Restauración, otra forma de tener un reloj elegante.

Hace ya varios años que ando buscando el reloj definitivo para situaciones elegantes, y la oferta de modelos actuales no termina de encajarme bien por estilo, tamaño o precio. Los que he tenido pensando en este cometido, siempre han tenido algún tipo de contrapartida y no consigo incorporar en mi relojero ninguno que me encaje plenamente.

Pero de un tiempo a esta parte he comenzado a fijarme en determinados relojes vintage que creo que podrían cumplir perfectamente con la función que busco, además de aportar un grado de exclusividad y originalidad.
Pero he tenido relojes vintage y al final el estado de sus cajas o la pátina de sus esferas termina por relegarlos a otro tipo de looks, pues nunca llegan a tener la pulcritud y diseño que para mi son necesarios en un reloj de traje.

Hace unos días comenzó a rondarme la idea de adquirir un nuevo vintage, pero esta vez incluyendo en el presupuesto su restauración, con idea de conseguir un reloj prácticamente NOS (New Old Stock) y de esta manera tener el diseño, tamaño y distinción de un reloj antiguo, pero con una apariencia de nuevo. Pero conforme iba desarrollando la fantasía en mi cabeza empecé a pensar que aquella hazaña podría resultar cara puesto que no debía haber mucha gente que la realizase. Sin embargo, hice ciertas investigaciones y al parecer no resulta complicado dar con ciertos profesionales para estos trabajos.

Así que en estos momentos me encuentro animado y recabando información sobre todo el proceso, modelos interesantes, y diferentes opciones. Y por supuesto iré informándoos de mis avances al respecto. Pero ya os adelanto que he descubierto que los costes de restauración de un reloj como los que estoy pensando van desde los 150 a los 500 euros de media, lo cual me parece un desembolso perfectamente asumible. Teniendo en cuenta que los relojes que estoy viendo para usar como base tienen un coste, dependiendo del estado, de entre 100 y 250 euros. Lo que hace que el presupuesto final fluctúe entre los 250 y 750 euros.

Y lo cierto es que el trabajo que puede llegar a haber tras una restauración es totalmente admirable. Generalmente estos relojes de entre los años 50 y 60 montan calibres de remonte manual bastante sencillos, que facilitan su desmontado, limpiado y ajustado. La gran mayoría de los cristales son minerales -no zafiro- y también suele ser sencillo su pulido o sustitución por alguno aftermarket. La gran mayoría de las cajas son de acero chapadas en oro, algo que también puede ser reparado sin un costes excesivos.

Así que como podéis imaginar, mis ganas por comenzar este proyecto se han ido acrecentando en los últimos días, y en estos momentos me encuentro buscando candidatos, sin prisa pero sin pausa. Y por el momento he visto cosas interesantes de marcas como Cauny, Basilea, Contex, Duward, Festina y algún Omega, Zenith o Longines. Pero, por supuesto, se aceptan sugerencias e incluso ofertas (Podéis dejarme cualquier información en los comentarios de abajo).

Una vez encuentre un modelo que me guste y entre en presupuesto, os lo mostraré como se merece y contaré el proceso a seguir para su restauración. Para ponernos manos a la obra con el taller que corresponda, y descubrir su resultado una vez esté finalice el proceso. Me gustaría dejaros un interesante vídeo que he encontrado de lo que sería parte de la restauración de un reloj.

¿Qué os parece la idea?

Si alguno de vosotros ha tenido experiencia en algún proyecto similar, será bienvenida cualquier información al respecto.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *