Guía de Estilo con Tomblack. #El Chaqué /Cap. 2/

Un Lunes más abrimos la semana con una nueva entrega de esta Guía de Estilo que estamos configurando junto a Tomblack. Si la semana pasada comenzábamos el primer capítulo hablando e iniciando el encargo de un Esmoquin, esta semana en este segundo capítulo trataremos el Chaqué, esa prenda que representa el súmmum de la elegancia masculina.

En España, a excepción de determinadas cuestiones de Estado u oficiales, el chaqué ha quedado relegado en su uso para bodas. Vestido tanto por el novio como por invitados, según dress code fijado en la misma, es en los últimos años el atuendo habitual elegido para este tipo de celebraciones. Y es una suerte, la verdad, puesto que como decíamos al comienzo, este tipo de traje representa la máxima formalidad que un hombre puede vestir.

Cierto es que aún así, hay quien se empeña en cometer atrocidades pretendiendo quizás innovar a través de la futil ostentación y tirar de brillos imposibles, cortes incomprensibles y complementos esperpénticos. Hoy aquí trataremos de mostrar un punto de vista desde el cual conseguir un chaqué diferente pero sin recurrir a extremos sin sentido.

Recordad que al final de este capítulo podréis descargar el segundo tomo de nuestra guía donde encontraréis el resumen o incluso nuevos datos de lo que aquí hablaremos.

Como sabéis, descubriremos, no sólo hoy sino a través de un par de artículos más, los secretos del Chaqué a través de un encargo con Tomblack, porque no hay mejor forma de hablar de algo que viviendo la experiencia de primera mano. Por ello, lo primero que hay que hacer cuando se pretende encargar este tipo de traje es saber, lógicamente, para qué se quiere. Es decir, si pretendemos que sea el que vistamos en nuestra boda, y únicamente para eso. O en cambio pretendemos darle un uso después. O si es para vestir como invitado a la boda de otra persona, o incluso si, llegado el caso, es para otro tipo de evento que requiera dicha formalidad.

¿Porqué es esto importante?

Porque lo más importante del chaqué, obviando por supuesto el tema de hechuras y medidas, es la elección del tejido o tejidos que lo compondrán. No será la misma elección si queremos un chaqué para cualquier época del año, o si es específico para Verano. Tampoco si pretendemos que ese chaqué sea más polivalente, o en principio será para exclusivamente una celebración concreta. Previamente tenemos que pensar por tanto en el uso inmediato y futuro de dicha prenda, y sus posibilidades de variación.

Es decir, si escogemos, por ejemplo, un tejido gris o azul marino para levita y pantalón, esto nos permitirá en un futuro simplemente encargando un nuevo chaleco dar otro aire a nuestro chaqué, pudiéndolo usar en otras ocasiones sin problema alguno. En cambio, si optamos por un tejido de cuadros con cierto protagonismo (como el que vamos a configurar hoy) nos limitará mucho más su uso el día de mañana, puesto que a parte de ser una solución mucho más peculiar, las capacidades de combinación posteriores se reducen drásticamente.

¿Qué chaqué hemos diseñado?

La elección de este encargo no ha sido fundamentada en una situación real como en otras ocasiones, sino que he aprovechado la ocasión para plasmar una idea pensando en mi elección como si fuese yo el protagonista de una próxima celebración nupcial (Aunque quien sabe si me hará falta en breve…) Lo he hecho así porque sé que la mayoría de los encargos de chaqué son pensados para la persona que pretende casarse, y de esta forma me parecía más útil y didáctico para ellos.

Pues bien, harto de chaqués típicos, que dicho sea de paso no son para nada descartables en según que casos, decidí optar por algo diferente -ya me conocéis-, pero siempre desde la elegancia y corrección

Una vez más estuve con Pepe de Tomblack para que me ayudase a definir el encargo. Le transmití mis ganas de buscar algo diferente, basado en un mismo tejido para las tres piezas que conforman el chaqué: Levita, pantalón y chaleco. Y finalmente me decanté por un tejido en tonos azules con pequeño cuadro ventana (windowpane) discreto pero diferente, poco habitual en chaqués. Teniendo claro, como comentaba antes, que esta elección podría limitar el uso de este traje, aunque reconozco que en este caso quedaría por ver el resultado para comprobar si pudiera ser lo suficientemente discreto para poder vestirlo como invitado.

Un tejido, como véis, precioso con un cuadro discreto pero que está ahí y nos condicionará. Pero no hay que tener miedo, este tipo de paños con dibujo cierto es que puede resultar más difícil de imaginar en conjunto, pero rara vez el resultado no es impresionante.

Si es verdad que tenemos que tener cuidado a la hora de elegir dibujos y tener en cuenta nuestro físico. Por ejemplo, en mi caso, que soy de constitución ancha, un cuadro un poco más grande y abierto probablemente no me hubiera favorecido demasiado.

La configuración…

El diseño de la levita es tradicional, con solapa en punta de lanza, escote algo más bajo de lo habitual, y cola hasta llegar a la altura de la rodilla. Aunque todos estos parámetros deberemos definirlos y ajustarlos en la próxima prueba.

El pantalón, como no podía ser de otra manera, está pensado para usar con tirantes, con cintura limpia y alta y cinto desplazado de dos botones. Bolsillo francés y sin pinzas ni vueltas en el bajo.

A la hora de diseñar el chaleco opté por un modelo cruzado de cuatro botones con solapa y bajo recto. Algo clásico y atemporal que con el tejido elegido será, sin dudarlo, todo un acierto.

El paño escogido me obligará a pensar con mayor detenimiento las diferentes opciones de corbatas posibles, que serán sumadas a una camisa tradicional con cuello blanco italiano y cuerpo en azul muy claro, con puños dobles, por supuesto.

Una corbata azul marino parece más que interesante, o incluso alguna burdeos, siempre pensando en lisos pues el chaqué tendrá suficiente protagonismo.

Los zapatos, unos oxford negros sin demasiada parafernalia. Aquí hay que pensar poco.

Ya sólo queda esperar a ver el resultado de la próxima prueba y sobre ella seguir viendo detalles y opciones. Ahora os dejo con un nuevo PDF disponible que podréis tanto consultar aquí mismo como descargar más abajo.

[pdf-embedder url=»http://www.sinabrochar.com/wp-content/uploads/2017/03/Guía-de-Estilo.-El-Chaqué.pdf» title=»Guía de Estilo. El Chaqué»]

Descárgalo

La próxima semana seguiremos con el avance del Esmoquin, con ganas ya de ver cómo avanza… Mientras, cualquier duda no tenéis más que preguntar o podéis poneros en contacto también con Tomblack.

¡Seguimos con la semana!


Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario

Descubre más desde SinAbrochar

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo

Scroll al inicio