Chanel Allure Homme Sport Eau Extrême

¿Cómo? ¿Que he estado un mes sin publicar en el blog…? Pues eso parece. ¿Que qué he hecho, amén de haraganear ociosamente? Pues oler perfumes y preparar nuevos proyectos que, compaginando con mis colaboraciones en SinAbrochar, saldrán a la luz en breve.

Comoquiera que sea, de ahora en adelante espero volver a cierta prolijidad en mis artículos, cuanto menos a razón de un artículo cada dos semanas. Y aunque pueda desviarme del camino (que ya se sabe que luego uno se lía) trataré de ser fiel a esta intención, pues está claro que en un mundo (el de la perfumería) en el que en un par de meses nos encontramos que Creed ha lanzado su nuevo Viking (que, como se diría en latín culto, lo está petando en la comunidad, aunque sólo sea porque está dando que hablar), que Tom Ford ha sacado un nuevo perfume dentro de su Private Blend, edición limitada, llamado Fucking Fabulous (sí, ya lo sé…) que está polarizando opiniones y que Amouage, siguiendo los dos ejemplos anteriores ha creado un perfume que aparentemente o provoca repulsión o es adorado, a precios de la perfumería niche más exclusiva (Figment Man), no se puede uno tomar un hiato muy largo.

Dicho lo cual, vamos a hablar de un perfume que, lo más destacable que pudiera parecer que tiene es el nombre: Chanel Allure Homme Sport Eau Extrême. Hay un cuento de Augusto Monterroso que tiene prácticamente la misma extensión que el nombrecito del perfume de marras. Dejando de lado la verbosidad del departamento de marketing de Chanel, y haciendo como que no nos damos cuenta de que han puesto “sport” y “extrême” en la misma frase, ¿qué tiene de especial este lanzamiento de Chanel? ¿No es este un perfume lanzado en 2012 y que no está entre los más vendidos de la casa?

Sí y no. Este es uno de esos perfumes que, al menos hasta que Jeremy lo rescató del olvido, la comunidad se había olvidado de él. Muy por delante iban su predecesora, Allure Homme Sport, y desde luego la todopoderosa Bleu. Pero eso no quita para que amerite que se le dedique una reseña.

El origen de este artículo es este hilo en el foro de SinAbrochar, de Daninaufrago, donde se empieza hablando del original Allure Homme y se acaba abordando su flanker, el relativamente poco conocido Sport Eau Extrême (por cierto, buena colección Dani). Escribí un par de respuestas hablando de las diferencias entre uno y otro y, a medida que iba escribiendo me preguntaba por qué no le dedicaba una entrada en el blog. Al fin y al cabo, hay tres motivos por los cuales me interesa reseñar perfumes: (1) Porque huelen bien. (2) Porque tienen algo que los hace muy interesantes, fuera de lo común. (3) Porque su fama les precede y, me gusten más o menos, se merecen unas líneas.

En este caso no hablamos de un perfume que sea un éxito de ventas, sabemos que ese lugar en Chanel lo ocupa Bleu. Tampoco es especialmente interesante por su composición, si Chanel es conocida por ser conservadora en sus lanzamientos, esta vez no es una excepción. Pero es un perfume que huele muy bien, sin ser demasiado arriesgado. Es un perfume dulce (pero no gourmand), fresco (pero no como la original Allure Homme Sport), y las notas principales son la tonka, la mandarina, el musgo, la menta y notas amaderadas.

¿Por qué me tendría que interesar Chanel Allure Homme Sport Eau Extrême?

Voy a ser sintético aquí:

Porque huele muy bien

Porque tiene muy buena acogida (nada que envidiar a Bleu)

Porque, prácticamente al igual que Bleu, es un perfume enormemente versátil (con el único “pero” de que en los días especialmente calurosos puede haber mejores opciones)

¿Y cuáles son los puntos negativos?

Son pocos, pero haylos:

No es un perfume fuera de lo común, transgresor, o que nos vaya a cautivar si estamos familiarizados con la perfumería nicho

La perdurabilidad y proyección, cuanto menos en las versiones de 2017, es bastante pobre: 4 horas de longevidad con una mínima proyección es lo que obtengo en mi piel

El precio, como en casi todos los Chanel, es razonable, aunque ligeramente elevado (cuanto menos en los precios retail que manejan la mayoría de tiendas)

 

Así pues, ¿merece la pena?

Si en vuestra piel el aroma perdura un tiempo que consideréis “aceptable” y si queréis un perfume para todo el año, del que poder echar mano en cualquier ocasión, que guste mucho a prácticamente todo el mundo, que no esté muy masificado y que huela muy bien,… probadlo.

(Enlace en Fapex)
(Enlace en Amazon)

Y hasta aquí el artículo de hoy. Ya me comentaréis en el foro qué os parece CAHSEE (no esperéis que vuelva a escribir el nombrecito…)

¡Hasta la próxima semana!

– Aitor
aitor@sinabrochar.com