Americana Shepherds de Sastrería Serna. (Capítulo 1)

Hace algunas semanas hablamos de este tipo de chaquetas en este artículo, y ya entonces os avancé que había terminado por decantarme por uno de estos tejidos de cuadros para una de mis próximas americanas a medida, al estilo más tradicional y artesanal.
Este tipo de cuadros es conocido de diversas formas. Algunos les llama cuadro Harris, otros lo designan como Glen Fishie, en honor a cierta zona escocesa. Hay quien también lo incluye como un determinado tipo de Tartan y también se les conoce bajo la denominación de Ascot, en relación al conocido hipódromo británico. La última forma de nombrar a este tipo de tejidos que he podido encontrar ha sido Shepherds, que en inglés significa Pastor.
Lo que parece evidente es la relación de este tipo de tejidos con el medio más rural y campestre, como ya comentáramos en el artículo que os citaba al principio.
Una vez nos hemos introducido en la materia prima os contaré que hacía ya tiempo que había decidido incluir en mi armario una chaqueta de este tipo, las razones ya os la expuse en el comentado artículo. Tenía claro que quería una prenda para toda la vida. Además, al ser un tejido muy visto y que podemos encontrar en el mercado fácilmente, me apetecía que tuviera detalles diferentes y especiales. Por ello decidí que esta chaqueta la encargaría a un sastre artesanal, y comentándole mis planes a Agustín de Sastrería Serna le pareció una gran idea.
Tejido elegido
En un par de visitas anteriores a la sastrería ya había ojeado varios catálogos buscando el tejido perfecto. Pero no fue hasta mi última visita, a primeros de Octubre, cuando me dispuse a buscar justo el tejido que buscaba. Lo tenía en la cabeza y sólo tenía que pasar uno tras otro hasta que apareciese. Generalmente y a pesar de la increíble oferta de tejidos que tenemos en la actualidad, esto no es siempre tan fácil como parece.
La cosa resultó más fácil de lo que a priori apuntaba. Abrí uno de los catálogos de Invierno de Holland & Sherry, en concreto el Ascot Soft Touch. Y ahí estaba, era justo lo que deseaba. Un tejido 100% Lana de peso medio con 265 gr. Con una trama de 60/2 cabos y un entrelazado de 2×2 cabos. Es decir, un tejido suave al tacto, resistente pero no demasiado grueso, y de calidad.
En cuanto a la estética del tejido, como podéis ver, es muy completo -y típico- contando con tramas en color camel, marrón, azul marino y rojo. Dicha mezcla de tonalidades hará casi inimaginable las combinaciones posibles.
Configurando detalles…
Una vez seleccionado el tejido, es cuando toca crear la prenda… Con Agustín el proceso de configuración de los detalles resulta realmente enriquecedor y muy gratificante, ya que no tiene reparos en explicar cualquier duda, en dibujar la solución que cree que tienes en la cabeza o en enseñarte alguna prenda para aclararte las ideas. No tiene prisa, y notas que él disfruta tanto como tú de lo que juntos estáis creando.
Esto hace que sientas la confianza de abrirte y contarle, sin cortapisas, todo lo que quieres para tus nuevas prendas. Ya sabéis que yo no pierdo oportunidad y siempre que puedo trato de ir un paso más allá en mis nuevas prendas, y esta ocasión no iba a ser menos.
He preparado este gráfico en el que os explico de forma resumida los principales detalles que entre Agustín y yo pensamos para la nueva chaqueta. A continuación paso a desarrollaros cada apartado.
Será una chaqueta ligera, sin forro y de estructura liviana, y en el interior incluiremos un par de sorpresas que estoy seguro de que os gustarán. Las solapas serán esas de cran bajo y puntas redondeadas tan típicas de la sastrería española y que en Sastrería Serna hacen a la perfección.
Antes de seguir con el frontal de la chaqueta, me gustaría girar hacia la espalda, ya que aquí es donde se encuentra una de las claves de esta chaqueta: Habitualmente la espalda suele dividirse en dos piezas creando una costura a media espalda siendo uno de los puntos de simetría de toda claqueta. Pues bien, en este caso prentendemos conseguir una espalda totalmente limpia con una zona superior en una sola pieza, seguido de una martingala solidaria y ceñida en cintura y para terminar un faldón trasero con una sola abertura central.
Esta solución quizás inicialmente no os resulte especialmente interesante, pero a nivel técnico confeccionar una espalda en tres piezas con una sola pieza superior exige de gran destreza en el afinado de la prenda, algo que veremos en los siguientes capítulos y descubriremos cómo se solucionará, por ejemplo, el perfecto ajuste de escote sin contar con costura a media espalda, o el drapeado trasero sin generar bolsas ni arrugas.
Agustín tendrá que sacar sus mejores recursos y conocimientos para resolverlo -si es que se puede eso sí- de la mejor forma.
Otra peculiaridad de la futura chaqueta, en la que seguramente no habéis reparado en el gráfico, corresponde a su frontal. 
Tenía muchas ganas de tener una chaqueta sport en la que jugar con las formas del bajo de los delanteros. Todavía recuerdo aquella fotografía de Antonio Ciongoli (Eidos Napoli) que dió tanto que hablar en el Foro sobre la abertura -extrema- de los delanteros de una chaqueta de tweed que portaba en una de las pasadas ediciones de Pitti Uomo.
Pues bien, para esta chaqueta -eminentemente sport- quería que los delanteros dibujasen una curva bastante más pronunciada de lo habitual. Y para dejar claro que se había hecho con total intención, pensé que sería interesante probar a que los bolsillos de parche curvos dibujasen lineas paralelas a los delanteros para terminar pareciendo que están girados sobre sí mismos. Como es algo que no terminábamos de ver, Agustín decidió sacar papel de patrón y hacer un esbozo rápido del delantero de la chaqueta para replantear tanto la abertura curva como el bolsillo paralelo a ella. Y este fue el resultado…

Arriba podemos intuir, con trazo azul, lo que sería un bolsillo tradicional de parche, y con trazo rosa lo que sería el curioso bolsillo que pretendemos incluir en la chaqueta. Interesante… ¿Verdad?
Y con esto terminaríamos de explicar los que serían los detalles principales de esta novedosa chaqueta. Todavía hay algún elemento que me guardo para futuros capítulos, pero en esencia creo que podéis haceros una idea del concepto de chaqueta que prentendemos conseguir.
¿Qué opináis? ¿Os atreveríais con una chaqueta así?
Seguiremos disfrutando del increíble mundo de la sastrería en próximos capítulos…





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *