Mis últimos encargos de Haberdashers.

Los que me seguis desde hace tiempo sabéis de mi estrecha relación con el equipo de Haberdashers. Sin embargo, entre una cosa y otra hacía algunos meses que no les encargaba nada que no fueran camisas a medida. Así que hace algunas semanas, aprovechando una de mis visitas a la capital, decidí encargarles algunas prendas que tenía en mente.
En total las prendas encargadas han sido dos americanas, dos pantalones y un chaleco. Todas confeccionadas siguiendo el proceso Made To Measure con testigos con el que cuenta esta sastrería. A continuación descubriremos todos los detalles de cada una de ellas.
Por casualidad, todas las prendas encargadas combinan perfectamente entre sí, por lo que podré mostraros sus detalles mediante los siguientes looks.

Comenzamos con uno de los encargos más especiales, ya que la chaqueta de cuadros azul y gris que veis en las imágenes está confeccionada con tejido camisero 100% algodón y acabado afranelado. Algo que no es habitual y que la verdad era la primera vez que lo hacían en Haberdashers, pero el resultado ha sido magnifico.
Esta chaqueta tiene muchas ventajas ya que el algodón camisero es un material muy adaptable y ligero. Sin embargo, puede resultar algo más propenso a la arruga y quizás algo más frágil. Aunque esta es la teoría, porque en la práctica me parece una americana fascinante y perfecta para sport. Tengo claro que no será la última que encargue con tejido camisero.
Decir que la configuración elegida es la de una chaqueta de hilera sencilla de dos botones, con forro a media espalda y hombros aligerados.

Los botones escogidos son tipo asta en tonos marrones, y la verdad es que le quedan genial, porque dan un punto de contraste y la hace aún más desenfadada.
Ya sabéis que soy fan de los bolsillos de parche, por ello en esta americana tan sport no podían faltar, como podéis ver a continuación.

Con algunas chaquetas ya encargadas a Haberdashers la verdad es que el fit y medidas ya no resulta para nada un problema. Me queda perfecta de mangas, de pecho, largo y cintura. ¿Qué más se puede pedir?

La solapa pertenece al patrón Regular Fit que tienen como opción, caracterizado por tener las puntas matadas ligeramente en redondo y un cran algo más cerrado y amplio. Yo le di algunos centímetros más de amplitud llegando a los 10,5 cm.
Abajo vemos detalle del interior de la chaqueta con el bolsillo de vivo interno y la etiqueta de Haberdashers.


Ahora vayamos con el pantalón. Se trata de un modelo de vestir con tejido de Drapers azul marino, en franela 100% lana. El tono no llega a ser 100% sólido ya que cuenta con cierto jaspeado en las fibras que lo hacen un poco más sport y es algo que me encanta.
Como detalle diferenciador este pantalón cuenta con una cintura limpia, sin trabilla alguna. Además cuenta con una cinturilla sobredimensionada y cinto desplazado con dos botones en vertical
Los dos pantalones son exactamente iguales en cuanto a la configuración de sus elementos y detalles, por lo que más adelante veremos el detalle de los ceñidores laterales.
A continuación vemos la siguiente americana, confeccionada con tejido de la serie Sherry Tweed de la prestigiosa casa Holland & Sherry. Se trata de un tweed en espiga en color granate que si bien hay que reconocer que puede parecer llamativo, en realidad no lo es tanto.
La configuración es exactamente igual que la chaqueta anterior, contando con medio forro, hilera sencilla de dos botones y bolsillos tipo parche. Más o menos en mi línea de siempre.
El chaleco es de hilera sencilla también, con tres botones y escote bajo. Está confeccionado con un paño de la serie Ascot de Holland & Sherry.
Como vemos arriba, los botones vuelven a ser de aspecto jaspeado, ya que este es otro de mis recursos habituales porque me parecen muy polivalentes y sobre todo casan con mi estilo.
Destacar que los ojales, a pesar de estar hechos a máquina, tienen un acabado y formas muy bueno, como hablamos hace ya tiempo en esta Comparativa gráfica de ojales.
Las solapas, como comentaba, son del mismo tamaño y forma que las de la americana anterior: Amplias y ligeramente redondeadas, como a mi me gustan.
Como podéis ver en estos looks a pesar de ser una americana con un color inicialmente llamativo, combinándola de forma discreta puede darnos muy buenos resultados.
En la imagen de abajo podemos ver como el cromatismo de este look guarda una muy buena armonía. ¿No crees?
En esta imagen podemos ver ya algunos detalles de este otro pantalón, en este caso confeccionado también con una franela, pero en gris marengo y procedente de los catálogos de Vitale Barberis Canonico.
Ahora sí podéis ver detalle de uno de los ceñidores laterales con los que cuentan estos pantalones. Me gustan mucho porque son de un diseño tan sencillo y minimalista que enfatiza ese aire entre formal y polivalente que me gusta darle a todas mis prendas.
El fit de los pantalones, como podéis comprobar en la siguiente foto, es algo que también hemos sabido lograr -y advierto que no soy nada fácil en este apartado-. Son justo como quería, con tiro alto, bien encajados en cintura, con la holgura justa -y necesaria- en cadera y de piernas tirando a estrechas.
Tanto este modelo como el otro, y aunque no he realizado foto de ello, cuentan con un bajo con vuelta de 4 cm, que una vez más han sabido coger al milímetro.
Con esto termino de presentaros algunas de mis últimas adquisiciones sastreras, pero ya sabéis que no tardaremos en presentar nuevas.
¡Seguimos con el Jueves!






Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *