Saab, ¿Lo perfecto es enemigo de lo bueno?

Muchos conoceréis la marca de coches Saab nacida en una pequeña localidad sueca llamada Trollhättan, y probablemente para muchos fue una marca que no destacó en nada, cuando lo cierto es que resultó ser todo lo contrario. Se trata de una marca vanguardista en muchos sentidos y obsesionada con hacer las cosas lo mejor posible, a pesar de que ello supusiera mayor coste o tiempo. ¿Os suena eso?

Apple, Rolex, Levi´s son algunas de las firmas más conocidas del mundo porque en algún momento decidieron que la calidad iba a ser lo que les destacara respecto a su competencia, rompieron con lo establecido pero sobre todo supieron hacer gala de ello en el proceso.

¿Qué pasó con Saab?

Seguro que no sabías que Saab fue la primera marca de coches en instalar de serie los cinturones de seguridad -antes de que se hiciera obligatorio-, ni que instauró el primer circuito de frenos independientes que en caso de fallo impedía quedarnos sin frenos por completo, ni tampoco sabrías que inventó el lavafaros, ni los paragolpes autorregenerables, y los asientos calefactables, ni la protección contra impactos laterales. Es probable que tampoco supieras que aunque no inventaron el turbo, fue la primera marca en conseguir domesticarlos y aplicarlos con seguridad en coches de serie. También inventaron el filtro de aire de habitáculo, para mejorar el confort en el interior para personas alérgicas, y los retrovisores exteriores panorámicos, los reposacabezas activos, la distribución electrónica de la frenada y los asientos ventilados, entre otras muchas cosas. La mayoría de ellas habituales hoy día en nuestros vehículos, y en muchos casos atribuidas a otras marcas que supieron dar el marketing que Saab no ofrecía.

Innovación tras innovación Saab trató siempre de aprovechar su oportunidad para ofrecer vehículos más fiables, eficientes y seguros, en definitiva aportar un verdadero valor a la sociedad por encima de todo. Y eso debería ser de valorar, y mucho.

Por suerte o desgracia la compra de un coche sigue siendo un acto con un alto componente sentimental en la mayoría de casos. Recordemos que, tras la vivienda, el vehículo suele ser el objeto de mayor valor que poseemos. Pero además es aquel que nos transporta a diario, nos facilita la vida, y a algunos, nos saca una sonrisa al pisar el acelerador a fondo.

Lógicamente la decisión final de compra dependerá de mil factores, pero como muchos otros productos, la adquisición de un coche ha sido una herramienta más para, dentro de la sociedad, sentirnos parte de un grupo, representados por un estatus determinado y, en definitiva, identificados y etiquetados. A través de tu coche puedes ser un rebelde, padre de familia, hortera, millonario, elegante, discreto, lujoso… incluso inteligente, divertido, moderno, aventurero…

Cierto es que Saab jamás destiló la pasión desenfrenada de un Ferrari, ni la utilidad de un Ford, ni la elegancia de un Mercedes, tampoco probablemente las sensaciones de un BMW, ni lo absurdo de un Lamborghini, tampoco el lujo de un Rolls Royce. Sin embargo, se esforzaron por hacer las cosas bien, quizás como ese niño bueno que trata de sacar las mejores notas, ser participativo y perfecto, pero luego es incapaz de hablarle a la chica que le gusta hasta que un día despierta y es consciente de su potencial… Ya sabemos que en esta vida uno no sólo tiene que ser bueno, sino también parecerlo.

Y lo intentó. No sólo contaba con un prestigioso equipo de ingenieros, sino que también allá por el año 2000, ya bajo las alas del grupo General Motors, contó con Michael Mauer, diseñador alemán que venía de Mercedes formando parte de la creación de modelos como el ya icónico SLK, y que en 2004 acabaría en Porsche creando revoluciones como el Cayenne o el Panamera. Pero como suele ocurrir con ese niño bueno antes de despertar, a veces se topa con el listo de la clase que trata de aprovecharse de él, y eso ocurrió con General Motors que adquirió en 1989 el 50% de la compañía -y años más tarde el total-, y lo que parecía ser una oportunidad de lanzamiento, se acabó convirtiendo en un movimiento estratégico para sacar todo el conocimiento y experiencia de la marca. Cuando al fin parecía que la marca se actualizaba y comenzaba a integrarse dentro de la sociedad, la compañía era mal vendida y luego declarada en quiebra en 2011, acabando así con el legado, ilusión y esfuerzo de varias generaciones.

Con este artículo, y casi 10 años después, rindo homenaje a esta y todas las empresas que se esfuerzan cada día por aportar diferenciación, análisis y una sociedad mejor. Pero recuerda, hay que hacer de ello un proyecto rentable, sino acabará engullido por esta voraz sociedad, o aprovechado por otros más listos.

34 Comments

  • Jorge cruz dice:

    Creo que fue una gran empresa que hizo su automóvil muy buenos pero que no supo venderse al público yo tengo un SAAB 93 cabrioles y me funciona todo de maravilla para mi no tiene precio este coche un saludo gracias por todo

  • Antonio dice:

    Quien mato a Saab automivile ..no fue ni fiat ni GM, FUE la propia Saab aeronáutica , y su gobierno permitiendo que la marca se adulterada con otros fabricantesss, jod****

    La matriz de saab desarroya aeronaves de combate y tiene contratos millonarios en todo el mundo,tanto,que para ABASTECER la demanda ha abierto producción en dichos paises.
    ¿ y an tenido que cerrar la produccion de sus autos saab en suecia esperando haber quien se apadrina????… por falta de fondos y liquidez?
    Y ustedes crren que saab necesitan apadrinarse con fiat???? Y fiat para meterlo en su mercado tuvo que reducir la calidad del producto para competir.
    Es penoso.
    En mi opinion saab aeronáutica mando a tomar por cu*** a saab automivile,no le presto ni para liquidar las deudas.

    Ford incluyo su propios motores en toda la gama jaguar.
    Fiat incluyo sus propios componentes en saab.
    GM incluyo componentes de opel/GM. en saab

    • Hola.

      Supongo que el caso es mucho más profundo y oscuro de lo que parece. Y como suele ocurrir, ni todos los maloa son tan malos ni los buenos tan buenos…

      Está claro que gran parte de la culpa, como comento en el artículo, la tuvo Saab por no sber venderse a sus clientes. Porque en este mundo con tanta competitividad y oferta, ya no vale con crear calidad, sino que hay que saber venderla también.

      Saludos
      Salva

  • Jorge villalba dice:

    Tengo un saab 9.3 estoy encantado con ese porte que tiene ese coche buena maquina

  • Rubén Serra dice:

    Buenas tardes,
    estimado escritor, solo mencionar algo muy importante en estos momentos tan “ecologicos”. Ha quedado mencionar, que ya en el 2004, saab sacó al mercado el biopower, flexifuel a día de hoy. Como ahora lo anuncia ford( como novedad…)Un saludo y gracias por el artículo.
    PD: Me imagino que llenar el deposito a 0’60 cts. el litro, al estado no le debe de gustar…

    • Hola! Efectivamente, lo leí buscando información, y muchas cosas más, pero no quise centrarme demasiado en el tema técnico/motor y enfocarlo más en su trayectoria como empresa y concepto. Pero mil gracias por aportar este dato.

      Un saludo
      Salva

  • Vicente dice:

    Es un buen coche y estoy muy contento con el

  • Paul dice:

    Una pena……

  • Mihai Iordache dice:

    Soy propietario de, dos SAAB 93, UN BI turbo y un 2.2,que pena que no sigue sacando coches cimo estos, pero espero el Nuevs electrico, que sale de ceniza de Saab, y se convertira en un coche nuevo

  • Javier Rucabado dice:

    Te felicito por tu magnífico articulo. Sigo siendo un enamorado de la marca despues de 5 SAAB. Todos magnificos, robustos, seguros y con personalidad. Lástima que ya no habrá modelos nuevos… Por suerte los clásicos siempre estarán.

  • Jonathan dice:

    Cada dia se aprende algo nuevo, tengo un saab 93 vector de 180cv del 2009 y se que tiene algo especial.

  • German dice:

    Soy propietario de un Saab,, modelo 2006…cada día mejor con el…tiene algo…

  • Juan José dice:

    Muy buen artículo,una lastima lo de Saab.

  • Aitor dice:

    Una marca que fabricó buenos coches y la asesinaron

  • José Antonio Pérez dice:

    Como usuario de saab un9000 air flou 2 del 89 y ya 31 años conmigo morirá conmigo o en manos de algún pariente que sepa lo buenos que son estos vehículos nórdicos que la nueva civilización no ha sabido mantener para mi y muchos usuarios aún que conservamos estas joyas nos sirve de orgullo y satisfacción poder seguir disfrutando de algo que nunca se fabricará con tanta calidad y seguridad.

  • José María dice:

    Buenos días, yo tengo un Saab 93 del año 2005 y cada día me doy cuenta lo adelantado que estaba para su época, lastima que ya no lo fabriquen, para mí es el mejor coche que he tenido y tengo. La gente en general desconoce la trayectoria de esta marca que para mí si no hubiera desaparecido, estaríamos hablando de una marca puntera a nivel mundial. El artículo me ha encantado y emocionado al mismo tiempo, estoy orgulloso de tener un Saab. Gracias Salvador.

  • Jose dice:

    Tengo un Saab 9-3 Aero y solo puedo decir que ese coche es una maravilla.

    Bonito, robusto, fiable y un Turbo que encanta.

    Estoy enamorado de Saab, así hubiera seguido y yo con ella

    Felicidades por el artículo

  • Agramunt dice:

    Gracias por este artículo. Yo me he enamorado de todos los SAAB que he tenido.
    Hoy me queda un 9-5 Biopower 2.3t. 10 años y va perfecto.
    Lo he repintado íntegramente la semana pasada.
    En 10 años, solo 400€ de problemas inesperados (la casette de inyección) .

    Y como ya voy teniendo una edad, voy a pillar un 9-3 Cabrio Aero, ‘pa despeinarme’.

    En Barcelona he encontrado un taller llevado por ex-técnicos SAAB que saben mantenerlos.

  • Marcos dice:

    Tengo un Saab 93 2.0t aniversario del 2002 lo compré de segundamano hace 8 años y puedo decir con orgullo para la marca ,que después de tener otros coches de nivel y calidad como mercedes entre otros , el saab me ha descubierto emociones y sensaciones que no conocía hasta ahora en un vehículo , es muy largo de explicar pero disfruto de él hasta sentado dentro en parado. La calidad y el esfuerzo en la fabricación se notan por todas partes .Aunque la fábrica no exista el legado y espíritu perdura en los afortunados usuarios que los seguimos disfrutando . Mis felicitaciones por el reportaje.

  • Dave dice:

    Qué ilusión seguir encontrando artículos de esta pequeña gran marca. Gracias.
    Soy fan de los suecos desde que tengo uso de razón, desde pequeño me quedaba embobado con esas llantas de tres aspas del 900, el orgulloso anagrama de “turbo”, ese sonido ronco, los limpiafaros o esos espectaculares asientos…
    Hace años que hice realidad mis fantasías infantiles, hoy disfruto un 900 coupé T16S negro de 1991, y para el verano un 900 GM cabrio Turbo también negro.
    Siempre que los aparco me doy la vuelta para echarles una última mirada mientras me alejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *