Perfumería y temperaturas extremas: tres propuestas

Hace calor. Mucho calor.

Cierto sentido de la economía verbal me obliga a arrancar el artículo de hoy con un lugar común que prepara lo que va a venir. El caso es que este latiguillo de conversación de ascensor tiene especial importancia si resulta que escribes reseñas sobre perfumes. Cuando la mayoría de nuestros lectores (con el permiso de los que nos leen desde el hemisferio sur) viven abrazados al aire acondicionado, tres cuartas partes de los perfumes quedan fuera de toda discusión, y entre los que nos quedan, una buena parte los descarto al caer dentro de la categoría de “meh“: un abanico de acuáticos sin personalidad, cítricos sin carácter y fragancias genéricas que son el equivalente olfativo de los crocs.

Así pues, cual Zaratustra meditando en mi atalaya, reflexiono sobre qué temas podría tratar en los artículos venideros. Descartada (temporalmente) la idea de hacer un Top 10, decido escribir sobre tres perfumes que valen la pena, agrupados en mi cabeza bajo el epígrafe de “perfumes que huelen muy bien, tienen algo que los hace únicos y son perfectos para llevarlos en el Sáhara“. Estos tres perfumes pertenecen a la categoría de perfumería niche (lee este artículo si has levantado una ceja al leer este término) y todos ellos representan el epítome de lo que considero que es perfumería de calidad.

Como siempre, no persigo tanto el capturar al detalle la pirámide de notas de cada composición, o aspectos más técnicos que puedan consultarse en otros lados, como el hacer perceptible mi fascinación ante lo que me despierta cada perfume.

Empecemos por lo que considero que es la propuesta minimalista:

Escentric Molecules – Escentric 01

Un momento, ¿no hablaste de este perfume en tu anterior artículo? No, ese era Molecule 01Este es Escentric 01.

¿Y cuál es la diferencia? En Molecule 01 había una única nota: la Iso E Super. En Escentric 01, además de la Iso E Super, tenemos una nota de limón, pimienta rosa e iris. Si Molecule 01 era John Mayer haciendo un solo de guitarra, Escentric 01 es el mismo solo de guitarra pero armonizándolo con un bajista y un batería, que acompañan la nota principal (que sigue siendo la guitarra). Es un perfume minimalista, con cuatro notas contadas, pero en su simpleza he de decir que huele bien. No estamos ante una creación de Xerjoff, con cientos de notas orquestadas armónicamente, sino ante un perfume simple. Pero no quisiera arrojar este término como si fuera algo despectivo. Cuando lo que queremos es un perfume sencillo, ligero, que proyecte y huela bien, no hay opciones mucho mejores que las que ofrece Escentric Molecules.

Tema aparte es la reacción de los demás. Este es, sin ser una maravilla de la perfumería, uno de los perfumes que mejores reacciones ajenas despierta, parecido a su hermano Molecule 01.

Os dejo el enlace de Notino aquí, que normalmente lo tienen a mucho mejor precio que en tiendas retail (de todos modos comprobad antes en otros lados, y recordad que comprar a ciegas lo pongo al mismo nivel de peligrosidad que jugar a la ruleta rusa).

Sigamos con la opción más elegante:

Maison Francis Kurkdjian – Amyris pour Homme

Obsequio de una amiga allá por el 2012, este frasco de 75 ml fue mi primer encuentro con las creaciones de Francis Kurkdjian (si descartamos “Le Male“). Mucho más popular para verano es su Aqua Universalis Forte, que reseñaré en otra ocasión, pero ahora quiero centrarme en Amyris, que injustamente recibe muy poca prensa. Amaderadoaromático,… sus notas más prominentes son el Amyris (ehem), la mandarina y el tonka. En las notas también se encuentra el oud, pero es muy poco perceptible.

Este es de los pocos perfumes que me ponen de buen humor. Es un aroma ligero, muy elegante (posiblemente gracias al tonka y a la pizca de oud), que en su momento recibió muchas críticas por ser demasiado genérico para pertenecer a la línea de Francis Kurkdjian, y pese a que en un primer momento coincidía parcialmente con esta opinión, el tiempo ha hecho que me vaya gustando más y más.

Probadla.

Y vayamos ahora con el que considero que es uno de los mejores acuáticos que haya olido jamás:

James Heeley – Sel Marin

Absolutamente fenomenal. Realista, con una proyección decente las dos primeras horas y una muy buena duración en piel. No huele como un perfume, sino más bien como si uno se hubiera bañado en el mar y el olor a sal se hubiera quedado impregnado sobre nuestra piel.

Sin embargo, esto de que “no huela como un perfume” puede ser también algo negativo. Desde el punto de vista artístico, es una maravilla. Pero Sel Marin no es un perfume fácil de llevar. Es único, diferente, original, bien hecho, con una muy buena presentación y una fijación respetable… pero habrá gente a la que no le guste el aroma. Si queréis un acuático algo más “ponible”, que recibe mucho mejor feedback, probad Acqva Amara, de Bulgari. No es un perfume tan especial como Sel Marin, pero está bien compuesto y es un olor que gusta mucho, sin caer en lo genérico.

Y hasta aquí el periplo olfativo de hoy. De estas tres opciones, ninguna la considero buena para cualquier estación que no sea verano, hay opciones mucho más atractivas cuando el mercurio del termómetro regresa a niveles más amables. Así que aprovechad ahora para probar estas opciones, y ya me diréis qué os parecen…

¡Hasta la próxima semana!

– Aitor
aitor@sinabrochar.com

Deja un comentario