Bal d’Afrique, de Byredo. ¿El vetiver más espectacular?

Hace un par de semanas publiqué la lista de los diez mejores perfumes masculinos para primavera, y el número 6 lo reservé para Bal d’Afrique, de Byredo, dedicándole las siguientes palabras:

“Este es un perfume que empezó fascinándome, y que ha acabo pareciéndome muy bueno, bajando un escalón. Si las notas de secado fueran las mismas que las de salida, sin duda estaría en el primer puesto. Es uno de los mejores vetiveres que he olido, ligeramente por encima de Grey Vetiver, de Tom Ford, y de Vetiver Fatal, de Atelier Cologne (con quien guarda un fuerte parecido).

El secado, como digo, es lo que le hace bajar puntos, pierde la frescura inicial y se vuelve un olor ligeramente jabonoso y demasiado dulce como para días calurosos.

Aun así, únicamente por las notas de salida, merece estar donde está.”

¿Sigo pensando lo mismo? Sí.

Sirva este artículo a modo de escolio, o de apostilla ligeramente extensa.

Presentación de Bal d’Afrique

 Bal d’Afrique es una de las joyas de la línea de Byredo, la casa de perfumería niche que fue creada en 2006 por Ben GorhamBal d’Afrique fue lanzada a los tres años de crearse Byredo, por lo que la línea ha sido asociada hasta cierto punto con su perfume estrella (aunque también se le conoce por Pulp, que espero reseñar en otro artículo). En pocas palabras, si Creed tiene a AventusByredo tiene a Bal d’Afrique, aunque no es este un paralelismo que se pueda estirar mucho más allá que para señalar que ambos perfumes son el buque insignia de sus respectivas casas.

Bal d’Afrique está en concentración EDP. El precio retail por los 100 ml está actualmente en 150€ (y si se compra on-line el precio fluctúa según la web). Para ser un perfume niche, no es un precio muy alto, y viendo la calidad que encierra me parece justo.

Las notas que destacan son caléndula, bergamota y vetiver. Si habéis olido Vetiver Fatal, de Atelier Cologne, es prácticamente la misma composición pero con un toque más floral y dulce, más femenino aunque sigue en el espectro que podemos considerar unisex.

¿Qué hace especial a Bal d’Afrique?

Las notas de salida, que son una maravilla. Esa mezcla de vetiver, caléndula y bergamota es adictiva. Tengo la costumbre de, antes de empezar a escribir una reseña, volverme a echar el perfume que voy a tratar en la muñeca izquierda, e ir parando intermitentemente de escribir para ir oliéndola e inspirarme. Con Bal d’Afrique estoy haciendo más parones de lo habitual, y no porque no sepa qué decir.

¿Qué hace que no sea una composición perfecta?

Dos puntos.

Primero de todo, es unisex, sí, pero coqueteando con el lado más femenino. Esto, de por sí, no es “malo”, pero no puedo sino echar de menos alguna nota “pesada” que contrabalancee tanto componente floral. No sé cuál, pero hace falta algo. Es una fragancia refinada, exquisita, pero al mismo tiempo frágil, delicada. Es lo opuesto de Terre d’HermèsAventus.

Por otro lado, el secado no es ni la mitad de bueno que las notas de salida. Una vez han pasado un par de horas, las notas florales se difuminan, queda el toque dulce de fondo y un aroma parecido a una solución jabonosa. La majestuosidad inicial queda en un “meh” que, sin oler mal, no está a la altura de la promesa inicial.

¿Cuándo llevar Bal d’Afrique?

Otoño y primavera.

Se puede usar en invierno y no desentonaría, por las notas algo dulces, pero tampoco brillaría especialmente, y desde luego se puede usar en verano, a condición de que no sea un día especialmente caluroso o con humedad alta. Cualquier perfume que sea mínimamente dulce queda excluido de esos días en que el calor es tema de conversación de ascensor.

Respecto a las situaciones, se deja llevar en cualquier escenario, formal e informal. Es lo suficientemente elegante como para usarse en un evento, de traje, y a la vez mantiene un perfil más casual con el vetiver. No es un “perfume de gimnasio”, como podría considerarse a Versace pour Homme, por ejemplo.

Así pues, ¿es Bal d’Afrique el vetiver más espectacular?

.

Estoy siendo algo engañoso con las palabras, pues con “más espectacular” no me refiero necesariamente a “mejor”. Hay situaciones en que Grey Vetiver, de Tom Ford, es mucho más recomendable. O incluso Mugler Cologne, si lo consideramos un vetiver. Pero lo que en inglés se denomina “wow factor”, desde luego que en Bal d’Afrique se encuentra en dosis mucho mayores (si las notas de salida duraran más…)

¿Conclusiones?

Probadlo. Y cuando lo hayáis probado e inmediatamente después vayáis a comprarlo: esperad. Daros una vuelta. Tomad un café. Dejad que pasen un par de horas y luego volved a olfatearos la muñeca. Entonces sí, decidid si vale la pena.

En mi opinión, todo y la desilusión cuando las nota de salida se evaporan, la vale.

¡Hasta la siguiente semana!

– Aitor
aitor@sinabrochar.com

 (Enlace de Amazon)

(Enlace de Fapex)

Deja un comentario