¿Qué calidad tienen nuestras prendas?

Esto no es algo que se aprenda en un sólo día y mucho menos leyendo un artículo como este. Pero vamos a intentar desgranar algunos de los aspectos principales que revisar en nuestra prendas para saber sobre su calidad.

Los Tejidos, el material más abundante en una prenda, y el que confiere por tanto gran parte de su calidad general. Generalmente es preferible optar por composiciones 100% naturales, huyendo del poliéster y otros tejidos artificiales a menos de que se trate de prendas más técnicas como chubasqueros, joggers, cazadoras, etc. Aunque hoy en día existen tratamientos en las fibras para proporcionar características técnicas sin sacrificar su composición natural.

Las costuras, quizás el segundo aspecto más relevante de toda prenda. Debemos fijarnos que estas estén bien rematadas, con puntadas cortas, sin demasiados deshilachados, nudos ni desperfectos en su recorrido. De contar con algo de esto será un punto de posible fragilidad de la prenda y probable rotura con el uso. Además de proporcionar un acabado más pobre y descuidado. Esto suele ser indicativo de una barata manufactura.

Los botones. Más que el propio botón en sí deberíamos fijarnos en cómo están cosidos y terminados, tanto los botones como sus ojales. Pues las confecciones de baja calidad suelen abaratar mucho en estos detalles, presentando botones mal cosidos y ojales con terminaciones muy pobres. Si nos encontramos ante esto debemos valorar el precio de la prenda pues su durabilidad quedará comprometida probablemente con no demasiado uso.

Otro truco interesante consiste en dar la vuelta a la prenda y observarla del revés. Hay prendas que aparentemente pueden parecernos decentes pero en cuanto vemos su interior comprobamos un total descuido e su ejecución. Remallados defectuosos, costuras muy desiguales, hilos sueltos, etc… Sin embargo, hay prendas que casi podríamos usarlas del revés pues su acabado es tan pulcro y refinado como el exterior, con costuras viveadas, refuerzos en zonas de tensión, soluciones ingeniosas para evitar problemas, etc… Esto sí es un signo evidente de un cuidado diseño y confección.

Esto son sólo algunos de los muchos detalles y aspectos a tener en cuenta en la calidad de las prendas.

[Podrás encontrar más información sobre cómo comprar en la Revista “Guía práctica de Consumo”.]

Gracias por leer hasta aquí y recuerda que tus comentarios, aportes y sugerencias son siempre bienvenidos.


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio