El interior: La entretela

Vivimos en una sociedad en la que la estética es una parte importantes de todo lo que nos rodea. Sin embargo, generalmente la diferencia entre lo realmente valioso y lo desechable suele estribar en aquello que no apreciamos a simple vista. En el mundo textil no iba a ser diferente.

Podríamos decir que una prenda consta de 3 partes esenciales: DiseñoMateriales, y Confección.

En líneas generales, el Diseño es la parte más estética de la prenda, mientras que los Materiales y la Confección son los apartados quizás más internos y en cierta manera ocultos de un producto, sin embargo la correcta conjugación de estas dos últimas partes suele ser determinante en la calidad final del producto.

La primera de las partes podríamos llegar a considerarla prácticamente personal y subjetiva. Sin embargo, el resto…

¿Materiales?

En este apartado cabría hacer constar todo aquel elemento que formase parte de la estructura interna o externa de un producto. En el caso textil estaríamos hablando de los tejidos, hilos, cremalleras, botones, entretelas, forros, etc.

¿Confección?

En este caso correspondería a aquellos procesos y trabajos, visibles o no, realizados para la creación final y total de la prenda. Costuras, picados, dobladillos, pinzas, vaciados, hilvanados, etc.

En confección industrial no solemos tener la opción de ser testigos de las fases intermedias de la confección y realización de nuestras prendas, pero la Sastrería Artesanal si nos brinda esta oportunidad. La mayoría de usuarios no repara en ello, pero no os podéis imaginar lo que podemos llegar a aprender de ello.

_SGL0013

En una de mis últimas visitas a Agustín García de Sastrería Serna, decidí aprovechar su conocimiento y experiencia para aprender más sobre el mundo de la Entretela, siendo este quizás uno de los aspectos más olvidados por el usuario de a pie, cuando la importancia en el acabado final de la prenda y su durabilidad es mayúscula.

¿Qué es la entretela?

Como el propio nombre nos deja entrever, se trata de un material interpuesto de forma solidaria al tejido y de manera estratéfica para conseguir ciertas capacidades que éste por sí mismo no es capaz de ofrecer.

Por ejemplo, en corbatería la entretela ofrece el cuerpo y grosor de los que el tejido carece, además de ayudar a la recuperación del mismo una vez desecho el nudo.

En camisería y corbatería, el uso de entretelas es mucho más sencillo que en sastrería. Pues, como os decía antes, básicamente se utiliza para ofrecer rigidez, grosor o empaque a ciertas zonas concretas para que el tejido guarde su forma o mejore su recuperación. Sin embargo, en la confección de chaquetas y abrigos el concepto y uso de entretela cobra su máxima importancia y nivel de complejidad. Esto no ocurre en los pantalones, donde el uso de entretela es mínimo y prácticamente homólogo al de una camisa.

En prendas superiores como chaquetas y abrigos la entretela cobra una gran importancia ya que ayuda, junto al corte y hechuras, a conseguir que algo plano, como es un tejido, adquiera la tridimensionalidad que necesita una prenda para adaptarse a nuestro cuerpo, descaque nuestras virtudes y oculte nuestros defectos.

Conseguir que cobre vida la prenda es, en gran medida, función de la entretela, su disposición y configuraciones. Para esto, el sastre se ayuda de tres tipos básicos: Entretela, Plastrón y Boatina. Entre ellas varían en función de su naturaleza, composición y capacidades.

La Entretela está fabricada generalmente con lana de oveja formando una superficie entretejida heterogénea, y es aquella que suele acompañar en la mayoría de los casos el delantero de la prenda. El Plastrón, suele confeccionarse con crin de caballo, y suele distinguirse porque dibuja líneas paralelas horizontales. Por último, la Boatina, suele ser de lana o tejido sintético y de aspecto lanoso algo más grueso que el resto.

_SGL0097

Para la confección de una prenda se pueden usar diferentes combinaciones de los tres elementos anteriores:

Entretela + Plastrón + Boatina,

Entretela + Boatina,

Entretela + Plastrón,

Entretela + Entretela,

Únicamente Entretela.

Podríamos decir que el primer caso sería el más tradicional, quizás la forma más británica de confeccionar internamente una chaqueta/abrigo, y las últimas combinaciones corresponderían llegado el caso a las opciones más italianas de confección.

Por lo tanto podemos deducir, como es lógico, que en función de la cantidad y disposición de estos elementos conseguiremos, en principio, una prenda más o menos armada. No obstante, son además otros factores los que condicionan el resultado final de la prenda. Y es que si, por ejemplo, picamos a mano la entretela el conjunto quedará más blando que si lo hacemos a máquina. En caso de hacerlo a máquina, habremos de hacerlo en horizontal y en zig-zag ya que de lo contrario podrán aparecer burbujas en el tejido.

_SGL0100

¿Qué es el picado?

Es el proceso de confección mediante el cual adherimos de forma solidaria la entretela al tejido. Dependiendo de cómo lo realicemos conseguiremos unos u otros efectos.

En confección industrial las entretelas o bien se pican a máquina, de manera más o menos industrial, o bien se opta por las entretelas termofijadas. Esta última opción, a pesar de abaratar mucho la prenda -ya que lógicamente lleva mucho menos trabajo- tiene como inconveniente una menor durabilidad en el tiempo y uso -ya que se acaban por separar del tejido produciendo bolsas o burbujas- y en general las sensaciones son más toscas y artificiales en todo momento.

El sastre, con el picado, puede jugar con la disposición del tejido adaptándolo de manera más eficiente al contorno y exigencias del cliente.

Como habréis podido deducir, la entretela juega un papel primordial en el resultado final de la prenda. Y no solo ella misma en sí, sino también las formas de trabajarla y adecuarla a las necesidades de cada prenda.

_SGL0095

Como hemos dicho en todo momento, la entretela debe ser la segunda piel del tejido, confiriéndole aquello que por su naturaleza no tiene, pero además ésta no debe estorbar en ningún momento la estructura y confección del anterior. Por lo tanto, deberemos aplicar a la entretela las mismas pinzas y vaciados que hagamos en el tejido frontal, para que ambos se acompañen en todo momento. En la imagen de arriba podemos apreciar -en color camel- la pinza de pecho realizada en el interior de la entretela.

En el caso de los vaciados, estos habrán de hacerse también en zig-zag y acompañados con una tela de bolsillo que por su finura hará que dicha costura no se aprecie.

Por ejemplo, en la imagen bajo estas líneas vemos un vaciado bajo la solapa para dar volumen al pecho. Algo que suele hacerse en personas que necesitan mucho contorno en esta zona.

_SGL0080

Otra forma habitual de dar contorno al pecho, en pro de esa tridimensionalidad que comentábamos antes, se consigue realizando una pinza en la sisa de manera perpendicular al contorno de la misma. Esta, a diferencia de la opción anterior, se realiza prácticamente siempre.

_SGL0081

Otro proceso realizado siempre para toda chaqueta/abrigo se localiza en la parte alta del delantero, allí donde casa con la espalda a la altura del hombro. En este lugar a la entretela y/o plastrón se le realizan varios cortes intercalados que se dejan sueltos (sin coser), con el objetivo de conseguir que en esta zona la entretela se adapte mejor a la forma curva del hombro, y no formen arrugas no deseadas.

En la imagen de abajo podemos ver ejemplo de este detalle.

_SGL0071

Bajo estas líneas, sobre el delantero podemos ver la disposición de la pinza de pecho y de sisa, así como el picado a mano de la boatina. Si nos fijamos un poco más, en la parte izquierda veremos un pequeño corte como hilvanado. Se realiza para ayudar al delantero a girar hacia arriba haciendo forma, y una vez más buscando adaptarse a la fisionomía del portador.

En la siguiente imagen podremos verlo con más detalle.

_SGL0087

_SGL0084

Estas fotografías anteriores nos pueden ayudar también a fijarnos como los dos delanteros que vemos arriba están ejecutados de formas totalmente diferentes. El superior consta solo de Entretela y Boatina, y el picado de esta última está realizado a mano, mientras que en el caso del delantero que vemos bajo este consta de Entretela, Boatina y Plastrón, y el picado está realizado a máquina en horizontal.

¿Porqué?

La razón es simplemente porque son prendas distintas en las que, en cada caso, se buscan objetivos distintos. Sensaciones más ligeras y livianas, frente a prendas más armadas, fisionomias más gruesas frente a otras más estrechas, probablemente.

Nos quedaría hablar del picado de la solapa, pero en este caso Jose María López-Galiacho publicó hace algún tiempo un magnífico artículo al respecto al que poco habría que añadir. ¿Solapa picada a mano o a máquina?

_SGL0068

Espero que con este artículo hayamos podido entender que detrás de una prenda se esconde mucho más que un diseño y un tejido. La mano del sastre va mucho más allá que un ojal a mano. Aquí, entre tejidos, cortes y entretelas es donde de verdad se debe valorar el trabajo de una buena prenda. Aquí es donde radica la diferencia entre costes y precios, donde se notará la durabilidad de una prenda, donde realmente notaremos que está hecha a nuestra medida.

Esto sólo ha sido un adelanto más. En mi próximo libro, Glosario Ilustrado de Sastrería, encontrarás mucha más información al respecto y todo lo que debes saber sobre sastrería. Muy pronto a la venta.

A modo de ilustración final os dejo una imagen que publicó hace unos días Joaquín Fernández Prats de Sastrería Langa en su Instagram, en done podemos ver -por duplicado- el corte y preparación de las entretelas de un delantero.

Captura de pantalla 2016-07-26 a la(s) 10.06.13

¡Seguimos con la semana!

7 Comments

Responder a EA Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *