Guía de Estilo con Tomblack. #El Esmoquin /Cap. 1/

Ya tenía ganas de contaros más sobre este proyecto del que os hablé la semana pasada. Y como ya os adelanté, comenzaremos esta Guía de Estilo con el Esmoquin, prenda quizás no demasiado habitual en la tradición del vestir en España, pero que sin embargo está tomando gran popularidad en los últimos años. Quizás debido a esa falta de tradición en nuestro país, en ocasiones vemos verdaderas aberraciones que atentan contra el origen y filosofía de todo esmoquin.

Debemos tener una cosa clara, este traje está pensado para la fiesta, en un entorno claramente lúdico pero protocolario, generalmente ligado a una celebración o evento entre personas conocidas y de cierta confianza. Pero dicho contexto no es excusa para no cuidar nuestra vestimenta al detalle. Recordemos que es, y siempre será, parte de nuestra carta de presentación personal.

En este primer capítulo de la guía os explico y resumo los detalles a tener en cuenta a la hora de encargar, comprar o vestir un esmoquin, para hacerlo de la mejor manera posible. Todo ello tenía que quedar patente no sólo sobre el papel, sino también llevarlo a la realidad. En eso consiste este proyecto. Y de esta forma comprobar la teoría a través de la práctica, que es como mejor se aprende y analizan los conceptos.

Para ello hace aproximadamente un mes volví a visitar a los chicos de Tomblack en Madrid. Hacía algún tiempo que no estaba por allí, pero lo cierto es que siempre que voy me siento como en casa, y eso que la familia cada vez es más grande.

Aquel día me atendió y asesoró Jose Manuel Esclapez, al que siempre he llamado -como hacen por allí- Pepe. Un tipo encantador, paciente, atento y con las ideas claras. Algunas de las cualidades que debe tener todo aquel que se dedique al mundo de la sastrería.

Y comenzamos a ver tejidos, bajo la clara premisa de descartar el negro (es un color que personalmente no me gusta) y el blanco crudo (este me gusta, pero quería algo diferente y útil para cualquier ocasión). Decidimos que la opción más polivalente y a la vez atípica sería optar por el azul marino. En concreto el elegido tiene cierto acabado jaspeado y claro que le otorga un aspecto más desenfadado, justo lo que yo buscaba, sin obligarnos a ir a tonalidades mucho más arriesgadas.

La solapa y detalles tenían que tener cierto brillo pero ligeramente matizado, y entre las distintas opciones decidí quedarme con ese tipo de raso azul que veréis en la siguiente imagen, acompañando al tejido azul marino escogido para el resto del traje.

¡Ya teníamos lo más difícil!

Y estaba francamente satifecho con el resultado. La combinación de ambos tejidos no podía ser más elegante, sofisticada y diferente, cumpliendo a la perfección con las premisas iniciales.

Otra de las cosas que tenía claras era la solapa. Quería que fuese tipo chal o redondeada, entre otras cosas porque ya había visto una de estas en uno de los primeros esmoquin de Tomblack y me encantaba. Además, la diseñamos de gran tamaño, como ya sabéis que me gusta a mí, con protagonismo y acorde a mi ancho de espalda.

Buscando que todo el protagonismo estuviera centrado en la solapa, decidí que lo mejor sería evitar cualquier distracción a su alrededor. Por ello opté por no incluir ningún tipo de bolsillo lateral exterior. Al fin y al cabo a una fiesta va uno a divertirse y no necesita bolsillos para llevar nada. No obstante, le pedí a Pepe que si podía incluir algún bolsillo interior por si fuera necesario.

Como detalle diferente, y propio de una prenda de este tipo, decidí en cambio incluir un puño doble confeccionado, eso sí, con el mismo tejido que el resto del traje (no en raso, que hubiera sido ya demasiado) y acompañado de un par de botones en el martillo.

En vez de optar por el fajín tradicional, preferí decantarme por el uso del chaleco de escote bajo, amplio y curvo, que puesto genera un efecto similar. Como podéis ver en el diseño, se trata de una versión cruzada con cuatro botones.

¡Ah! Se me olvidaba deciros que donde si arriesgué un poco más fue en el forro, ya que elegí uno con tonos azules, turquesas y morados, en lo que parece un diseño de amebas irregulares. Es quizás el único exceso que me permití en este esmoquin, y teniendo en cuenta que es algo que se ve bastante poco al estar en el interior.

También deciros que los botones elegidos fueron al tono en corozo.

Nos quedarían los pantalones, en los que únicamente incluimos una cinturilla alta y desplazada de un solo botón, preparada para tirantes, con bajo con vuelta y pestaña en raso en la costura lateral. Este detalles es importante, porque lo diferencia de un simple pantalón de traje, y gira entorno a la sofisticación con la que debe contar un esmoquin.

Como desde la última vez que encargué cosas con ellos había pasado algún tiempo y, por suerte, yo había perdido bastante peso, Pepe me tomó medidas para comprobar las variaciones y además yo aproveché para comentarle todos aquellos detalles que hoy en día me gusta exigirle a mis prendas (uno poco a poco va aprendiendo a sacar mejor partido de sí mismo).

Y antes de marcharme elegimos también, como podéis ver arriba, el diseño de la camisa que acompañará a este esmoquin. Se tratará de una camisa blanca con tejido de cierta estructura y cuerpo, para la que he elegido un cuello tipo cutaway, dejando de lado el tipo esmoquin porque personalmente no me gusta y me parece ligeramente desfasado. A falta de un juego de botones para camisa de doble ojal como la que suele ser destinada para esmoquin, decidimos seleccionar unos botones azul oscuro, en lugar de negros, para que hiciera juego con el resto del esmoquin. El puño, por supuesto, será también doble.

Con esto sólo me queda dejaros con el primer capítulo de la Guía de Estilo, en el que se resume lo comentado aquí. Podréis verlo online a continuación o descargarlo y coleccionarlo junto con los que irán viniendo, siguiendo el enlace de más abajo.

Nota: Podrás desplazarte por el PDF con la ayuda del menú inferior.

[pdf-embedder url=»http://www.sinabrochar.com/wp-content/uploads/2017/02/Guía-de-Estilo.-El-Esmoquin-Cap.-1.pdf» title=»Guía de Estilo. El Esmoquin Cap. 1″]

¡Descárgalo!

¡Continuaremos muy pronto!

Y lo haremos mostrando la primera prueba de este esmoquin, y así podremos ver cómo se hace realidad esta prenda en el taller de Tomblack.


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio