Pure Malt, de Thierry Mugler. Whisky con caramelo de café

No resulta fácil decidir de qué manera dar inicio a la reseña de este perfume, por dónde enhebrar la aguja del análisis. Podría, por qué no, comenzar señalando que Pure Malt es un clásico de Thierry Mugler, creado en 2009, que se dejó de producir pocos años después y que llegó a alcanzar precios de reventa de más de 300EUR en eBay, siendo objeto de deseo de coleccionistas. Había un culto detrás de este perfume difícil de creer, una botella de Pure Malt era el equivalente de una botella de Chateau Petrus, por tomar prestado un paralelismo con el mundo del vino. Pure Malt había trascendido la categoría de perfume para pasar a la de “criatura mitológica”. Basenotes, Fragrantica y la comunidad de reviewers en Youtube formaban un círculo cerrado de catadores de perfumes donde se retroalimentaba la idea de que este era el mejor gourmand creado hasta la fecha.

Pocos años después, se reanudó la producción de Pure Malt, y actualmente sigue estando en producción, siendo este uno de los perfumes con más éxito de la casa y, para suerte de muchos, se pueden encontrar online los 100ml a un precio de entre 50 y 60EUR.

Pure Malt es un flanker (una composición derivada de otro perfume, conservando su ADN) del mítico A*Men original de Thierry Mugler, que en 1996 revolucionó la perfumería masculina al redefinir el concepto de gourmand (perfume dulce), y del que a la vez se derivó otro flanker llamado Pure Malt Creation, lanzado en el 2013 como una edición limitada, y que a día de hoy resulta más complicada de adquirir que Pure Malt. En esta reseña abordaremos las dos creaciones, centrándonos en el original Pure Malt.

Así pues, ¿qué hace tan especial a este perfume?

Breve ficha técnica

Pure Malt (y su hermana Pure Malt Creation) se sitúan dentro de la familia oriental amaderada, y yo añadiría que también dentro de los gourmand. Las características principales de esta fragancia son:

Olor muy dulce: La cursiva en el “muy” no es casual.

Olor masculino: Que hablemos de gourmand no debe llevarnos a pensar que es el típico olor dulzón de perfume adolescente o femenino. El olor a caramelo de café, a tofe, mezclado con las notas amaderadas, la malta y las notas frutales, decanta la balanza al lado masculino del espectro en cuanto al género al que va destinado.

En Pure Malt, las notas principales en la apertura son la malta y las notas frutales (yo identifico olor a bayas). A medida que se va desarrollando el perfume en la piel las notas frutales pasan a un segundo plano y el olor a caramelo de café va ganando protagonismo.

Pure Malt Creation es un 95% similar a Pure Malt, con la diferencia de que, al menos en mi nariz, el caramelo tiene una mayor prominencia desde el inicio.

El perfumista de ambas composiciones es Jacques Huclier, creador de otras maravillas de esa casa, como Pure Havane o el más reciente Ultra Zest.

Pure Malt y Pure Malt Creation se venden únicamente en envases de 100 ml, y no me hagáis hablar del formato en que se presenta este perfume porque, como en toda la gama de A*Men (y B*Men), digamos que podían haber invertido algo más en la presentación. El sprayer es soberanamente malo, hace falta apretar mucho para que el vaporizador expulse una mínima cantidad. El diseño de la estrella es la insignia de la línea y no me desagrada, pero no me gustan los diseños de perfumes en los que no puedes ver a simple vista cuánto líquido queda en el interior. Además, que el recipiente sea de plástico tampoco ayuda precisamente.

¿Cómo y cuándo llevar este perfume?

Pure Malt (a partir de ahora usaré esta denominación tanto para referirme a esta composición como a su flanker Pure Malt Creation) es un perfume para ocasiones casuales, para salir a tomar una cerveza, para salir de fiesta incluso, o simplemente para pasar un domingo por la tarde en posición horizontal sobre el sofá. Es un perfume informal. ¿Significa esto que no se debe llevar con traje? Desde luego que se puede, pero no sería la mejor opción. Tampoco sería una buena opción para el trabajo (pocos perfumes muy dulces lo son).

De la misma manera, al ser un perfume dulce, denso, lo descartaría totalmente para verano, y en primavera únicamente si es un día por debajo de 15º. Este es un perfume de otoño – invierno.

¿Qué clase de hombre se pondría Pure Malt?

Pure Malt, aun siendo un perfume muy dulce, tiene un perfil más maduro que la gran mayoría de gourmands. Cualquier hombre, de cualquier edad, puede llevar Pure Malt sin desentonar. A diferencia de otros gourmands como Rochas Man, donde yo pondría el límite en los 35-40 años, aquí el aroma a licor hace que la composición tenga una presencia más masculina y a la vez más refinada.

Si no te gustan los perfumes dulces, olvídate de Pure Malt. Como en Men in Black, haz que te flasheen la memoria para eliminar esta reseña de tus recuerdos y no mires atrás.

Este es un perfume para los amantes del dulce.

Perfumes parecidos

A*Men, el original. Y el parecido es únicamente en el secado, y no es sino una leve semejanza.

Pure Malt es un perfume único, no hay nada en el mercado que se le parezca.

Relación calidad / precio

Los 100 ml se sitúan sobre los 60 euros (e incluso levemente por debajo), lo que es un muy buen precio para la calidad que ofrece. Dentro de los perfumes de diseñador este sería un precio medio, que es el rango de precios en el que se suele mover Thierry Mugler.

Mi valoración

Olor: 4.25/5. Simplemente delicioso.

Longevidad: 3.5/5. Buena fijación entre 6 y 8 horas.

Proyección y sillage: 3.5/5. No es una bestia proyectando (como sí lo es el original A*Men), pero durante las primeras 2 horas proyecta decentemente.

Reacciones de los demás: 3/5. En mi experiencia, es un perfume que o enamora o tira para atrás. Podéis adivinar la reacción de todos aquellos a los que no les gusten los perfumes “muy dulces”. Ahora bien, como digo, si gusta, suele gustar mucho.

Valoración personal: 4/5. Otro must. Otro perfume que hay que probar. Si te gustan los perfumes dulces y tienes la ocasión de olerlo, lo vas a comprar. No hay ninguna duda al respecto.

En cuanto a perfumes dulces, no se pueden hacer las cosas mucho mejor que con Pure Malt. Este es un perfume que desde que salió se ganó la condición de clásico, y que demuestra una vez más que la perfumería es un arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *