Nuevo encargo invernal en Fields Madrid.

Supongo que os acordaréis del último episodio de mi anterior encargo con Fields en Madrid, que fue un tanto confuso debido a que en la primera prueba quedaba más holgado de lo que estoy acostumbrado a recibir. Reconozco, como hice aquel día y así se lo hice saber a ellos, mi inquietud por que aquello quedase bien, pero lo cierto es que finalmente el resultado en la segunda prueba fue realmente sorprendente, y aunque se tuvieron que realizar un par de retoques nimios -que por cierto me tuvieron listo en el mismo día- las sensaciones de inseguridad que me embriagaron en aquella ocasión desaparecieron por completo. Os muestro únicamente una foto de aquella prueba, ya que tengo previsto presentar el traje como se merece en breve. Hoy prefiero centrarme en el nuevo encargo de tres prendas que aprovechamos aquel día para configurar.

Como podéis ver, el pantalón guardó esa estética vintage con una caja amplia y grande, pero con un largo y ancho perfecto para un traje de sport como este. Porque sí, se trata de un traje informal aunque no lo parezca, debido a que su tejido es como afranelado y su color no es tan gris como parece en esta foto sino más bien  un tono camel. La chaqueta también quedó muy bien. Con unos hombros muy bien aplomados, una espalda perfectamente encajada y un corte final muy bonito.

El buen resultado de esta prueba y las buenas sensaciones de profesionalidad transmitidas por Giancarlo, como os decía, me animaron a realizar un nuevo encargo, esta vez de dos pantalones y una americana, una vez más con tejidos de Holland & Sherry. En esta ocasión, para la chaqueta elegí un paño tipo donegal del catálogo Sherry Tweed, en tonos azules y grises con alguna trama en verde. Muy similar al tejido de una teba que tengo (justo la referencia que podéis ver arriba a la izquierda). Se trata de un tejido áspero, grueso y cálido. Perfecto para situaciones informales de invierno.

En el caso de los pantalones me decanté por unos de pana, lo que conocen los británicos como Corduroy. Me resultó muy complicado decidirme sólo por uno, ya que el catálogo Corduroy & Moleskin de Holland & Sherry es para encargarlo casi por completo, si eres fan de este tipo de tejidos, que dicho sea de paso no les gustan a todo el mundo. Finalmente me decanté por unos en tono verde, muy bonito, ni muy oscuro ni demasiado claro. Y otros en burdeos o lo que algunos conocen como burgundy o casi color vino, precioso, elegante y sport.

Hacía un par de años que no volvía a incluir en mi armario unos pantalones de pana, cuando recuerdo que siempre los he tenido, y todavía no recuerdo la razón por la que dejaron de estar allí. Me gustan porque dan un toque especial a la prenda, generan unas sombras y detalles muy interesantes y sobre todo porque pocos tejido hay de sport que abriguen tanto como este y que resistan al paso del tiempo.

La idea era crear un trío de ases entre estas tres prendas, que pudiesen no sólo combinar entre sí sino con otras prendas de mi armario. Y aunque lo comprobaremos en la prueba, todo parece apuntar a que así será ¿Qué opináis vosotros?

Giancarlo y yo tenemos formas muy distintas de ver las combinaciones y de configurar una prenda. Sin embargo, esto lejos de ser un impedimento puede resultar francamente útil. Ya que puede resultar muy interesante tener a alguien que te de su punto de vista no sólo por contentarte sino por ofrecer una opción más según su criterio, y aunque no coincida con mi visión o estilo en la mayoría de las veces, si que es de utilidad, porque te hace replantearte tus decisiones, y eso siempre es positivo.

Estuvimos configurando elementos, forros, estilo y todo lo necesario siguiendo las premisas, como os decía, de tres prendas informales y versátiles. Y ya tengo ganas de ver el resultado con algunos ajustes que realizamos respecto al encargo del traje, buscando en esta ocasión objetivos distintos, que es de lo que se trata con cada prenda.

Pronto veremos el desenlace de esta nueva aventura, en el siguiente capítulo.

¡Buen fin de semana!