Review zapatillas Adidas L.A. Trainer.

Alguno se preguntará qué hace una review de unas zapatillas deportivas en un Blog clásico como lo es SinAbrochar. Y es que aquí también hablamos de modas, y nos guste o no, en los últimos años han estado muy en boga las zapatillas retro running.
Para el que no sepa a qué me refiero sólo tiene que echar un vistazo a los escaparates y comprobar que gran cantidad de las zapatillas deportivas hoy pertenecen a reeediciones de modelos pasados que han sido adaptados más para la calle que como zapatilla de hacer deporte.
Hoy le toca el turno a estas Adidas L.A Trainer, pero no han sido las primeras zapatillas de este tipo que hemos tratado por aquí. Anteriormente ya analizamos el modelo 420 de New Balance o las Insignia Navy de Scalpers.
Decidí dar un toque de color eligiendo el modelo rojo, que como vemos tiene un tono más tirando a un burdeos claro que las hace más elegante, si se me permite esta palabra en el contexto de hoy.
El nombre completo de este modelo es Los Ángeles Trainer, en conmemoración a los Juegos Olímpicos que tuvieron lugar allí en el año 1984 -por cierto, el de mi nacimiento-.

La peculiaridad de estas zapatillas es que incluían en su tacón tres varillas que mediante una llave especial podían intercambiarse y de esta manera jugar con las densidades de cada varilla, según color, y adecuarse mejor al terreno y peso del corredor.
Pero estas nuevas ediciones carecen de este sistema y lo que vemos en el tacón es sólo un detalle estético que queda como mero recuerdo de su función real de antaño.
Este tipo de zapatillas son francamente cómodas tanto por su acolchado interior como por la prominente suela compuesta al menos por dos estratos, uno interior -color blanco crudo- más blando y absorbente y otro exterior -color negro- más duro y resistente.
Como vemos, además, la suela final de multitacos de caucho nos garantizan una gran adherencia en casi cualquier terreno.
A continuación vemos una imagen de la zona del talón, en la que se diferencian las diferentes alturas que forma la boca de la zapatilla en esta zona, facilitándonos tanto la sujeción como la libertad de movimientos del tobillo.
Vemos en detalle la zona del tacón en el que se aprecian los resquicios estéticos del sistema de intercambio de varillas.
Un detalle que me gustó mucho de este modelo fue el diseño de su puntera, algo más afilada que las de las 420 de NB, que junto al diseño de la zona de transpiración generan un diseño más estrecho que personalmente me gusta.
Veamos mejor lo que os digo…
Pero como no hay nada como verse los zapatos puestos, os dejo algunas fotos en las que podréis ver cómo quedan con unos sencillos vaqueros azul oscuro.

Creo que serán unas zapatillas que usaré mucho en mis looks más distendidos de esta temporada.
¿Tú qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *