“Per il Sole” (Persol)

Giusseppe Ratti no pensó demasiado cuando decidió ponerle nombre a la linea de gafas de sol que allá por 1917 decidió crear.

Las llamó Persol, derivado de “per il sole” que significa en italiano “para el sol”.

Si bien en sus inicios su enfoque era eminentemente profesional, centrándose en aviadores y pilotos deportivos, de unos años a esta parte su estilo se ha identificado claramente con la exclusividad y elegancia.

Prueba de ello era la talla de sus portadores en pasadas épocas:

Marcello Mastroiani
Greta Garbo
Steve McQueen

Entre otros, estos fueron algunos de los ilustres poseedores del famoso modelo 649 que la firma presentó en 1957.

Aunque hoy día son muchas las celebrities que también gustan de esta marca italiana:

Tom Cruise
Piere Brosnan
Rafael Medina

Por nombrar solo algunos de los más conocidos.

Si por algo se caracterizó esta empresa desde sus inicios, fue por la búsqueda de innovación en el sector. Fruto de empeño crearon las famosas bisagras que además de dar un estilo distinto, son un punto clave en la calidad de su construcción.

 

Otro signo diferenciador lo encontramos situado muy cerca del anterior, y se trata del Meflecto, sistema inventado y patentado por Persol en los años 30 que otorga mayor flexibilidad a las patillas y con el que se consigue un mayor ajuste de esta zona, una vez puestas las gafas.

A todos estos avances tenemos que añadirle la creación (no sé si en primicia) de unas gafas de sol plegables totalmente. Las conocidas 714, convertidas hoy día en todo un objeto de culto entre los seguidores de la marca. Este modelo consigue plegarse sobre sí mismo y ocupar algo menos que la palma de una mano.

Este modelo fue reeditado hace unos años bajo el sobrebombre de “Steve McQueen“:

Pero por lo que realmente se caracteriza esta marca en sus modelos más conocidos, es en mi opinión, por ese marcado estilo retro, lleno de curvas, inclusiones metálicas, y colores de acetatos escogidos con gran acierto. En definitiva, detalles que hacen de las gafas Persol un objeto de inevitable admiración.
Yo, no quise ser menos y hace unos días adquirí unas 2931-S:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *