Prueba Pana y Donegal en Fields.

¿Os acordáis del encargo que hice en mi última visita a Fields?

Se trataba de dos pantalones de pana y una chaqueta de tweed donegal, todo con paños de Holland & Sherry aquí os dejo enlace con más información

Llevaba desde el año pasado con ganas de nuevos pantalones de pana, esta vez a medida, y tengo que adelantar que el resultado final me ha encantado. Hoy veremos la primera prueba de estas prendas, donde hubo que realizar algunos retoques, ya que para estos pantalones buscaba un corte más estilizado e informal, a pesar de no querer prescindir de una caja alta, pensada para vestir con chaqueta.

Cabe hacer mención de que no debéis fijaros de la combinación que aparecen en estas fotos, ya que tanto zapatos como camisa eran los que llevaba aquel día yo puestos, y nada tienen que ver, en principio, con las combinaciones pensadas para estas prendas.

Reconozco que hice el encargo pensando en la futura combinación de la chaqueta con ambos pantalones, pero tras ver el resultado final, he de decir que no terminan de convencerme ninguno de los pantalones con esta chaqueta -ahí tengo que darle la razón a Giancarlo, que desde un primer momento me desaconsejó esta opción-. Sin embargo, en mi defensa tengo que aclarar que, si bien en conjunto no termino de verlos combinados, por separado son tres prendas con muchas opciones y que estoy encantado de haber incluido en mi armario.

La chaqueta en ese tweed donegal es de lo más combinable que he visto en mucho tiempo. Al contar el tejido en su trama con notas de grises, azules, verdes e incluso granates, las combinaciones se multiplican de manera exponencial. Sinceramente, no puedo estar más contento con esta chaqueta.

Como podéis ver en las imágenes, en esta prueba se marcaron también muchos ajustes, tanto en chaqueta como en pantalón. Pero a diferencia de la vez anterior, con el caso del traje Príncipe de Gales, el tema del ajuste general mejoró sustancialmente. Pero ya puestos, decidimos terminar de afinar los detalles para futuros encargos.

Y es que debemos tener en cuenta que en una sastrería rara vez terminan de cogerte al 100% la medida exacta en una primera prenda. Pues siempre hay algo que se puede terminar de pulir y que quizás no se puede o no merece la pena hacerlo en la primera prenda, pero sí en las posteriores. Creo que esto es parte del proceso que debemos conocer y asimilar. Lo importante es notar una evolución positiva en cada encargo.

Como os decía, la elección de ambos pantalones, aun siendo consciente de sus tonos atípicos, me resultan francamente muy combinables y útiles, al menos en mi armario, y siempre hablando de un atuendo informal y relajado. Pero es una forma interesante de salir de los típicos pantalones de pana en azul, beige o camel.

No obstante, me gustaría invitaros a descubrir en el siguiente capítulo el resultado final del ajuste de cada prenda que podéis ver en estas imágenes de hoy, pues ya os puedo adelantar -porque ya tengo las prendas terminadas en mi poder- que ha sido excelente.

¡Nos vemos en el siguiente artículo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *