Montblanc Heritage Spirit Moonphase.

Todos queremos tener ese reloj que sirve para cualquier ocasión, aquel que puede acompañarnos casi a cualquier parte. Y lo cierto es que cuando la inversión en él es notable y nuestro fondo relojero no es muy extenso lo más sensato es buscar una opción con cierta polivalencia y usabilidad. Un reloj elegante debe ser sencillo, de diseño cuidado y discreto, y preferiblemente con correa de piel. Sin embargo, un reloj para el día a día de una persona medianamente elegante bien podría disponer de las mismas cualidades. Pero no todos los relojes elegantes sirven para vestir más allá de la formalidad. Y hoy vengo a demostraros que el Heritage Spirit Moonphase de Montblanc si que puede cubrir con soltura ambas facetas.

Este ha sido el último reloj cedido desde Iguana Sell para mostraros al detalle y lo cierto es que, no es porque lo haya elegido yo, pero me ha gustado mucho más de lo que pensaba. Ya sabéis que soy fiel defensor de las compras razonadas y bien pensadas. Y en este caso, tras un reloj claramente elegante y formal, he descubierto un modelo con cierta solvencia en otros contextos.

¿Dónde radica su ambigüedad?

Sus índices y agujas tipo Dauphine de oro rosa, su esfera plateada y ligeramente perlada -Montblanc lo llama soleil-, la inclusión de la fase lunar a las seis, nos evoca a todo un diseño clásico y atemporal. Hasta el momento estaríamos ante un reloj claramente formal. Sin embargo, si comenzamos a verlo con detenimiento descubrimos una caja en la que tanto bisel como caras superiores de las asas están acabadas en pulido, lo que le haría seguir la tendencia elegante anterior, pero justo en el momento de girar y verlo de perfil encontramos un acabado cepillado, una corona plana y estrecha pero no especialmente pequeña. Si seguimos girando, descubrimos una trasera vista con un calibre MB 29.14 más propio de un reloj informal por su diseño, forma del rotor y demás. Pero lejos esto de ser una crítica o defecto alguno, me parece que, sumado al acabado lateral de la caja y el diseño de la corona, son los detalles que ayudan a dar otro aire a este reloj.

Otro punto a favor de este reloj es que su esfera de 41mm de diámetro es válida casi para cualquier muñeca, a pesar de que a penas cuenta con bisel, detalle que suele hacer parecer más grandes a los relojes. Pero en este caso el tamaño resulta contenido y adecuado para cualquier circunstancia y persona.

Su esfera es camaleónica pues su acabado le proporciona diferentes vistas en función del ángulo desde el que se mire o de la luz que le incida. Desde tonos puramente plateados hasta cierto aspecto perlado de color crema grisáceo. No se aprecia con facilidad pero acompañando al indicador de fase lunar tenemos un fechador mediante una aguja e índices circulares.

Su correa de piel de caimán negra con pespuntes al tono es otra de las bazas que le otorgan versatilidad al conjunto ya que resulta de un estilo bastante neutro y combinable al contar con un aspecto mate.

¿Qué hay más desenfadado que unos vaqueros y una cazadora de cuero?

Pues el Heritage Spirit Moonphase se encuentra como pez en el agua con ellos, como podéis observar en estas imágenes. ¿No creéis?

¿Creéis que ha quedado demostrada la versatilidad de este reloj? ¿Lo seguís viendo como esencialmente formal?

Ya sabéis que podéis encontrarlo con las mejores condiciones y asesoramiento en Iguana Sell.

¡Continuamos con la semana!