Americana MTM Príncipe de Gales verde de Haberdashers.

Uno de esos días -hace ya un par de meses- en los que estaba en Haberdashers repasando algunas de las novedades de tejidos de esta temporada vi esta referencia de Lanificio Cerruti y supe que tenía que formar parte de mi armario en forma de chaqueta. Lo tuve claro, no hubo mucho más que pensar. En ese mismo instante hablé con Jose y configuramos sus detalles. Nada complicado, pues el claro protagonista de esta chaqueta iba a ser el tejido quisiéramos o no. Un tejido compuesto por un 40% Lana Virgen, un 35% Seda y un 25% Lino. Una mezcla más común de lo que yo hace años pensaba para tejidos pensados para épocas cálidas.

¿Por qué tanta mezcla?

Los tejidos en los que se mezclan fibras de diferentes orígenes tienen el claro objetivo de conseguir una mejor respuesta a las necesidades específicas del mismo. En este caso, el Lino, con menos de un tercio sobre el total, aportará esa pizca de desaliño y toque veraniego que alejará al tejido de ese estilo más otoñal que le da su colorido sobrio y oscuro. La Seda, en mayor proporción, contrarrestará la aspereza del Lino y aportará suavidad, caída y algo de brillo. Y por último la Lana Virgen compensará dos de las debilidades de las fibras anteriores, la delicadeza y la propensión a la arruga, de esta forma tendremos en conjunto un tejido más resistente y duradero, que se arrugará mucho menos.

Ahora que ya conocemos mejor la naturaleza del tejido, como os decía, la configuración de los detalles de esta chaqueta iba a ser muy sencilla. Botones dispuestos en un 3Roll2 (tres falsos botones), forrada a media espalda, bolsillos de parche ligeramente curvados sin tapeta, solapa de 11 centímetros, abertura trasera en el centro, cuatro botones practicables en martillo, y bolsillo de vivo inclinado en pecho.

Y es que, además de que el tejido por su estampado Príncipe de Gales y esos colores tierra ya reclaman todo el protagonismo, en esta ocasión, junto con Jose, quise centrarme en las hechuras de la prenda. Para ello estuvimos repasando los detalles de las prendas anteriores, y dado que mi fisionomía ha estado variando en los últimos meses, al igual que mis preferencias, decidimos tratar de ajustar y mejorar un poco más el fit de mis chaquetas con ellos.

Tratamos de ajustar más la sisa, con respecto a las anteriores, para ganar movilidad. Además ceñimos el ancho de las mangas -sin excedernos- para conseguir una apariencia estéticamente más favorable y estilizada. Un largo perfectamente ajustado tirando a corto para una chaqueta informal como esta. Unas solapas amplias y proporcionales a mi envergadura, y algo más de soltura en cadera.

El resultado, como podéis ver en las fotos, es el de una chaqueta con un ajuste perfecto, una espalda limpia y bien aplomada, unos hombros bien definidos y sin arrugas, y por lo tanto unas hechuras favorecedoras y cómodas.

Lo único que he notado es un peliz de tirantez en la zona del pecho o espalda. Diría que me falta un ápice de soltura en el contorno del pecho. Nada que no pueda solucionarse, pero tampoco lo noto especialmente determinante.

Si bien advertiros de que lo que véis en las imágenes no es un look para esta chaqueta, sino el resultado de parte de las prendas que yo portaba aquel día para la prueba. El único objetivo de estas fotografías es que os fijéis en la chaqueta y en los detalles de la misma.

Como bien descubriréis, se trata de una chaqueta veraniega, con sus 290gr. de tejido pero efectivamente por sus tonalidades, como apuntábamos antes, no es especialmente colorida y alegre. Esto puede verse como una contrapartida pero yo lo veo como todo lo contrario, ya que debido a su composición podremos usar esta chaqueta gran parte de la Primavera, el Verano y parte también del Otoño.

Ya sólo me queda recordaros que hoy y mañana (17 y 18 de Julio) estaré con Jose y Fran de Haberdashers atendiendo a clientes en Sevilla, en la Calle Arenal, nº 3.

¡Empezamos la semana!

Deja un comentario