Conklin Mark Twain.

“Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa”. Eso que dijo Mark Twain debió pensar Roy Conklin cuando patentó en 1901 un novedoso sistema de carga de tinta para sus estilográficas llamado Crescent Filler, en referencia a la forma de media luna con la que cuenta la la palanca de accionamiento del mismo.

Hoy os mostraré algunas curiosidades de esta pluma y de esta firma americana quizás no tan conocida fuera de los círculos habituales del coleccionismo. Desde Iguana Sell me han cedido una unidad de las 1.898 que existen en todo el mundo de esta Edición Especial. En concreto la 855/1898, tal y como puede leerse en el grabado de su capuchón.

¿Porqué llamar Mark Twain a esta serie?

Muchas marcas tratan de rendir homenaje a ciertas personalidades, a veces con mayor o menor sentido, pero a modo conmemorativo. Pero este caso es diferente, ya que se sabe que el propio escritor estadounidense usó una de las estilográficas de Conklin al menos desde 1904, puesto que la compañía le hizo obsequio de ella, y él quedó encantado con el peculiar sistema de carga ya que advirtió que de esta forma su estilográfica no rodaría por la mesa hasta caer cuando ésta no tuviera el capuchón puesto ya que toparía con el sistema de media luna.

Si ya es siempre interesante una pluma demonstrator, en este caso cobra quizás aún más interés ya que nos muestra con todo lujo de detalles el funcionamiento del sistema de carga, además de proporcionarnos en todo momento información sobre el nivel de carga.

Con una longitud (con capuchón) de 141 cm no podemos decir que sea un modelo pequeño pero tampoco resulta excesivamente grande, además por la elección de sus materiales, resulta muy ligera en mano, y su diseño transparente le otorga también cierta ligereza visual.

Su presentación es sencilla en un estuche de piel de tamaño comedido, diseño sobrio y clásico. En la inscripción de su logo podemos descubrir la razón del número de tirada de esta Edición Limitada, y es que coincide con el año de creación de la firma estadounidense, 1989.

Toda su decoración, tanto en capuchón como en el sistema Crescent Filler, está realizada en oro rosa. Detalle que le da un toque de sofisticación al conjunto y la abstrae de esa idea de que todas las demonstrator son plumas más bien de trabajo y no demasiado estéticas. En este caso el conjunto no es especialmente formal pero tampoco, gracias al oro rosa, es demasiado desenfado.

Su plumín es de acero, y en este caso se trataba de un tamaño F, y en mi caso a pesar de mi preferencia por plumines más gruesos, lo cierto es que el trazo que ofrece me ha parecido elegante y con muy buena respuesta, dicho esto sin yo ser en absoluto un experto calígrafo.

Con un precio de 220 euros esta estilográfica se convierte en una interesante opción para aquellos que buscan un modelo poco visto y con cierta exclusividad, además de contar con una excelente calidad, avalada por una garantía de por vida.

Podréis obtener más datos directamente en la web de Iguana Sell, siguiendo este enlace:

Conklin Mark Twain Demonstrator

¡Seguimos con la semana!

Recuerda que si todavía no sabes qué regalar, puedes coger ideas con esta Guía de Regalos de Iguana Sell que publiqué hace un par de semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *