¿Por qué es difícil encontrar básicos?

¿No os cuesta a veces encontrar un simple cardigan azul marino? ¿O lleváis años para dar con un pijama que nos permita vestir con dignidad en casa? ¿O resulta complicado encontrar esa camiseta blanca que queremos para nuestros looks más informales?

Por muy inexplicable que parezca y a pesar de la inmensa oferta actual en ocasiones nos cuesta encontrar ciertos básicos que todos necesitamos en algún momento.

¿A qué se debe esto?

Analizando ligeramente la oferta actual nos damos cuenta que el objetivo principal de la mayoría de marcas se basa en la venta masiva de productos, considerando así que el éxito de éstas se mide por la cantidad de prendas que son capaces de vender. Pocos son los casos en que nos paramos a pensar si realmente esas marcas están ofreciendo una verdadera solución a sus consumidores, o si en realidad lo único que está haciendo es captar su atención para colocar su producto.

El ser humano ha aprendido desde tiempo inmemoriales, y casi por instinto, a través de la imitación y el consejo entre iguales. Cada individuo parece necesitar la aprobación del resto para sentir que forma parte del sistema social. Incluso quién cree ser diferente a los demás, acaba siendo igual -de diferente- que otros de individuos, por muy reducido que éste sea.

¿Se escucha al cliente?

En la mayoría de ocasiones el cliente es un mero espectador que únicamente puede ser partícipe del puro acto de venta, como si de un favor se tratase, seducido por los encantos de un marketing diseñado para crear clientela, no satisfacerla. Pero ¿Qué ocurre cuando el potencial cliente comienza a tener la madurez suficiente para no dejarse llevar por los agasajos comerciales? En ese caso suele darse de bruces con la realidad al comprobar que sus deseos, por muy lógicos y racionales que parezcan, no forman parte de la oferta, y éste, como individuo social que es, pone en común su pesar para descubrir con estupor que no es el único frustrado del panorama. Esto demuestra que Industria y Cliente no siempre están conectados, y si lo están a veces es de manera unilateral.

“El hombre propone y Dios dispone”

Cita que recoge la Biblia e ilustra a la perfección la situación actual para muchos respecto a la industria de la Moda, que nos impide encontrar nuestra propuesta de vestimenta jugando a ser dioses, anulando nuestra voluntad. Mientras en la incesante carrera por dejar huella en los fugaces escaparates, nos encontramos ante colecciones de prendas de giros inesperados, falta de esencia, mensajes difusos, cambiantes y contradictorios, en un mar infinito de opciones, para algunos, aún así escaso.

Tantos preocupándose en luchar por la vanguardia pero muy pocos prestando atención a los que han sido, son y serán las bases de nuestro vestuario. Los básicos.

¿Tú también lo sientes así?

9 Comments

  • Juan Isla dice:

    ¿En serio…?
    Menuda racha de artículos pobres…

    • Buenas tardes.

      Respeto tu opinión, y que no te gusten mis artículos. Lo cierto es que durante estos 9 años nunca escribí pensando en gustar a nadie, simplemente porque me apetece, y tengo la suficiente independencia de criterio para hacerlo.

      Saludos
      Salva

  • Salvador López dice:

    Respetando la libertad de expresión estoy de acuerdo con mi tocayo que tiene la gentileza de aportar su punto de vista sobre el sector de la moda masculina clásica de forma desinteresada.

    Le animo a seguir en esta senda ayudando a sus lectores a vestir correctamente y a difundir sus conocimientos con humildad.

    Un cordial saludo.

    Salvador López.

    • Gracias por la parte que me toca. Aunque lo cierto es que, aunque suene egoísta, lo único que he tratado siempre con SinAbrochar es de aportar mi particular visión de todo esto, mis reflexiones y mis pensamientos. Pero en ningún caso pretendiendo dogmatizar con ello. Incluso, como decía anteriormente, tampoco he pretendido que nadie comparta mi visión, simplemente la comparto. Si puede ayudar a alguien, perfecto.

      Soy consciente de que planteo reflexiones, temas y puntos de vista que quizás muchos no se planteen en su día a día. Pero parte de mi trabajo, y más hoy día, se basa en analizar el sector y sacar conclusiones.

      Un saludo
      Salva

  • MLAKI dice:

    Salva, ni lo tenías que haber respondido. Para ser digna de respuesta, un comentario debe contener observaciones y/o interrogantes constructivas.

    Somo muchos los que sabemos —mediante la palabra escrita— que has dedicado mucho tiempo y esfuerzo a producir montones de artículos y reseñas (‘reviews’) y, además, decenas de miles de comentarios de foro. Creo que eso merece un cierto agradecimiento. Que uno esté de acuerdo o no con el contenido absolutamente cada vez… eso es secundario. De mi parte, puedo confirmar que he sacado mucho provecho de la información salida de tu teclado.

    Un saludo desde el norte.

  • Salvador Lopez Aznar dice:

    Por mi parte me gusta aprender cosas nuevas sobre todo de conceptos que no tienen por qué coincidir con los míos.

    Un saludo.

    Salvador.

  • Salvador dice:

    Un placer colaborar con el blog.

    Un saludo.

    Salvador.

Responder a Salvador Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *