrería, el confort en este tipo de prendas reside en dos variables esenciales: El corte y el tejido.

En el corte podríamos englobar desde el patrón hasta los detalles de confección, y nada más ver uno de los calzoncillos de Zero Defects te das cuenta que cuidan hasta el más mínimo detalle. Y es que llevar desde 1920 haciendo esto lógicamente les da un bagaje y experiencia en el sector con la que pocas firmas similares cuentan en el mundo.

Desde el primer momento en el que conocí esta firma me gustó la sobriedad de su colección, porque denota ya no sólo la elegancia de sus diseños sino que claramente están volcados en detalles más allá de los visuales, que es siempre lo fácil y sencillo para una marca de ropa. A poco que ojeemos la colección de ZD descubrimos que el siguiente factor esencial del que hablábamos lo tienen muy presente: El tejido.

Algodón Egipcio, Hilo de Escocia, Algodón Giza de 100/2 cabos, Hilo de Soja, o el MicroModal componen sus colecciones, y realmente parece que estemos hablando de alta camisería y no de ropa interior. Y esto se nota, claro que se nota. con sólo tocar estas prendas ya sabes que su comodidad y tacto van a ser extraordinarios. Lo cierto es que una vez puestos te olvidas totalmente de que los llevas, y creo que esta es la esencia de toda ropa interior.

Antes hablaba de su diseño sencillo y volvemos a ello porque lejos de ser, al menos para mí, un handicap lo considero toda una ventaja. Y es que creo que uno debe ser elegante por fuera y por dentro. Y sin duda alguna llevar una ropa interior que en cualquier ocasión e independientemente de cualquier vestimenta resulte combinable, elegante y adecuada me parece imprescindible.

Por ello esos colores neutros, sobrios y discretos me parecen perfectos. Alguna variante con estampado de rayas en contraste con detalles y refuerzos en color liso me parece una elección por parte de su diseñador extraordinaria.

Pero la cosa no queda ahí, ya que además de contar con una amplia variedad de calzoncillos tipo Slips, Boxers, Shortys y tipo Ciclista, disponen de camisetas e incluso pijamas. Pero lo que llamó también mi atención fue su colección de calcetines de diferente composición, entre ellas, Hilo de Escocia, Lana y Soja. Sin duda una opción muy interesante para aquellos que como yo, no suelan encontrar calcetines altos de calidad a un precio acorde a su calidad (también los tienen bajos).

Una vez más nos encontramos con una variedad en tonalidades sobria, pero esencial y práctica. Aquella que todos solemos usar y necesitamos en nuestro armario. Yo en concreto pedí estos en azul (Soja) y burdeos (Hilo de Escocia) que me parecen básicos por el tipo de zapato que suelo usar y la combinación de mis prendas.

Su tacto es extraordinario con tan sólo un 6% de Elastano (imprescindible si queremos que recupere bien al hacer uso de ello) y un 14% de Poliamida, otro componente esencial para que resistan el uso y paso del tiempo, pero con un 80% de Algodón en el caso del Hilo de Escocia y un 48% de Soja y 32% de Algodón en el modelo de Soja.

Sin duda, haber descubierto a esta empresa afincada en Mataró (Barcelona) es toda una alegría porque si durante estos casi 100 años lo han estado haciendo bien, seguro que en los próximos cien lo harán aún mejor.

No dejéis de visitar su web para conocer más detalles sobre su colección y variedad:

www.zdzerodefects.com