Review Mocasines Flecos y Borlas de Zapatería Estellés.

Estos serán ya los terceros zapatos de Zapatería Estellés que revisamos aquí en el Blog. Sin duda es una casa que por su relación calidad/precio nos ha ganado a muchos como clientes.
Esto fue lo que me llegó en mi último pedido a esta zapatería de Madrid. Recordad que cuando estuve por allí para hacer el Tour Sastrerías me pasé por allí y me llevé un par de modelos, pero estos no tenían de mi talla en ese momento y quedaron en enviármelos cuando llegasen.

Como podéis ver son unos mocasines muy peculiares, con un diseño de flecos y borlas, que soy consciente que no gustan a todo el mundo. Pero a mí sí!!
En esta ocasión, supongo que porque ya me he convertido en un cliente asiduo, me llegó este pequeño kit compuesto por una de esas típicas esponjas para sacar brillo, una goma que sirve para quitar la suciedad de los zapatos de ante y un calzador.
Desde que llegaron hace algunas semanas se han convertido en uno de mis zapatos preferidos para este verano, por su aire más sport y porque quedan muy bien con unos vaqueros slim fit.
En esencia, tanto la horma como el acabado es muy similar al de los otros mocasines Beefroll que revisamos hace no demasiado. Como diferencia, a parte de las evidentes, podemos destacar que la pala es ligeramente más baja que aquel modelo de antifaz en azul, pero no llega a ser tan excesivamente baja como en los modelos Thin Shoe Bang de Silbón o los Eton Tasseled e Scalpers.
Me encantan este tipo de zapatos porque tienen un perfil muy bajo, lo que estiliza mucho el pie y hace que con pantalones estrechos favorezcan mucho al que los porta.
Había visto este tipo de zapatos en varias ocasiones, pero no recordaba haberlos tenido en la mano. Cuando pude observarlos detenidamente de cerca me di cuenta de un detalle que quizás para algunos parecerá baladí pero que no carece de sentido. Si os fijáis, lo que forma los flecos no es más que una prolongación de la lengüeta superior, lo que hace que esta tenga doble grosor respecto al modelo con antifaz, y por lo tanto mayor resistencia y rigidez. Punto que veo positivo. 
Pero además hace una doble función -a parte de la decorativa- y es que oculta la zona del empeine, región en la que se suelen marcar las arrugas en este tipo de zapatos. Por lo tanto en este caso no veremos estas típicas arrugas que envejecen en cierta manera a este tipo de calzado.
Sobre estas líneas podemos ver el nivel de acabado de este zapato. Recordemos que usa una piel Florentic en color burdeos, sin brillo excesivo ni aspecto plasticoso.
En la zona del talón, vemos una vez más una costura decorativa en forma de bordón.
Vemos a continuación una imagen desde arriba para comprobar cómo es la forma de la horma. Ligeramente afilada en la puntera pero con un gran equilibro entre sus formas.
Observemos otra nueva perspectiva desde uno de los laterales en donde podemos comprobar el escaso grosor de la suela y la altura del tacón.
Como ocurría en el caso del otro modelo, su construcción es análoga a la de este, y la suela es prácticamente la misma. En ella podemos encontrar las inscripciones que nos detallan que ha sido cosido a mano, la suela es de cuero y su fabricación es artesanal.
No se me puede olvidar avisaros de una cosa, y es que parece ser que este modelo talla distinto al otro, y si bien en el otro caso la 41 que es mi talla habitual me quedaba como un guante, en el caso de este modelo es el número 42 el que me queda perfecto.
No queda mucho más que decir, más que por 69.99 euros me parecen unos zapatos estupendos de batalla, y además tremendamente originales y poco vistos.
Espero que os haya servido esta review.

No Comments

  • S. dice:

    Estan increibles! Yo tengo un amigo que se acaba de ir a Madrid y le he encargado un par. Espero no haya problema con lo que dices de la talla. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *