Proceso de Americana a medida en Sastrería Serna. (Capítulo I)

No existe mejor forma de conocer los entresijos de la Sastrería Artesanal que vivirla de primera mano. Si bien esto es algo que ya pudimos conocer gracias a Sastrería El 91 (ver artículo) en su día, en esta ocasión descubriremos la forma de trabajar de Agustín García, perteneciente a la nueva generación de Sastres en España y que en los próximos años estoy seguro de que dará mucho que hablar.
 En Abril del pasado año conocimos en la Comunidad de SinAbrochar a Sastreria Serna (ver artículo), desde hace poco ubicada en la conocida calle madrileña de General Pardiñas, exactamente en el número 54.
El proyecto que hoy os anuncio, y del que descubriremos a continuación su base más conceptual, me tiene francamente ilusionado. Tras un año de gran aprendizaje y evolución, me encuentro con ganas de mostrar una sastrería española diferente, más trasgresora y atrevida. Y es todo un reto hacerlo a través de las manos de un sastre que a pesar de su corta edad (33 años) lo considero bastante clásico, pulcro y muy tradicional -Algo que dicho sea de paso, no lo considero negativo-.
Han sido -y son muchas- las conversaciones mantenidas con Agustín, antes de ponernos manos a la obra en la gestación de este nuevo trabajo. Yo tenía muy claro tres conceptos:
1) Buscaba una prenda claramente sport y polivalente.
2) Usando un paño de color básico: Azul marino.
3) Con detalles y elementos muy especiales.
Fruto de estas premisas fuimos poco a poco configurando los elementos que formarían la chaqueta final, Y hace unos días le pedí a Rodrigo Saldañanuevo colaborador de SinAbrochar- que plasmara en varios bocetos la idea que tenía en la cabeza y a continuación podemos ver el resultado.
Como podéis comprobar, y ahora veremos en detalle, en este resumen a modo de esbozo se ven reflejadas claramente las tres premisas fijadas antes: Prenda sport, detalles especiales y paño de color azul.
Antes de meternos en los elementos y detalles, me gustaría hablar del paño escogido para esta chaqueta. Hace unas semanas recordaréis que hablamos de la firma italiana de pañería llamada Carneten este artículo– y cuando revisé sus catálogos me llamó la atención especialmente uno de sus libros: Blue; que como ya os conté estaba pensado para reunir algunas de las mejores opciones en paños de color azul. Así que supe que mi elección debía estar entre uno de ellos.

En concreto elegí la referencia #1922, procedente del lanificio Fratelli Tallia Di Delfino, un paño tipo esterilla -Hopsack suelen llamarlo los anglosajones-, con un 50% Lana, 35% Mohair y 15% Seda. Y 230 gr
Su gramaje y composición me parecieron perfectos para una chaqueta atemporal y polivalente, y es que el Mohair, fibra natural procedente de la cabra de Angora, es conocida por aportar brillo, baja retención a la humedad y gran poder de abrigo. Sin embargo, a diferencia del Cashmere o la Alpaca, no destaca por su suavidad, por lo que su mezcla con fibras de Seda es totalmente acertada, ya que en conjunto nos encontramos ante un paño de tacto y peso ligeros, suave y con gran recuperación a la arruga.
Volvamos ya a los elementos que conceptualmente configurarán esta nueva chaqueta. Y digo conceptualmente porque quiero dejar claro que esta es la idea que originalmente está sobre la mesa, pero no será hasta la primera o segunda prueba cuando veamos in situ si todos los elementos van casando correctamente.
Como comentaba al comienzo, mi idea es que esta prenda se convirtiese en una forma de expresar y mostrar al mundo hasta dónde puede llegar la sastrería en España, para ello muchos de los elementos son realmente un reto novedoso y muy poco vistos entre las sastrerías españolas. Siempre he pretendido que dichos elementos fluyesen del diálogo entre Agustín y yo, no quería que fuese una imposición por mi parte, por ello hay elementos con los que él está más de acuerdo -desde su punto de vista personal- y otros con los que no comulga del todo, pero en todo momento me ha dejado carta libre en este asunto.
Uno de los elementos prácticamente sugerido por él fue el uso de coronas en hombros más pronunciadas y con la característica Spalla Camicia napolitana. Detalle con los que no pude estar más de acuerdo, agregando además un picado doble y sobretensionado en la zona de la costura del hombro.
Otro detalle que en este caso propuse yo, y que gustó mucho a Agustín, fue el tipo de solapa. Pensamos en esas solapas amplias de cran bajo y abierto que solía vestir Adolfo Suárez en sus trajes. Pero para dar un toque más desenfadado las dotaríamos también de un picado doble y sobretensionado. Detalle que si bien es considerado por los profesionales españoles como un error, y sin embargo, es muy valorado y usado por la sastrería napolitana.
Otro elemento que tuve más o menos claro desde el principio fueron los bolsillos laterales. Pretendía que, como en la mayoría de mis chaquetas, fueran tipo parche. Pero en esta ocasión me apetecía que fueran diferentes…
Pensamos en la idea de dotarlos de un pequeño fuelle interno. Y poco después pensamos en incluir un refuerzo cosido en triángulo invertido en la parte de la boca, que a su vez formaría una media luna con una desviación de un par de centímetros entre un punto y otro. Sin duda uno de los grandes retos de esta prenda.
En una de nuestras últimas conversaciones en las que tratábamos el tipo de fit que prefería, le hice hincapié a Agustín sobre la idea de que me gustan las americanas ceñidas en cintura, a pesar de no contar con un físico especialmente agraciado en este punto. Y pensando en la inclusión de otro elemento novedoso, recordé esos fuelles tras el hombro que podemos ver en algunas chaquetas de caza. Y pensé que quizás sería la solución perfecta para poder ceñir en cintura lo suficiente sin que de este modo se viera comprometida la movilidad.
Está claro que este no es un recurso válido para una chaqueta más formal, pero recuerdo que en este caso buscábamos una prenda más desenfadada.
Y vamos a por el último detalle incluido, que no goza de la total simpatía por parte de Agustín. Se trata de la elección del puño tipo camisero -o tipo Teba-. Sin embargo, me comentó que en la prueba de cantos podría presentarme una manga con este puño esbozado y de esta manera saldríamos de dudas. Y así haremos.
No obstante, yo estoy convencido de que puede ser una buena elección porque, si que es verdad que decantará irremediablemente a esta chaqueta como de sport, pero ¿Acaso no lo estaría ya con el resto de elementos?
Hasta aquí hemos llegado hoy con este primer avance de la que será mi próxima chaqueta de Sastrería Artesanal. ¿Te gustan los elementos elegidos? ¿Propondrías tu otros?
¡Seguimos con el Lunes!





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *