Review Auriculares Marshall Major IV.

Hacía tiempo que le tenía ganas a estos auriculares de diadema, y no sé por qué no terminaba de comprármelos. Quizás porque siempre acababa haciéndome con algún JBL, Philips o Sony que veía en tiendas y compraba más atraído por el precio que otra cosa. Pero me apetecía dar un paso más en calidad y acabados y decidí hacerme con estos Marshall Major IV, del que voy a hablaros hoy.

Lógicamente no soy experto en sonido y mi proximidad al mundo Hi-Fi se reduce a haber ojeado algún foro sobre ello hace años. Por lo que ya os avanzo que la opinión que podéis esperar de mí hoy es la de un simple usuario aficionado a la música, podcast y el mundo de la imagen y sonido. Pero creo a fin y al cabo que es el caso de una gran mayoría.

No voy a negar que lo primero que me llamó la atención de estos auriculares fue su estética, que para un esteta como yo obviamente es un apartado importante en cualquier dispositivo o producto. Y estos auriculares cuentan con una estética retro y minimalista que me encanta, como todo lo que hace Marshall, pero sin olvidarse del apartado tecnológico y prestacional donde diría que son muy completos sin quizás destacar en nada concreto.

Cuentan con, por supuesto, conexión Bluetooth pero también jack de audio para conexión por cable -muy útil para aviones o compartir música-, carga inalámbrica y por cable usb-c, joystick de control, micrófono para conversaciones y asistentes de voz y un diseño supraaural que aunque no cuenta con cancelación activa de ruido si que a nivel pasivo aíslan mucho de los sonidos externos.

En las manos sientes un producto bien resuelto, todo encaja a la perfección, en cada rincón que mires todo está bien rematado y las sensaciones son muy buenas y el conjunto transmite muy buenas sensaciones. Aunque sí es verdad que no hubiera estado mal haber incluido ciertas partes quizás metálicas como las bisagras que permiten que se giren -la estructura que soporta los cabezales sí es metálica pero las bisagras aunque con muy buena pinta son de plástico. Lo mismo ocurre con las tapas donde aparece el logo de Marshall que quizás podrían haber sido metálicas o con otro acabado más rugoso en su parte lisa pues es una de las zonas más propensas a arañarse y sufrir del roce.

Sin embargo, hago hincapié en que a pesar de esto las sensaciones son francamente buenas y muy por encima de auriculares que he tenido hasta ahora, más premium pero no top. Aunque quizás en ese caso estaríamos hablando del doble de precio.

Recordad que estamos ante la cuarta generación de estos auriculares y ello sinceramente da bastante seguridad pues es muy probable que en sucesivas versiones hayan ido mejorando aspectos. Además este modelo IV en concreto lleva ya un tiempo en el mercado, por lo que no es probable que paguemos los errores de desarrollos demasiado recientes, todo lo contrario.

El pequeño joystick me ha encantado. Acostumbrado a otros auriculares que contaban con varios botones que a la hora de usar sin mirar resultaban a veces complicado y poco intuitivo, a este control te haces muy muy rápido. Teniendo 4 direcciones -arriba, abajo, derecha e izquierda- además de pulsaciones largas o cortas. Y con ello controlas todo: El paso de la música, la pausa, reanudación, volumen, llamadas, etc. Simplemente genial este punto. Además el acabado y tacto es brutal, muy top en este caso.

En cuanto a comodidad he de decir que yo que soy bastante maniático me han resultado muy cómodos y ligeros. La diadema en piel con un tacto suave y un agradable acolchado hace que repose sobre nuestra cabeza de manera muy confortable. Los cabezales que descansan sobre nuestras orejas tienen también el grado de acolchado, esponjosidad y suavidad perfectos para resultar francamente agradables, incluso durante horas.

El bluetooth se conecta con rapidez, facilidad y simpleza -esto no es siempre así en todos los dispositivos- y en cuanto a calidad de sonido he de decir que me han sorprendido mucho. Había leído en algunas reviews que el sonido no era especialmente alto y sin embargo es lo que más me ha sorprendido del equipo. Al menos conectados a mi iPhone 15 Pro el sonido es más alto que cualquier otro auricular que haya probado hasta ahora -Airpods, Nothing, JBL, etc- Y esto me gusta mucho. Lo que no me gusta tanto es que este modelo en concreto no es compatible con la App de Marshall para smartphone y tampoco podemos ecualizar a nuestro gusto la salida de audio de nuestros auriculares, que a mi personalmente es algo que me gusta poder hacer. Pero es cierto que, como he leído en otros sitio, precisamente lo que quiere Marshall es que disfrutemos de su experiencia de sonido. Y lo cierto es que a excepción de cierto Rap y Hip-Hop el resto de música se escucha sorprendentemente bien.

En cuanto a la cancelación activa de ruido sinceramente no la echo de menos pues como decían antes aíslan muy bien. Por ejemplo, estos días que no tengo moto estoy yendo en metro a la oficina y me pongo los auriculares y no escucho prácticamente nada a mi alrededor.

En cuanto a la batería, llevo una semana usándolos mucho y sólo los cargué el primer día, por lo que como había escuchado es un gran punto a su favor. La carga inalámbrica es otro punto interesante sobre todo para no andar con cables. En mi escritorio he puesto una base de carga -no incluida pero sirve cualquiera que sea plana- y con solo dejarlos sobre ella ya comienzan a cargarse.

En definitiva, veremos cómo envejecen pero estoy muy contento con ellos hasta el momento, creo que son una opción muy completa en todos los sentidos. Por poner una pega diría que me hubiera gustado que incluyeran una funda para protegerlos, pero ya he pedido una compatible.

Por cierto, tenéis que tener cuidado porque hay muchas imitaciones de estos auriculares y diría que algunas tiendan los venden haciéndolos pasar por originales por lo que yo lo compraría sólo en tiendas reconocidas o la propia marca, que por cierto ahora tenía un descuento de 50€ y se quedaban en 99 euros, cuando su PVP son 149 €.

Resumen:

Construcción: ⚡⚡⚡⚡ 4/5

Sonido: ⚡⚡⚡⚡ 4/5

Usabilidad: ⚡⚡⚡⚡⚡ 5/5

Batería: ⚡⚡⚡⚡⚡ 5/5

Déjame tus comentarios, dudas y sugerencias más abajo. Gracias por leer hasta aquí.

2 Comments

  • Tabernero dice:

    Hola Salvador.

    Sin duda el equipamiento de Marshall es tal y como lo has definido, esteticamente muy agradable, y bien resuelto. En cuestiones de audio, no dejan de ser una marca generalista más, echo en falta en su web muchos mas datos e información sobre sus elementos más técnicos.

    Pero como bien has comentado, esta frase es muy acertada, “…simple usuario aficionado a la música, podcast y el mundo de la imagen y sonido. Pero creo a fin y al cabo que es el caso de una gran mayoría…”

    En mi caso, llevo ya casi una decena de años siendo cliente de una pequeña marca del norte de Europa, creo que danesa, AIAIAI, tienen productos de muy alta calidad, con una estética muy muy cuidada, con una ventaja, su sistema es modular, por lo que si se estropea una pieza, se puede cambiar con mucha facilidad y por menos importe que todo el pack.

    Además, las veces que he tenido que tirar de garantía, se han portado de maravilla.

    Por dejar una propuesta alternativa, con una estética cuidada y con un paso adelante en calidad de audio.

    • Hola.

      Sí, así es, Marshall no deja de ser un producto generalista sobre todo en esta gama de productos no profesionales. Totalmente.

      No conocía esa marca que comentas y tiene muy buena pinta, aunque una cosa que personalmente valoro es el tamaño, sobre todo para algo que para mi es en muchas ocasiones portable, no sólo para usar en casa. Y la mayoría de auriculares de gama alta son mucho mayores en volúmenes. Entiendo que esto lógicamente se ve repercutido en calidad de audio e incluso confort, pero en mi caso es un handicap.

      Mil gracias por descubrirnos esa marca que seguiré muy de cerca porque tiene una pinta increíble y además su web, diseño y demás me encanta.

      Un saludo
      Salva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *