Alpina Seastrong Diver 300 Cronograph.

A muchos Alpina no le sonará demasiado, pero lo cierto es que llevan fabricando relojes desde 1883. Más de 130 años de historia desde que Gottlieb Hauser decidiera crear, junto con otros relojeros, la Union Horlogère Suisse mediante la cual poder comprar en conjunto componentes con los que crear sus propios calibres manufactura. La marca de fabricación suiza coqueteó con todo tipo de diseños y estilos hasta que en 2002 fue adquirida por Frédérique Constant con el objetivo de relanzarla mundialmente y convertirla en una marca de relojes con un aire muy deportivo.

Hoy, a través de Iguana Sell, vamos a conocer uno de los modelos estrella de la colección Seastrong, en concreto el modelo Diver 300 Big Date Cronograph.

Se trata de un reloj estética y constructivamente contundente, con una caja de formas angulosas que se ajustan muy bien a la muñeca, pulsadores de gran tamaño enbebidos en el propio diseño y con lo que parece un tratamiento ¿PVD? sobre el acero con el que está todo conformado.

Un cristal de zafiro con tratamiento antireflejos nos da paso a esa esfera de diseño muy completo pero de lectura clara y sencilla. Tres subesferas nos marcan, primero el segundero principal abajo, y el par de arriba las centésimas de segundo y los minutos del cronógrafo, dejando, como es habitual, para el segundero la aguja de mayor tamaño situada en el eje principal horario del reloj. Sobre la base encontramos las dos ventanas del fechador con un tamaño considerable que además contrastando los números con un blanco sobre fondo negro, en comparación con el tono amarillento del resto de numeración e índices e incluso del bisel. Todo ello le otorga al conjunto un indudable aire vintage que le sienta de maravilla a este modelo.

La corona de gran tamaño revestida de caucho facilita el ajuste en cualquier situación, y al estar flanqueada por los pulsadores del crono no resulta especialmente pronunciada su posición, quedando realmente disimulada cuando está roscada.

Otro de los puntos fuertes de todo Diver debe ser su correa, y en este caso estamos ante un caucho de tacto sedoso y diseño exterior sencillo. En el interior cuenta con un diseño a modo de estrias formadas con el logo de la propia marca entendemos que para garantizar un mejor agarre a nuestra muñeca.

Su tapa trasera de fondo ciego esconde un calibre AL-372 de cuarzo de 13 rubíes con 28.800 bph y una batería con 48 meses de vida. Su estanqueidad nos garantiza 30 atmósferas de presión o lo que es lo mismo 300 metros de profundidad sumergidos.

Se trata de un modelo perfecto para todo aquel que busque un reloj deportivo y ocioso. Sus 44 mm de caja con una altura de 14,35 mm lo hacen apto para casi cualquier muñeca, resultando francamente confortable. El contraste entre esfera mate, caja y numeración e índices es realmente bonito, y no deja indiferente a nadie. Sin ser un reloj especialmente llamativo se lleva las miradas de cualquiera que se percate de él.

Con el Verano llamando a la puerta y el calor acusando ya nuestros días, un reloj como este Alpina se hace necesario para esos días de asueto y relajación en los que, con suerte, tendremos tiempo para practicar algún que otro deporte náutico, o simplemente para retozar en la playa o piscina.

Ahora, limitémosno a observarlo un poco más.

Encontraréis más información en el siguiente enlace de Iguana Sell, pero también podréis verlo y probarlo en persona en su Showroom e el número 90 de la calle Núñez de Balboa.

Alpina Seastrong 300m Big Date

¿Qué te parece? ¿Te gusta o no es para tí?

Deja un comentario