Primera Prueba de Americana en Blasi (Barcelona)

Es difícil expresar la diferencia que se siente cuando disfrutas de un proceso de sastrería artesanal. Ya en la primera prueba, con todo simplemente hilvanado y esbozado sobre nuestro cuerpo, sientes cómo te va encajando, cómo va convirtiéndose justo en lo que tu quieres. Sin interpretaciones ni casualidad, todo sensaciones que en este caso Josep y Blasi plasman en unos pocos trozos de ese tejido que antes era sólo un paño sin vida.

La diferencia que veo en el proceso llevado acabo en Blasi, en comparación con el resto de sastrerías que había visitado hasta ahora, es que en esta primera prueba todas las costuras están realizadas -hilvanadas- hacia afuera, habiendo marcado también las pinzas delanteras y la costura de centro de espalda. De esta manera se consigue en esta prueba una mayor definición y adelanto de las hechuras finales, y da la sensación de que la prenda se va ajustando anticipadamente, sin tener que esperar a la siguiente prueba, como suele ser habitual. En general, encontramos un ajuste de sisa, escote, cintura y espalda prácticamente finales, y una información con la que ya se pueden coser las prendas de manera definitiva.

Josep es una de esas contadas personas que veo hoy la sastrería como un espacio donde avanzar, optimizar e innovar, con ganas por ofrecer cada vez un mejor servicio, acorde a las necesidades de cada uno, y sobre todo con el ánimo de mejorar los procesos que componen la confección de las prendas, se nota que su mente inquieta no para de analizar y buscar la manera de conseguirlo, teniendo la suerte también de que Blasi le haya brindado sus conocimientos. Buen ejemplo de esa constante inquietud de Josep es el uso de artilugios como este llamado abanico con el que nos sorprendió para ver la desviación de cada hombro, o algunas de sus particularidades a la hora de tomar medidas como poner una regla bajo la axila para tomar ciertas referencias.

Disfrutar con tu trabajo es esencial, y si además eres capaz de saber transmitirlo y hacer partícipe al cliente de ese disfrute, el beneficio viene por partida doble. Y Blasi y Josep saben hacerlo, saben hacer sentir cómodo a quien está en el probador, saben escuchar y adaptarse a las peculiaridades del individuo. Eso, para mí, es esencial hoy día para ofrecer un servicio de sastrería de calidad.

¡Y qué me decís de cómo está quedando la chaqueta! Sin lugar a dudas este tejido tiene mucho más potencial del que cabría esperar inicialmente. Perfecta para llevar con vaqueros y un jersey de cuello vuelto o un pantalón ligeramente formal con una camisa oxford y corbata de punto. Dentro de el apartado de americanas ligeramente atrevidas, esta tiene posibilidades infinitas.

Decir que me encantó, a falta de ver mangas montadas y hombreras, el ajuste perfecto de la sisa, bien alta y con el hueco justo para dar movilidad al brazo, esto sumando a una manga estrecha en disminución desde la corona, tal y como les dije que me dejaran, apunta a que será una chaqueta confortable pero muy estilizada y favorecedora. Pero eso tendremos que verlo en la siguiente prueba.

Pedí, como ya va siendo habitual en todas mis chaquetas, que me bajaran el cruce -abroche del primer botón- así como el quiebre de la solapa, puesto que esto me ayuda a estilizar el tronco y a acercar este punto a donde comienza la cintura del pantalón, de esta forma evitamos el indeseable efecto de ver camisa o corbata bajo el botón de la chaqueta al abrochar.

¡Se me olvidaba! Aquí podéis ver el patrón de mis medidas que ya tienen en Blasi, con el fin de facilitar cualquier encargo posterior.

Esto es todo por hoy y estamos ya a la espera de cuadrar una segunda prueba ya después de año nuevo, para seguir viendo el avance de esta chaqueta. Deciros que ya me habían recomendado a Sastrería Blasi en varias ocasiones, pero lo cierto es que ha superado mis expectativas en todos los sentidos. Encontrar un equipo en el que haya ilusión por seguir el oficio, conocimiento para poder hacerlo y experiencia para hacerte disfrutar, no es nada habitual hoy día.

¿Qué os parece cómo va evolucionando esta chaqueta?

Gracias por esta experiencia, que os seguiré contando próximamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *