Conociendo a César Calvo de Mora a través de un encargo

A muchos os sonará este apellido, y no es para menos, ya que pertenece a uno de los sastres más reputados de España en los últimos años. Pero hoy no hemos venido a hablar de él, sino de uno de sus hijos, César.

Hasta hace poco formaba parte del taller de su padre, pero ahora ha decidido comenzar su andadura en solitario. Conoce las tres partes esenciales de la sastrería artesanal que son Cortar, Probar y Coser y actualmente realiza él por completo todas y cada una de las prendas. Algo que por operativa no suele hacerse hoy día en los talleres pero que sin duda alguna tiene muchas ventajas ya que es la persona que conoce en todo momento las peculiaridades y detalles de cada encargo.

Como muchos no le pondréis cara y tampoco conoceréis su trayectoria, me ha parecido interesante conocerle un poco más a través de esta pequeña entrevista:

¿Quién es César Calvo de Mora?

César Calvo de Mora García a día de hoy es un sastre artesano, trabajador y al que le gusta su oficio cada dia más.

¿Cómo acabaste en este mundo de la Sastrería?

En principio un poco de rebote ya que estudié química, que nada tiene que ver con este oficio y después de ir de un trabajo a otro mi padre me propuso ir a su sastrería y aprender el oficio con 21 años. Bueno aquí sigo casi 19 años después y  aprendiendo cada día.

¿Qué es para ti la sastrería?

Para mi es sinónimo de buen hacer, de artesanía, de elegancia, del lujo llevado a la máxima expresión. En sastrería no se trata de hacer ropa sino de vestir a la gente y yo trato de que vistan muy bien.

¿Cuál es la parte que más te gusta de tu oficio? ¿Y la que menos?

Dentro de la elaboración de las prendas la costura quizá sea la que más me gusta, dar la forma y los volúmenes que primero se cortan pero que luego hay que ir trabajandolo con tus propias manos.
Otra parte del oficio es ver como una persona viste un traje que ha salido de tus propias manos, eso para mi es un orgullo.
La que menos son pocas cosas, quizá partes en la elaboración del traje que son un poco más aburridas.

¿Cómo crees que evolucionará la sastrería en España?

Creo que evolucionará a peor, como en muchos oficios se abaratan costes, se industrializa cada vez más e incluso es más difícil encontrar fornituras de calidad.
Yo he visto trajes de hace décadas de grandes sastres y están hechos de una manera exquisita.
Pero bueno yo pelearé contra esa industria y veo que algunos sastres jóvenes compañeros también pelean así que “resistiremos”.

¿Cómo es para ti la chaqueta perfecta?

Pues lo primero es que tiene que estar perfectamente aplomada equilibrada la parte delantera con la espalda, las mangas en su caída. Pero todo esto es la parte técnica y fuera de esto la chaqueta debe estar proporcionada, ha de resaltar las virtudes y esconder los defectos en la medida de lo posible, la chaqueta ha de ser cómoda y amplia por dentro aunque entallada por fuera.

Con el fin de que te conozcamos un poco mejor… ¿Cuáles son tus aficiones?

Tengo muchas aficiones aunque algunas las practico más que otras. La montaña y la naturaleza en general las disfruto mucho. También me gusta la música y la astronomía, quizá estas tres son las que más me llenan.

Si no hubieses sido sastre ¿A qué crees que te habrías dedicado?

Como ya comenté antes estudié química así que eso es a lo que creo me hubiera dedicado porque todavía me gusta y sigo leyendo libros de química, física o ciencias en general.

Yo le conocí hace ya algunos años. Ya en 2016 le invité a formar parte de aquel Encuentro de Sastrerías y Camiserías que organicé con varios profesionales del sector. Dentro de este pequeño círculo profesional todo el mundo destaca su conocimiento del oficio, a pesar de haber estado durante años más en el taller que de cara al público. También quizás por su carácter tímido y reservado al principio, aunque es simpático y conversador cuando coge algo más de confianza.

Una vez descubierto un poco más sobre César, no hay mejor forma de conocer a un sastre que realizando un encargo, y eso fue lo que hicimos. Prudente y comedido, deja que el cliente hable y cuente, mientras sutilmente le asesora y guía en base a su experiencia, recordemos que pese a su juventud, César cuenta con casi 19 años en el oficio.

Pues bien, decidimos realizar una chaqueta y pantalón independientes, que pudieran combinar entre sí, pero con idea de que fueran prendas separadas. Para ello elegí tejidos, ambos de Holland & Sherry, en tonos marrones para la chaqueta y en un camel oscuro para el pantalón. En el caso de la chaqueta me decanté por un Hopsack -también conocido como esterilla- pero de aspecto algo diferente, como más lanoso sin ser de invierno, pues su composición así lo deja claro. 40% seda, 35% lino y 25% lana worsted en 280 gr de peso.

El pantalón tenía claro que quería algo muy usable y lo cierto es que tengo otros pantalones con tejidos de algodón de Holland & Sherry que me han dado muy buen resultado. Además en este caso cuenta con un pequeño porcentaje de elastan lo que le otorga un punto de confort extra. 98% algodón y 2% de elastan en 320 gr.

En cuanto a detalles, la chaqueta iba a ser de una sola hilera de botones en configuración 3Roll2, con dos aberturas traseras, bolsillos de parche en los laterales y de pecho tipo barchetta, forrada con un bonito forro camel, el perímetro con picado a 3/4, tres botones en martillo y una solapa de 10 cm.

El pantalón tendrá una cintura limpia y ancha, con pretina de 4,5 cm y entretela dura, cinto ligeramente desplazado, ceñidores laterales, sin pinzas, dos bolsillos traseros de vivos, bolsillos laterales a la costura, y con botones para tirantes.

Esto lo decidimos en la primera visita. Porque César actualmente se desplaza a domicilio o allá donde necesite su cliente, así que la primera cita la realizamos cómodamente en mi casa. Y poco más de dos semanas después me estaba avisando que ya iba a tener lista mi primera prueba. Así que esta semana volvió a venir a casa para probar las prendas e ir avanzando y el resultado me gustó mucho.

Si el resultado de la combinación era todo un acierto, la pinta que iba teniendo la prueba no tenía desperdicio. Bien es cierto que en esta primera prueba poco se puede ver de la prenda terminada más las sensaciones generales del tejido sobre el cuerpo. Pero si es verdad que pude comprobar cómo César ponía -como debe ser- especial atención en el ajuste de una sisa cerrada y cómoda. En unos hombros amplios pero bien aplomados, como así le había solicitado, un largo casi perfecto, y una espalda con una limpieza francamente sorprendente.

Para mí esto es clave, que el sastre te sepa entender y se acuerde y aplique todo eso que has querido transmitir en tu primera visita. Por eso, os aviso de paso, que es muy importante que transmitáis todo con la mayor claridad y detalle posible, y ante cualquier duda ejemplificar, aportar fotos o las explicaciones que sean necesarias. Pero con César no hizo falta mucho, él me tenía bastante calado de otros encargos, otras prendas que le enseñé y en definitiva me tenía bien estudiado en cuanto a gustos, y esto es parte esencial de un buen profesional.

El pantalón, si es cierto que hubo que rectificar algunas cosas porque nos dimos cuenta que era algo estrecho para mi fisionomía, pero para ello esta esta prueba. Me sorprendió, sin embargo, que en cuanto a anchos de pierna y diría que casi también el largo, casi acertó a la perfección. Buscaba un pantalón estilizado de pierna pero confortable en la caja.

Ahora a la espera de la próxima prueba en la que ya sí veremos prácticamente terminadas las prendas. Sin lugar a dudas, la experiencia está siendo francamente interesante, cómoda y el resultado pinta extraordinario.

César Calvo de Mora

Tlf. 629386197

cesarcalvodemora@gmail.com

2 Comments

  • Hola les deseo un feliz Año Nuevo.
    Que bueno que esté oficio se mantenga,y que tengamos sastre que hacen su trabajo por vocación. Tratemos que esto no termine por culpa de la confección industrial. Tenemos que incentivar a las nuevas generaciones. Para que continúe y no se pierda porque esté trabajo requiere de arte para darle vida a las telas.

Responder a Salvador Godoy Ladrero Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *